Aquí y ahora

La astucia de Maduro y la desmemoria de Biden

En América, ocurren eventos paralelos que pueden marcar hitos previsibles con consecuencias inciertas para el continente del llamado "Nuevo Mundo" de finales del siglo XV.
 
Estados Unidos asiste a un insólito episodio por la avanzada (y acelerada) senectud del presidente Joe Biden, mientras en Venezuela sufrimos los efectos de la empobrecida astucia del presidente Nicolás Maduro. Ambos se aferran patológicamente al poder: el de allá, por conocida terquedad ensombrecida por su frágil memoria; y el de aquí, por creer que su pretención de gobernar hasta 2031 tiene audiencia suficiente como para reelegirse en este insondable 2024.
 
¿Quién lo sustituirá?
 
Biden provoca compasión, mientras sus lagunas mentales se yerguen con la fuerza de Cronos, indetenible. Hasta en los círculos demócratas de poder, se elevan voces sensatas reclamando sustituirlo como candidato presidencial para la elección del 5 de noviembre próximo. Esa incógnita se despejará pronto, a ver quién enfrentará a Trump u otro republicano, si el ex presidente cae en los vericuetos de los casi cien juicios penales que cursan en su contra.
 
 
Muerte política anunciada
 
En el caso venezolano, Maduro carga el sol en la espalda media. Los círculos corrompidos de poder que lo aúpan todavía, triangulan el tablero entre Miraflores, Monagas y Barinas, donde el desprestigio de "los Chávez" crece como la impopularidad del presidente-candidato, Cilia Flores, Diosdado Cabello y sus exegetas.
 
Su pretención de gobernar hasta 2031, parece más una insólita testarudez pendenciera que rasgo de astucia, propia de gobernantes decadentes. Casos abundan, pero no referiremos ninguno para no herir sensibilidades. 
 
Lo cierto es que sin base social ni política suficiente, y achatando más los liderazgos dentro del PSUV, Maduro se propone una proeza solo superada en Venezuela por el dictador asesino y ladrón Juan Vicente Gómez, quién gobernó con mano de hierro 27 años, hasta el día de su muerte en diciembre de 1935. Sería una barbaridad, pero eso quiere y por eso encallejona a Venezuela con cepo represivo, control informativo multiforme, abuso de poder y corrupción descarada.
 
El agotamiento de la astucia de Maduro -que arrastrará al PSUV y sus satélites- se agota aceleradamente, como la memoria de Biden. Él y su entorno vienen actuando con la sobre confianza de los delincuentes: creen no tener límites ni contrincante que pueda derrotarlos. 
 
Se arriesga a Fuenteovejuna, sin noción cierta de la realidad venezolana. Cree que comprando un puñado de polítiqueros rastreros, asegura su permanencia en La cueva de Alí Babá... La impunidad se le ha convertido en tentación, y será su fin, su muerte política anunciada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1038 veces.



Manuel Isidro Molina

Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela Licenciado en Comunicación Social - Universidad Central de Venezuela Especialista en Ciencia Política - Universidad Simón Bolívar Columnista del semanario LA RAZÓN Asesor en análisis de entorno político y social

 manuelisidro21@gmail.com      @manuelisidro21

Visite el perfil de Manuel Isidro Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: