Es una amenaza: si el TSJ o el CNE no me inhabilitan, seré candidato presidencial

Veo que aparece en la página del CNE, cuando uno marca la opción para saber dónde votar, un aviso que comunica a algunos electores que están inhabilitados para ejercer cargos públicos. Hoy coloqué mi número de cédula en el recuadro de la WEB destinado a tal fin, y vi con sorpresa que estoy habilitado ¿Cómo puede ser, si todo el mundo sabe que ando mal de la cabeza? Lamento profundamente no haber cometido ningún delito que justifique mi inhabilitación. Por supuesto, todos los días me provoca quemar alguna vaina o matar a alguien, pero soy cobarde y pusilánime, así que sigo en mi triste papel de buen ciudadano. Pero no es justo que se me incluya en la lista de pendejos que fueron rehabilitados en la última acción justiciera del TSJ. Ellos deben estar celebrando, porque la mayoría de los pendejos ignoran que lo son, y el hecho de que ello les excluye para ganar alguna elección de cierta relevancia. A decir verdad, nunca he estado inhabilitado, lo cual me hace aún más pendejo que los que están en la referida lista.

Fíjense: cuando se anunció la inhabilitación de la señora Machado, su nombre comenzó a aparecer con más frecuencia que antes de tal anuncio. Esto seguramente pasará con Andrés Giussepe, a quien le han colgado también el mencionado letrerito ¡No es justo! ¿Por qué tres personas aparentemente cuerdas como Machado, Capriles y Giussepe están inhabilitados y yo, que estoy loco de bola, pudiera llegar a ser Presidente?

La voy a pedir públicamente al CNE, como un favor especial, que me inhabilite. No porque quiera que se hable de mí, pues al fin y al cabo estoy empeñado en desaparecer, porque estoy entrenando para lo que pronto va a ocurrir (ando en 76, así que, aunque viva 100 años, el asunto aquel será pronto). Es porque me siento discriminado, excluido. Ya nadie me invita a foros (¡Gracias a Dios!), ni a Congresos (¡Aleluya!) ni a programas de televisión, salvo Miguel Salazar, ignoro la razón de tal despropósito. Y ahora lo que faltaba: ¡Estoy excluido hasta de las inhabilitaciones! Ya yo sabía que soy un pendejo, pero tampoco es para que se exagere.

Le estoy pidiendo al CNE que me inhabilite, como un favor, como una gracia, decentemente. Pero si no lo hace, advierto que me voy a arrechar y me inscribiré como candidato presidencial. No porque quiera ser Presidente ¡Dios me libre, me ampare y me favorezca! Sería solo por joder. De todas formas, tendría mucho chance de ganar la elección, porque los pendejos somos la absoluta mayoría de Venezuela y el mundo. Ya me imagino los carteles recorriendo el país: ¡Un Súper Pendejo a Miraflores!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1956 veces.



Néstor Francia


Visite el perfil de Néstor Francia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Néstor Francia

Néstor Francia

Más artículos de este autor