Los influencers: piratas informáticos

  • En el mundo de las Redes Sociales todo es válido, la ética está en los bolsillos, cualquiera puede dar recetas culinarias y hasta recomendar técnicas para una trepanación craneal. Hacer el ridículo o difundir los episodios más absurdos para que le hagan "Clip", y tenerlo a Ud. como un seguidor del montón, es lo más común, para luego, jactarse o venderse a los incautos como "super infuencers".

Desde que yo tengo uso de razón, como dicen en mi pueblo, tuve conocimiento de personas que por su manera de actuar en las comunidades de alguna manera influían en el comportamiento de las demás personas. Eran carismáticos, su forma de ser, generalmente, repercutía en los demás, que los imitaban o seguían.

Esta cualidad, también, posteriormente, la observé en periodistas, artistas en diferentes géneros sobre todo los que se proyectaban en el cine, novelistas, articulistas, humoristas, cómicos y columnistas de diferentes medios y revistas.

Había personas que por su forma de ser, oficio o arte trascendían, causando admiración a los demás que luego pasaban a imitarlos y remedarlos, quizás uno de esos personajes más influyentes en el quehacer diario de Venezuela, fue por ejemplo, Joselo. Hasta los niños remedaban sus ocurrencias y en las carnestolendas, Ud. podía ver que los remedaban hasta en la forma de vestir. También por la vía del Cine nos encontrábamos a los imitadores de Cantinflas y la vestimenta y gestos de los cantantes de rancheras mexicanos, sus trajes, sus pomposos sombreros que se mantienen a pesar del tiempo. La cultura cinematográfica mexicana nos arropaba, a los jóvenes y adultos, a la sazón.

Esto ocurría normalmente, hasta que apareció en la palestra el anglicismo "influencer", palabra que ahora se utiliza para caracterizar a las personas que influyen sobre otras, sobre todo en la modalidad de las Redes Sociales, hoy tan de moda.

Bastó que se utilizara la palabra "influencer", con tono gringo, para que se desatara la locura, por el apego de muchos, al otrora "modo de vida americano", que ciega a unos cuantos al punto de querer ser la imagen y semejanza del gringo, aunque tenga que maquillarse y hablar en forma parecida, hasta, no entenderse, el mismo.

Ahora, la fiebre de "influencer", recorre a toda Venezuela. Cuando eras conocido y te proyectabas naturalmente, no te paraban, pero ahora como esa conducta tiene sabor in english, ha surgido una marea de individuos que quieren ser influencers, manejar las Redes Sociales a su antojo, sin ningún criterio ético y utilizar su supuesta "popularidad", para venderse y obtener dinero fácil.

Esta marea anglicististica trascendió de los clásicos aventureros y hoy algunos periodistas, que comercializan su profesión, prefieren, ahora, que lo llamen o se auto califican de influencer. Así mismo la moda abarca actrices, actores, cuyos nombres a veces ni se conocen, porque lo que se promociona, es el supuesto número de seguidores.

Ud. ve por ejemplo, por televisión, que al entrevistar personas o grupos a veces ni siquiera les preguntan por su nombre o el nombre de las personas o los grupos que lo acompañan, sino, que le dicen, di tus redes sociales y ligueritos la recitan……..Ta ta ta.Com. o arroba…. X..

Dentro de esa manada de influenceres, cunde la piratería. La piratería en las Redes Sociales abunda, no les importa grabar un video, memes o escenas haciendo el ridículo, u ofender a personas e instituciones, con tal de que le hagan "Clic", porque a ellos lo que les interesa en que Ud. le haga "Clic", para ellos, contabilizarlos como seguidores y con el supuesto número de seguidores que anuncian, hacer negocios, les sirve para venderse. Esos son a los que Ud. le pregunta ¿Cómo te llamas?, y ellos responden, apresurados, me llamo Fulano de Tal y tengo tantos seguidores.

Con el anglicismo "influencer" ha pasado algo parecido al de "Bulling". Desde muy pequeño en las escuelas, en los sitios donde los niños y jóvenes concertábamos, existía los burlistas, los echadores de bromas, que incluso los identificaban como "Mamadores de Gallo". Hacían chistes, a veces de palabra e irritaban a la personas o se burlaban de ellas, en tono irónico.

Todo eso transcurría con normalidad, pero cuanto apareció el anglicismo bulling, todo cambio. Ahora no hay burlas ni jodederas, ahora los que existe en Bulling y con eso se desató un fiebre a nivel nacional y creo que mundial. Se puso de moda el termino y existen hasta universidades donde Ud. puede especializare en Bulling, surgieron los especialistas en Bulling que copan los paneles de televisión; se dictan cátedras sobre bulling; los bufetes de abogados tradicionales han sido sustituidos por los que atienden sólo casos de Bulling, es decir que el Bulling, también nos arropó. Todo lo que nos viene en inglés, para muchos es "cool".

Los tradicionales jodedores, los echadores de Broma, los Mamadores de Gallo, quedaron para la historia ahora Ud. es un Bullingsocio y puede ir hasta a la cárcel, si lo practica.

Si Ud. por sus burlas, chistes con o sin intención, piropos de doble sentido, y mamaderas de gallo, incomoda a una persona, lo asimilan a una conducta violenta a un acoso y el afectado, considerado como una víctima de la violencia y del acoso, por lo que pueden ponerle los ganchos y ser execrado de cualquier institución y cuidado si de la sociedad en general.

Recientemente, vi una publicidad, donde hasta Cristo, una figura emblemática para amplios sectores de la humanidad, que lo veneran, pretenden colocarlo como el mayor "influencer" de la historia. Imagínense, comparar a este ícono, con los piratas actuales, que solo buscan hacer dinero, con los ingenuos que le hacen "clip", a sus promociones en línea, que no llegan a ser ni siquiera panfletos publicitarios.

Pero así, son catapultados por la Televisión, medio que se presta, de acuerdo a sus manejadores a proyectar cualquier episodio, cualquier personaje, que de acuerdo con sus cálculos les brinde rating, menoscabando los niveles deontológicos de la comunicación y engatusando a su propio público.

Pronto podrán ver Uds. A los especialistas en formar "influencers" y hasta universidades que crearan escuelas para formalizarles la licenciatura.

La Moda es ser "influencer" y jactarse de los "millones" de seguidores que supuestamente los siguen como tener un rabo y evitar el Bullinyg, para que no lo acusen a Ud. de metiche, de violento, de acosador y vaya Ud. a parar a la mazmorra. "A palabras necias, oídos sordos"

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 681 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor