En la controversia sobre el Esequibo el tiempo no favorece a Venezuela

Luego de la reiteradas denuncias que a nivel nacional e internacional realizó el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, sobre la conducta al margen del Derecho Internacional y de las obligaciones contraídas en el Acuerdo de Ginebra, por la República de Guyana, no le quedó otro camino a ese país, que sentarse en la mesa de conversaciones con Venezuela, para dialogar y encontrar salidas concertadas y pacíficas sobre la Controversia sobre el Esequibo, diferendo, que lleva más de cien años.

Los diferentes medios de comunicación, la información de las Redes Sociales, son la prueba más evidente de todo el esfuerzo que realizó el gobierno venezolano, sus altos representantes en los organismos internacionales y la diplomacia para que Guyana, al fin, diera muestra de sensatez y accediera, su Presidente,a reunirse con su homólogo de Venezuela.

Esta iniciativa contó con la mediación de otros países, para tratar de evitar una escalada de enfrentamiento entre ambas naciones: en efecto, en San Vicente y las Granadinas, se la realizó una reunión de "alto nivel" impulsada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), la Comunidad del Caribe (CARICOM) y el presidente de Brasil, Luis Ignacio Lula Da Silva.

La prensa internacional reseñó como positivo este acercamiento: "El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, "acoge con agrado" la reunión que este jueves sostendrán los presidentes de Venezuela y Guyana para abordar las tensiones vinculadas con el territorio del Esequibo, dijo el miércoles su portavoz, Stephane Dujarric".

De acuerdo a lo reseñado por los medios nacionales: Guyana y Venezuela declararon lo siguiente: Acordaron que Guyana y Venezuela, directa o indirectamente, no se amenazarán ni utilizarán la fuerza mutuamente en ninguna circunstancia, incluidas las derivadas de cualquier controversia existente entre ambos Estados.(14 dic 2023).

También se informó mediante el comunicada que cualquier acuerdo al que se llegare sería en el marco del Derecho Internacional, incluyendo el Acuerdo de Ginebra. Ambos países de acuerdo a lo informado insisten: Guyana en continuar el proceso unilateral que lleva a cabo en la Corte Internacional y Venezuela, es desconocer que ese sea la jurisdicción adecuada para dirimir la controversia.

Se acordó igualmente continuar las conversaciones y designar una comisión conjunta integrada en principio por los cancilleres de ambos países, que un plazo de tres meses rendiría una actualización de los acontecimientos a ambos presidentes.

Un paso importante si observamos existe la disposición de ambos presidentes de evitar que el conflicto se agrave.

Pero hemos observado que el Presidente de Guyana en reiteradas declaraciones, incluso, a pocos días de la reunión entre ambos, ha señalado: que Guyana tiene el derecho de defender su soberanía y continuar dando licencias y los permisos que considere necesarios para explotar su territorio. También ha señalado el mandatario guyanés, que aunque Guyana no busca la guerra, se reserva el derecho de trabajar con todos sus socios, para defender lo que es suyo.

Interpretamos, que entre los socios a que se refiere el presidente guyanés, se encuentran: La Exxon Mobil, La Flota Naval del Reino Unido y el Comando Sur de los Estados Unidos.

Y lo decimos con toda propiedad, porque luego de estas conversaciones y así lo ha reseñado la prensa internacional se han realizado movimientos y episodios preocupantes para el buen desarrollo de lo Acordado en San Vicente y las Granadinas.

Cuáles son? R. (1) Un barco de la Armada británica, el HSM Trent, llegará a Guyana como un gesto diplomático tras las crecientes tensiones con Venezuela por la región del Esequibo. La nave, inicialmente desplegada para combatir el narcotráfico, cambiará su misión para respaldar a Guyana, ex colonia británica. El hecho se enmarca en una escalada de tensiones entre los dos países suramericanos por dicho territorio, rico en reservas de minerales y petróleo. Esta acción contó con el respaldo del gobierno guyanés y los analistas internacionales de alguna manera lo interpretan como un apoyo tácito a las pretensiones de Guyana y una advertencia para Venezuela.

(2) Las fuerzas armadas estadounidenses confirman la ejecución de un 'vuelo colaborativo" sobre Guyana en coordinación con las Fuerzas de Defensa de ese país. La acción se produce en medio de las crecientes tensiones con Venezuela por el Esequibo, un territorio que ambas naciones reclaman. Poco antes la Jefa del Comando Sur, Laura Richardson, había declarado a los medios internacionales el interés de los Estados Unidos, por los recursos naturales de estas regiones, y los enumeraba: Petróleo, Litio, recursos hídricos, Oro. Etc.etc. Vemos claramente, como detrás de esta controversia, y el agudizamiento de la misma, hay interés de esos países por las riquezas que en ella se encuentran. Estos vuelos "colaborativos" y la presencia de militares del Comando Sur, al frente de los cuales estuvo Laura, contaron con todo el apoyo del gobierno de Guyana.

(3) La ExxonMobil, que es una empresa insigne de los Estados Unidos sale públicamente a defender los contratos que ilegalmente Guyana le cedió, en la zona en reclamación:

"ExxonMobil se siente tranquilo al pensar que nuestro contrato con Guyana es válido bajo las leyes locales, y también según el derecho internacional tenemos derechos válidos sobre los bloques en los que participamos". Declaraciones de esta transnacional que coinciden totalmente con la postura del Presidente de Guyana, pero que fueron rechazadas de inmediato por el gobierno de Venezuela.

De esta manera observamos con preocupación, que Venezuela, respetuosa del Derecho Internacional y de los resultados de las conversaciones en San Vicente, espera pacientemente, nuevas reuniones, donde posiblemente se den más largas para llegar a acuerdos concretos, mientras que el gobierno de Guyana, continúa reafirmando actos posesorios ilegítmos sobre el territorio en reclamación, consolidando su aparato militar como lo ha reconocido pública su Presidente y preparándose para otorgar nuevas conceciones todo al margen de lo acordado y del Derecho Internacional.

Por eso afirmamos, como lo expresamos en el título de esta Reflexión, que el tiempo en este caso no favorece a Venezuela, que urge la necesidad de acelerar conversaciones y lograr acuerdos concretos, porque, sinceramente lo decimos, desconfiamos de la buena fe del Gobierno de Guyana y los hechos, supra, nos confirman esta suspicacia.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1024 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor