El que pone las manos en el fuego por alguien, es porque previamente se las mojaron

¿Cuál es la razón por la que aparece la necesidad de poner las manos en el fuego por alguien?

"Poner las manos en el fuego" significa que hay personas capaces de defender a otra poniendo sus manos al fuego. Es creer ciegamente en esa persona. Hay quienes señalan que se ponen las manos al fuego, si la persona que se trata de defender es transparente, sincera y honesta. Sin embargo, en estos tiempos, la deshonestidad y la mentira han hecho mella en los seres humanos por lo que esa expresión a la que me refiero ha perdido vigencia. Es decir, a cualquiera pueden "mojarle las manos" para atestiguar a favor de quien le paga, y además de eso, encumbrarlo y destacarle todas sus glorias. Quién me asegura que fulano defiende a zutano y lo hace aparecer como la ultima gaseosa del desierto, sabiendo mucha gente que no es así, según todo los testimonios en contra de Zutano, que se han reflejado en páginas de opinión del país

Particularmente, en la política se está observando mucho ese detalle; sin embargo, por ser en política es que el que se mantiene fuera como observador, duda si en verdad, esas manos que se meten al fuego no fueron mojadas previamente para aguantar el calor del fuego.

En esta época, el "No creas en nadie" se ha hecho tendencia; la necesidad ha hecho que la honestidad, si algún día existió, la política la fulminó ante tanta corrupción; todo el mundo recibe su tajada, pero cuando la justicia actúa, todos se niegan y buscan las más increíbles excusas, llegando a amenazar a quien imparte justicia. Es más, en estos casos, siempre aparecerá el que pone las manos en el fuego, aun sabiendo que la persona a quien defiende es culpable. Entonces, es posible que sus manos ya hayan sido mojadas (Recibido dinero)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 676 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor