Bolívar se equivocó bastante, es propio de la condición humana, y lo es también corregir, siempre hay tiempo

Bolívar, Guayana y la Casa Fuerte

Nota: Este texto, es el discurso de orden que pronuncié, en acto protocolar en conmemoración de la fecha de la toma de la Casa Fuerte el 07-04-92, siendo gobernador de Anzoátegui, el Dr. Ovidio González, el primero elegido popularmente y en acto electoral para tal fin. El 4 de febrero del mismo año, dos meses antes, se había producido el alzamiento de Chávez.

La línea general del discurso estuvo centrada en mostrar que Bolívar, humano al fin, solía equivocarse, pero también ponía empeño en aprender y corregir. Por haber apoyado la elección del gobernador y alguna que otra vez, pese criticarle, no dejaba de elogiar sus buenas acciones, se me escogió para que fuese orador en ese acto. Lo que aproveché, valiéndome de Bolívar y por el acontecimiento que se recordada, la pérdida de la Casa Fuerte, para de esa manera enviarle al gobernador y al gobierno nacional, un llamado a revisar sus procederes en los cuales era posible hallar las causas del alzamiento de quien pocos años después sería electo presidente de la República.

Como dato curioso quiero recordar que, al terminar de hablar, de las no muy numerosas personas que se me acercaron a felicitarme, esa fue un joven militar de alta jerarquía, quien me pidió le diese el texto de mi autoría que había leído. Aquello me llamó poderosamente la atención y luego sirvió para que yo lo relacionase con los hechos posteriores.

Hoy revisando mi archivo, lo que suelo hacer cada cierto tiempo, encontré este trabajo y dado que en breve tiempo, el 28 de julio venidero tendremos elecciones para escoger presidente, lo pongo ahora por este medio quizás, un poco, por aquello de Kotepa Delgado, "escribe que algo queda". Y también por aquello que solíamos decir en los tiempos juveniles que "cada quien lo asuma como lo crea conveniente y se mate con su propia cabeza".

----------------------------------------

Señoras y señores: En esto momento coyuntural tan doloroso para el país y en la oportunidad de conmemorar un año más de los acontecimientos de la Casa Fuerte, parece interesante hacer una breve reflexión, junto con ustedes, sobre la capacidad y la permanente actitud del Libertador para cambiar de rumbos, hacer rectificaciones y ajustar sus propósitos al objetivo fundamental de procurar el avance de las fuerzas patriotas. Bolívar en el "Manifiesto de Cartagena", año de 1812, hizo un balance de los factores que a su juicio determinaron la caída de la primera república. Del análisis de aquel documento, escrito por un hombre bastante joven, se desprende que el Libertador no le dio valor a la falta de apoyo popular del gobierno republicano. En ese documento tan importante, el Libertador desconoció por ejemplo, que mientras no se plantease la libertad de los esclavos, la lucha por la independencia no tenía sentido para estos, que componían un importante sector de la sociedad colonial. Del mismo modo que no lo tenía para el campesino libre de la costa montaña o del llano, negro o blanco, sin los recursos de la tierra o del ganado, si no se establecía una relación adecuada entre la independencia y el anhelo popular por poseer aquellos bienes. La República de 1811-12, tomó decisiones, como el establecimiento del comercio libre, que favorecieron a los grupos económicamente sólidos; pero en materia de esclavitud, a lo máximo que llegó fue a la declaración de la ilegalidad de la importación de mano de obra sujeta a esa relación. Políticamente, la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII o Junta Suprema de Caracas, con anterioridad había dispuesto que para participar en la elección de los miembros del primer Congreso de Venezuela, era condición indispensable, además de la libertad, gozar de un determinado nivel de renta, lo que excluía del ejercicio de ese derecho no sólo a los esclavos sino a la mayoría de la población. El Congreso de 1811 ratificó esa disposición en la primera Constitución de Venezuela, lo que contribuirá al desinterés popular por la causa republicana. En el llano venezolano, el ganado introducido por los conquistadores y colonizadores se reprodujo en número sorprendente. La gran extensión de ese territorio nuestro y la abundancia de pasto en él, facilitaron el crecimiento de esa población animal en los términos que lo calificamos. El llanero tenía asegurado el uso de su cabalgadura y el consumo de carne, apelando sin dificultad a esos rebaños sin dueños. Esta forma de propiedad o de no propiedad - de distribución generosa y racional de los productos de la naturaleza - fue afectada o violentada por los republicanos de 1811, quienes dispusieron que el goce o beneficio de ese ganado quedaba legalmente restringido a quienes tuviesen cierto límite de propiedad territorial. Estos elementos - que resumidos son: la esclavitud, el carácter censitario del régimen electoral, la limitación del goce del ganado orejano y otros - contribuyeron a que la República careciese del necesario apoyo popular. En el "Manifiesto de Cartagena", no se mencionan estos problemas y se le atribuye excesiva importancia a circunstancias de segundo orden y no se hace referencia a la falta de apoyo popular al estado de cosas nacido con el movimiento del 19 de Abril. No obstante, para 1816, el Libertador lanzó "la Proclama a los pueblos de Carúpano y Río Caribe", donde decreta la abolición de la esclavitud. Para algunos historiadores, parece sólo como un gesto de gratitud o una respuesta a un compromiso de Bolivar con el Mariscal Petión, Presidente de Haití y colaborador de las fuerzas independentistas de Venezuela. A nosotros, nunca nos ha convencido esa explicación por simplista, porque juzga mal el espíritu y la grandeza de Bolívar y subestima el carácter de las fuerzas enfrentadas en ese complejo problema social que era la Venezuela del siglo diecinueve. Esto no niega que las conversaciones del Libertador con el dirigente haitiano le hayan ayudado a madurar sus 10 ideas y a comprender la necesidad de buscar fórmulas para ampliar la base social del ejército libertador. Si partimos de la irrefutable afirmación que Bolívar era genial, esta última idea parece estar más cerca de la verdad. Nos parece obvio afirmar que para 1816 nuestro héroe ha ampliado sus relaciones, sus referencias e incluso ha afinado sus conocimientos de la conducta social. Es decir, en el momento oportuno, frente a las fuerzas de los hechos, ante la presión de las fuerzas sociales, el Libertador en una demostración de su genio, se deslastró de las viejas ideas y los posibles compromisos y supo reconocer la necesidad de cambiar. Ese gesto, lejos de rebajar o disminuir su grandeza, lo colocó en un sitial más alto. Bolívar tuvo genio para entender que vencer las fuerzas realistas implicaba darle una imagen nueva y diferente al movimiento republicano. Y ese es el objetivo del decreto de Carúpano. No se trataba de cambiar "para que nada cambie", como dijera el Conde Salinas o el Gatopardo, en la novela de Lampedusa, sino que se imponía un cambio de verdad y el Libertador lo asumió con honestidad y valentía. Pero hay más. Desde el año de 1812, el Libertador concibió la idea estratégica de asignarle a la guerra, a las operaciones militares, el objetivo básico de tomar a Caracas. De manera que apenas disponía de fuerzas respetables, se lanzaba con empeño hacia su ciudad natal. Pensaba que en posesión de la capital de Venezuela, podría atraer el interés de los grandes países y obtener de ellos el reconocimiento y la ayuda necesarios para someter las fuerzas adversas a la independencia. La Campaña Admirable del año 1813, que llevó al Libertador de triunfo en triunfo, desde la Nueva Granada hasta Caracas, estuvo concebida dentro de esta estrategia. 11 De 1813 a 1817, Bolívar estuvo empecinado en lograr el control de Caracas en primer término. Muchos fueron los esfuerzos, sacrificios y abundantes las pérdidas en la búsqueda de ese objetivo. A comienzos de enero de 1817, el Libertador llegó a Barcelona con un cuantioso cargamento de armas, transportado en la escuadra de Brión. Su propósito era, como otras veces, reunir fuerzas para dirigirlas al centro del país. Acosado por las fuerzas del Brigadier Pascual Real, Bolívar solicitó la ayuda del General Mariño. El 25 de marzo se dirige a Guayana. En carta enviada al Almirante Brión desde Santa María de Ipire, dice que marcho "con el importante objeto de incorporar la división que obra contra Guayana al ejército de Barcelona........ y ordené a su Excelencia, el Jefe de la Fuerza Armada marchase a Aragua de Barcelona con el resto de las fuerzas que deben componer el ejército de operaciones y encargué de la plaza de Barcelona al señor General Freites con una guarnición suficiente para rechazar cualquiera fuerzas que la invadieran, mientras debía ser auxiliado por el Jefe de la Fuerza Armada, a quién le ordené expresamente volase en su socorro al primer aviso". Mariño no pudo acudir al auxilio del General Freites; las rivalidades internas del ejército patriota comandado por el Jefe de la Fuerza Armada, le impidieron cumplir con la misión que le asignó el Libertador. Esto favoreció a las fuerzas enemigas y así, el 7 de abril de 1817, el General Aldama, con odio, cargó sobre Barcelona. Arrolla con fuerza incontenible a los 700 soldados y 300 civiles encerrados en el convento de San Francisco bajo el mando del General Pedro María Freites. La escena es espantosa. Doña Bárbara Arrioja cae fulminada por un sablazo que le parte el cráneo en dos y dos son los odios que se lleva. Más allá, Carmen Requena queda con el grito atorado en la garganta cuando una bala de fusil la pasa de parte a parte. Muy cerca de ella, una bella joven no se deja mancillar y muere de un pistoletazo. Agustín Reyes, el mismo valeroso soldado margariteño 12 que segundos antes combatía ferozmente y arengaba con ánimo a sus tropas, se suicida para no ser prisionero. De un sablazo le arrancan la cabeza al cura Juan Antonio Godoy, la idea cayó al suelo y la palabra se disolvió en el pecho. Las culatas de los fusiles de los soldados de Aldama muelen al cura margariteño Serra. Los cadáveres forman pilas enormes y hasta sirven para proteger a quienes aún siguen combatiendo. El Capitán Chamberlaind, que ha estado defendiendo el viejo convento de San Francisco, sala por sala, piso por piso, centímetro a centímetro, herido de gravedad en el combate, se suicida de un disparo en la cabeza. Muchos, como Laureano Ortiz, su esposa Francisca Rojas y los hijos de ambos; Juana Chirinos, madre del Capitán Demetrio Lobatón, uno de los heroicos oficiales de Freites, se arrojan de la azotea en un inútil intento de huir de aquel horror. Mientras tanto, allá en el sur, en Guayana, Piar, Anzoátegui y Cedeño han estado muy activos. Pasaron y repasaron los grandes ríos y en esos días tomaron Upata y varios pueblos cercanos. En la Casa Fuerte, Eulalia Buroz es asesinada después de haber dado muerte a un oficial de Aldama que trató de ultrajarla. Segundos antes, ella vio caer, de los pisos de arriba, el cadáver del Capitán Chamberlaind, su marido. Piar hostiga a Angostura y toma las misiones de San Félix. Con esa plaza la República ha obtenido un trofeo de valor incalculable. En Barcelona, Freites intenta romper el cerco y cae prisionero. Le acompaña allí, y hasta la muerte en la horca, su camarada y amigo Francisco Esteban Ribas. Dos días después, Anzoátegui acompaña a Piar a enfrentar a La Torre en el camino de San Félix. Aldama, finalmente toma la Casa Fuerte, asesina a cuanto humano pudo capturar. Provocó suicidios colectivos mediante el terror en el curso del 13 combate y también al final. Después reorganiza sus fuerzas, toma aliento y se dirige a Guayana a unirse a Morillo. Cuatro días después del martirio de Barcelona, el once de abril de 1817, Piar, con Anzoátegui como Jefe de sus carabineros, derrota a La Torre en San Félix. El 25 de marzo, días antes de la toma de la Casa Fuerte, Bolívar intenta atraerse al ejército de Piar para dirigirse en campaña al centro del país. El 5 de abril, Bolívar y Piar repasan las defensas de Angostura. Conversan sobre la estrategia de la guerra. Bolívar escucha la exposición de Piar acerca de la conveniencia de la toma de Guayana y este jefe reconoce la autoridad del Libertador. El 02 de mayo, con posterioridad a la entrevista de Bolívar con los oficiales disidentes del ejército de Mariño y enterado de los sucesos de Barcelona, el Libertador regresa a Guayana. Atrás queda la obsesión por Caracas. La guerra tomó un nuevo sendero. Guayana, a partir de los sucesos de Barcelona y el triunfo de Piar en San Félix, es vista con otra óptica por el Libertador. En breve se convertirá Guayana en la base de la República y en la retaguardia inexpugnable que proporcionará a ésta ventajas que antes no había conocido. Se resarcen los patriotas de la derrota de Freites; Bolívar puede preparar el Congreso de Angostura y abrir el canal que, desde esa ciudad y a través del llano, lo llevará al sur del continente y a la altura de la gloria. Reconocer los errores, rectificar nuestra conducta, sobre todo cuando en ello está en juego el destino de toda una colectividad, lejos de disminuir, nos eleva a la grandeza. Esa es otra experiencia que nos legó el Libertador. Señoras, señores. Gracias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 791 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com      @elidamas

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: