Cuento o razón

¿Conoce usted cuál es el propósito de la vida?

La tarde la abrazó el sol y ambos se fueron y se enterraron en el cementerio lejano del horizonte azul del mar, pariendo la incipiente noche con su cabellera oscura. Con esto el día ya había pasado y sólo se esperaba que más tarde viniera el sueño con su cara somnolienta e hiciera que todos cayeran en una pequeña muerte hasta la entrada de la perfumada aurora.

Entre tanto el periodista Juancho Marcano estaba acompañado de su fiel perro Pipo, los cuales habían ido al conuco en la mañana, porque en la tarde el sol les dispara su metralla con tiros destellantes. Ambos conversaban y Juancho le contaba al perro lo siguiente:

"A mí me decía un viejo que en una sequía como ésta, de las tantas que ha habido en la Tacarigua de Margarita, que cuando ya las matas empezaban a secarse y él miraba que ya estaban en su último aliento, le daba las gracias y les decía: "Gracias árbol mío, pues te sembré, te alimenté, te vi crecer y desarrollarte, echaste flores, me diste frutos y sombra, y eso se agradece, como de un padre a un hijo, que también va sufriendo a medida que la planta va perdiendo la vida por la sequía y el sol inclemente".

"Es el mismo dolor, prosiguió el periodista, cuando un amigo como ustedes, se nos va, que sentimos esa lanza de dolor que se nos clava en el corazón por su partida, porque ustedes, Pipo, son otros hijos para nosotros, los que sentimos y tenemos sensibilidad y queremos a las plantas y a los animales, porque quererlos a ellos, es querer a Dios"

El perro Pipo oía detenidamente al periodista y lo entendía claramente, pues en estos días de tanta sequía, las veces que han ido al conuco, un baño de tristeza le cubría la cara, viendo a sus plantas reflejando el dolor en sus ramas secas. Por eso hablando de muerte y de vida, se recordó que Evaristo había hablado con un vecino de ese tema y por tanto, realizó un comentario: "Hablando, Juancho, de la vida que queremos que tengan los árboles y que no se mueran tan pronto, yo quisiera preguntarte si tú te has preguntado: ¿Cuál es el propósito de la vida? Bueno me imagino que sí, y para que no abundes en explicaciones, te voy a decir lo que manifestó Dalai Lama: "El propósito de la vida es ser feliz". Entonces vamos a intentarlo".

El periodista estuvo de acuerdo e indicó: "Desde hoy empezamos".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1493 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: