El presidente de Guyana parece como un tuitero prepagado. Verdad y dignidad nada valen

Hay una abundante cantidad de tuiteros, de los cuales de muchos se dice que son pagados para defender su causa o el producto que publicitan, que al parecer no parecieran ser bien escogidos, evaluados, para que hagan un trabajo eficiente y decente. Aunque, por lo que percibo, quienes a esos tuiteros escogen, pareciera que su interés no es convencer a nadie, difundir ideas dignas, y menos sustentar un proyecto loable, sino "vanamente" intentar destruir a quien sea menester y se ponga por delante, no importa el objetivo o mejor el agredido. Son cómo fieras salvajes a escondidas, cazando sus piezas.

A uno mismo, que sólo es un simple opinador, de repente le asaltan con vulgaridades y hasta amenazas por decir algo que contraría el interés de sus empleadores. Por supuesto y hablando con sindéresis, el objetivo no es siempre, la persona a quien se difama o insulta sino cierto universo, ese formado por quienes se dejan ganar fácilmente con tan viles y poco inteligentes procederes. Lo vulgar y chabacano, en ellos, hace el trabajo que nunca haría un proceder sutil y buena argumentación. Pues a quienes de verdad se dirigen, hasta no leerían y de hacerlo, no les impactarían, pues les faltaría picante o un buen estimulante. Siendo así, entonces tendría que hacer ahora una corrección, pues quienes de eso se ocupan en los factores políticos, sabiendo bien lo que quieren, escogen de lo "mejor" o propicio.

Por ejemplo, para guarimbear, prender fogatas, usarlas como fuentes para quemar lo que sea menester, árboles, la propiedad ajena y hasta personas, hay que escoger en un ámbito ajeno a la academia, universidades y personas sensibles y atadas al respeto a los demás y las buenas costumbres.

En política, como en la guerra, cualquier cosa, lo que sea, pese ofenda la dignidad del contrario y hasta de quien ella se vale, tiene pertinencia. Se trata por encima de todo vencer al contrario y para ello todo proceder es "moralmente" válido. La mentira, el difamar y hasta el lenguaje soez, son de las armas más usuales y hasta menos dañinas. Los políticos y los guerreros suelen hablar de "daños colaterales", como bombardear un objetivo, sin importar que este se halle cerca de una escuela o un hospital. Porque matar niños y enfermos, destruir hospitales y escuelas,"son daños colaterales insignificantes". Lo primordial es destruir la fuerza enemiga aunque esta sea de poca significación.

La política, en buena parte del mundo, tiene esos rasgos. No es del desconocimiento de nadie, como en "la gran democracia estadounidense", esa práctica es usual. Uno la percibe con mayor claridad y estruendo, viniendo de Trump, dado que su personalidad lo hace aparecer jugando ese rol al descubierto, pero los demás andan en lo mismo. Obama, tras su aparente figura de hombre sano, sensible, fue quien más guerras injustas desató y de paso se ganó el premio Nobel de la Paz. Y el Estado no es nada sutil en el juego de la política, tanto que su respaldo estadounidense a Guyana ahora mismo, no es sólo asunto de diplomacia y declaraciones, sino que se expresa de la manera más vulgar y estruendosa, mandando inmediatamente a Guyana fuerzas militares lo que resulta, como un decir venezolano, "si te metes con Guyana, te jodemos".

Muchos de los tuiteros contratados, unos por ignorancia o mejor contar con una formación que les predispone a hacer lo que sea, con tal que haya quien se baje de la mula y otros por la predisposición que genera el odio, no se paran en nada. Para empezar, unos creen que la legalidad les permite difamar e insultar a diestra y siniestra y si alguien intenta evitar sigan en eso, para ellos, éste estaría cometiendo un delito, como violar el derecho a opinar. Pues para ellos opinar es decir lo que se les ocurra, pues la dignidad y el resto del otro no cuentan.

Y lo más extraño del caso es que cuando el ofendido, difamado, dañado apela o los medios legales o estos actúan por propia iniciativa, los incursos en el delito hayan defensa, no sólo de quienes como ellos actúan, sino hasta de gente que eso no hace, sabe que es un delito, pero también piensa que "en la guerra todo vale" y si la bomba fue lanzada al bando enemigo, hay que defender a quien eso hizo.

Y en efecto, el presidente de Guyana, llamado Irfaan Ali, quien por cierto, forma parte del Partido del pueblo de aquel guyanés progresista y dado a manejar sus relaciones de muy buena manera con los venezolanos, lo que adecos y copeyanos pudieron aprovechar para resolver el tema Esequibo, cosa que no se hizo porque entonces "eso sólo era un matorral", viene comportándose como los tuiteros de quienes he hablado. El tipo es de aquellos que "tira la piedra y esconde la mano". Agrede y luego monta una lloradera como si sobre él hubiese caído una cayapa de tipos para molerle a golpes.

Ahora mismo "El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas programó para el viernes una reunión de emergencia a puerta cerrada a solicitud de Guyana, después de que Venezuela llevó a cabo un referendo el fin de semana en el que reclamó como propia la vasta región minera y petrolera de Esequibo, que conforma una gran parte de la nación vecina".

Acude este tuitero a El Consejo de Seguridad de la ONU, en actitud de víctima, por la realización en Venezuela de un referendo sobre el Esequibo, un acto pacífico, electoral, relacionado con un hecho de muy vieja data y por demás conocido, como que el Esequibo es de Venezuela, pues formó parte de la Capitanía General de Venezuela e Inglaterra nos los despojó, aprovechándose de las dificultades que la guerra de independencia librada contra España no hacía propicio abrir otro frente de guerra y menos con otra potencia.

Alifa, ante la ONU "acusó a Venezuela de desafiar el fallo que emitió la Corte Internacional de Justicia la semana pasada en Holanda. El tribunal le ordenó a Venezuela no emprender acciones hasta que la corte emita una decisión en torno a los reclamos de ambas naciones, un proceso que previsiblemente tomará años".

https://www.aporrea.org/actualidad/n388539.html

Venezuela ha sostenido que no reconoce jurisdicción a la CIJ, pese sea esta una opción establecida en el Acuerdo de Ginebra, pero donde también se demanda la aceptación de las partes, para decidir sobre la validez del Laudo Arbitral de París de 1899, en el cual arbitrariamente se asignó a Inglaterra derechos sobre un espacio que es venezolano y hasta ahora, lo que este país ha hecho, por intermedio de sus gobernantes es mantener vivo el reclamo sin hacer nada significativo ni moralmente elogiable.

Alifa como un vulgar tuitero, de esos que no argumentan, enseñan ni siquiera intentan convencer, sino difamar, dice que la CIJ "ordenó a Venezuela abstenerse de acciones que agraven el conflicto". Comete el desparpajo, como tuitero ruin, de ocultar que ese organismo de la ONU, decidió y ordenó lo mismo a ambas partes. Es decir, se dirigió tanto a Venezuela como a Guyana.

Oculta y hasta niega Alifa, como tuitero que difama e insulta, pero se hace la víctima cuando la justicia intenta reclamarle por sus delitos, que Guyana desde antes de él llegar a la presidencia y ahora con él mismo, ha venido emprendiendo acciones en el territorio Esequibo como si definitivamente este fuese de su propiedad y contraviniendo el Acuerdo de Ginebra. Los contratos firmados con la Exxon constituyen un desconocimiento de los derechos de Venezuela. Y entonces, lo pertinente, si es que Guyana como dice, se acoge a lo dictado por la CIJ, es ordenar la Exxon, paralizar sus operaciones y de paso sacar sus cuentas para pagarle a nuestro país, por lo menos la mitad, de lo que ha recibido por ellas e irse preparando para convenir la devolución, de alguna manera, de lo que haga falta al "acogerse al Acuerdo de Ginebra".

Alifa, a nuestro referendo y las manifestaciones venezolanas de defender el derecho al Esequibo, en su discurso, ese de tuitero difamador, le ha dado la connotación de agresiones militares. Es decir, el tuitero miente. Mientras tanto, él acude a Estados Unidos para que envíe, como lo anunció antes que él mismo la jefa del Comando Sur, fuerzas militares para amedrentar y hasta desafiar a Venezuela. En efecto, ahora mismo el Comando Sur, ha anunciado que "Estados Unidos continuará su compromiso como socio de seguridad de confianza de Guyana y promoverá la cooperación regional y la interoperabilidad" y para eso se valdrá "de una serie de operaciones de vuelo militar sobre ese país, limítrofe de Venezuela y de Brasil".

https://www.lapoliticaonline.com/usa/latam-us/tension-con-venezuela-el-comando-sur-contragolpea-a-maduro-con-vuelos-militares-sobre-guyana/

Es curioso, indignante y hasta soez, como el gobierno de Guyana, por intermedio de su canciller, expresa que "las acciones de Maduro del martes de ordenar la exploración y explotación inmediata de petróleo, gas y minas en Esequibo "son violaciones flagrantes a la orden de la corte".

https://www.aporrea.org/actualidad/n388539.html

Se refiere el canciller guyanés a la reciente decisión del gobierno, coincidente con una propuesta anterior del Ing. Einstein Millán Arcia, según la cual, ordena se proceda "crear las divisiones Pdvsa-Esequibo y CVG-Esequibo, y proceder de inmediato a conceder las licencias operativas para la exploración de petróleo, gas y minas en toda el área de la Guayana Esequiba".

Es decir el tuitero, difamador, insultador y mentiroso, se queja que el gobierno de Venezuela, al fin proceda a hacer lo que los gobiernos de Guyana vienen haciendo desde años atrás, desconociendo los derechos venezolanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2511 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com      @elidamas

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: