El diario de Oscar Heck – el 14 de junio del 2024

Quiero escribir sobre la siguiente noticia publicada aquí en Aporrea hace poco, porque creo que les tengo algunas sorpresas al respecto:

Empresarios petroleros de Texas firmaron acuerdo con Pdvsa para incrementar producción

Sin embargo, no lo haré hoy porque esto requiere mucha investigación, la cual solo está completada --- más o menos --- a la mitad en este momento, es que, esa noticia nos da la impresión de que la "empresa petrolera" de Texas descrita en esa noticia sería una empresa importante, grande, y muy experimentada en la industria petrolera, pero, ese, no sería el caso en base a mis investigaciones hasta el momento, más bien, esa empresa sería un tipo de fachada montada en EEUU (¿por venezolanos y sus compinches?) para encubrir el posible hecho de que se estaría entregando esos contratos petroleros Estatales descritos en esa noticia, a intereses venezolanos que posiblemente estarían asociados a algunos intereses personales de algunos altos funcionarios del actual Estado venezolano. Creo que cuando ustedes vean las evidencias que les presentará, sus ojos, como los míos, se les saldrán de la cabeza.

Bueno …

Hoy, caminando alrededor de 10 kilómetros por las playas vendiendo mis chucherías, pasé por varios basureros (hay uno en cada sector por estos lados), y, en esos basureros y sus alrededores, las bolsas de basura provenientes de las casas (la gente deposita sus bolsas de basura allí), estaban, como casi siempre, abiertas o destruidas, hechas pedazos con la basura regada por todos lados, desechos orgánicos, toallas sanitarias, papel toilette usado, vómito, pañales de bebés llenos de caca, comida podrida con gusanos, pedazos de papel, cartón, tela, y cualquier otro tipo de deshechos que uno se podría imaginar.

Estaba pensando …

Cuando primero llegué aquí al estado de La Guaira en el 2016, o sea, hace unos 8 años, recién habían cambiado el horario para que la gente lleve su basura a los basureros locales de día en vez de en las tardes o de noche, porque esa basura, en la mañana, se encontraba regada por todas las aceras y las calles debido a los perros que destrozaba las bolsas de noche, y, de hecho, eso ayudó a mantener las calles y las aceras más limpias durante un tiempo.

Pero, eso ha cambiado.

Hoy, aunque la gente bote su basura de día, el reguero sigue igual, y peor.

¿Por qué?

Bueno, porque hoy no son los perros de noche que destruyen y riegan las bolsas de basura por todos lados, sino, son los seres humanos que lo hacen de día.

Así de bajo hemos llegado como sociedad, sí señor, somos esencialmente peores que los perros, y esa es la realidad, pregúntenle a cualquier persona que vive aquí en Venezuela.

oscar@oscarheck.com
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 987 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: