Estafa electoral

  • Una especie de Gabinete de Sombra, integrado por auto exilados, personas impregnadas de odio y delincuentes que han huido del país por diferente delitos cometidos, son los que dirigirán a Venezuela, frente a un eventual triunfo de la ultra derecha en Venezuela.

La ultra derecha venezolana en el marco de su estrategia electoral ha hecho suya la estratagema del ladrón que dice, cuando se siente acorralado, para despistar, allá va el ladrón y en consonancia, acusa a los factores oficiales de propiciar fraudes, para ellos de esta manera ocultar la estafa que realizan contra sus propios seguidores y contra el pueblo venezolano.

Han manipulado, como les ha venido en gana a sus seguidores, les han ofrecido villas y castillos, pero luego de fracaso tras fracaso se encuentran con una menguada aceptación y una abundante decepción por los que antes los seguían a pie juntillas.

Hagamos una sinopsis de su comportamiento y veremos el cúmulo de ofertas engañosas.

Anunciaron a sus seguidores y al país, que con motivo a las elecciones presidenciales realizarían una consulta, que denominaron Primarias, de donde supuestamente saldría el nombre del candidato para representarlos en la contienda electoral, lo que al final resultó un tremendo fracaso, porque, por ambiciones de una de los aspirantes, terminaron no solamente falseando sobre la cuantía de votantes, que no pudo ser certificada por ninguna institución seria y de credibilidad, sino, peor, anunciaron como ganador a una persona que legamente, no podía ser candidata a la presidencia, por ser inhabilitada, de acuerdo a los organismos competentes de la República.

Dando tumbos frente al fracaso, la supuesta ganadora, quizás presionada por sus propios seguidores que le advertían el error, entones, buscó una muleta, y sacó de la manga a una homónima, desconocida, pero manipulable, presentándola como la ungida por la ultra derecha para ser candidata.

En otras palabras, de prometer un candidato de consenso, mediante elecciones primarias, terminaron eligiendo un candidato a dedo.

Esta escogencia digital, no tuvo ningún impacto y se marchitó, en un decir Jesús. Esto llevó a la ultra derecha bozaleada por la inhabilitada, en forma apresurada, a buscar un nuevo candidato sustituto y de nuevo a dedo, dejando de lado la promesa del consenso primario, designaron a un monigote, manipulable, sin ninguna trayectoria en luchas sociales, para ungirlo como candidato.

De esta manera, dejando atrás, sin ninguna consideración, al que llegó segundo, en las elecciones primarias, quizás porque que no podían manipularlo, terminaron decidiendo a dedo, quien era el Candidato y metiéndose en el bolsillo las promesas hechas a todo el país, de escoger un candidato mediante elecciones primarias. Una verdadera estafa tanto a sus seguidores como a la opinión pública.

Ahora bien, la conducta de la ultra derecha es de una estafa continuada. Decidido el candidato, a dedo y no como habían prometido, este, consciente de su papel de Monigote, admite públicamente, que él sería un presidente provisional, con lo que dice claramente, que no se vale por sí mismo y que otros poderes detrás del trono son los que gobernarían en caso de ser electo.

En cualquier otro país, esto sería escandaloso y digno de una investigación, porque detrás del ungido, hay un cardumen de pirañas, algunos en Venezuela, otros huyendo por delitos cometidos en el país y otros auto exilados, que conformarían una especie de Gabinete, que desde la sombra, sería, en la práctica el que gobernaría a Venezuela, colocando al margen al monigote, cuyo peso específico en la toma de decisiones sería prácticamente nula.

Continuando con sus falsas promesas, la ultra derecha se prepara para la tercera etapa, que constituye la mayor estafa a la que nos enfrentaremos todos los venezolanos.

La ultra derecha y su liderazgo antipatriótico, han venido preparando el terreno para la estafa definitiva. Pidiendo sanciones a granel, manipulando desde el exterior nuestra moneda, provocando hambruna, generando una migración nunca vista en el país, robándose los activos de Venezuela en el exterior, han creado el caldo de cultivo donde se afincaran para ganar votos y engatusar a la población.

Sobre la base de la desesperanza, de la pobreza y el hambre que ellos han generado, a la que han llevado a millones de venezolanos, es donde pretenden afianzar sus esperanzas de asaltar el poder y esto es realmente grave.

Grave, porque ellos mismos, han creado esas condiciones, ellos mismos, han generado confusión y desasosiego. Han utilizando las Redes Sociales y Medios Internacionales para lavarle el cerebro a millares de venezolanos, que confundidos y desesperados podrían llevarlos a una hipotética victoria, como es lo que esperan.

Esta estafa electoral debe, no solamente ser denunciada, sino, investigada por los organismos competentes, porque no se puede permitir que una población sea conducida hacia un futuro incierto, manipulada y dirigida por estrategias engañosas y prefabricadas con toda intención, por un sector que además de estafar a su propio país con propuestas engañosas, ha pedido públicamente que sea intervenido militarmente por otras naciones, lo que constituye también un delito de suma gravedad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 750 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor