Todo sea por Venezuela

  • Si los Acuerdos son respetados y las partes los cumplen de acuerdo a lo estipulado y rubricado, constituyen un importante avance en las relaciones de Venezuela y los Estados Unidos, que aislará las posiciones extremas y fortalecerá las relaciones de mutuo respeto entre ambas naciones.

  • En el caso de Venezuela, se ha logrado llevar al marco constitucional a sectores extremistas de la oposición derechista y el país puede encaminarse por el sentir de la mayoría nacional, la paz, para superar las desavenencias internas y enfrentar las dificultades económicas-sociales, agravadas por la agresión imperial y concretada con sanciones inhumanas.

 

Medios de Comunicación nacionales e internacionales y diversos sectores políticos han visto con beneplácito el resultado de las conversaciones realizadas entre el gobierno venezolano y el gobierno de los Estados Unidos, donde se han llegado a acuerdos específicos en materia electoral, levantamiento parcial sanciones unilaterales impuestas, defensa de la integridad territorial, entre otros, todo, para contribuir al desarrollo y realización de elecciones presidenciales apegadas a la normativa legal, en nuestro país, el próximo año según lo previsto en el Acuerdo.

Si, imparcialmente, se hiciera un retrospectiva de los antecedentes a estos acuerdos, si, se revisará con detenimiento las declaraciones de los factores políticos reuniones y mesas de trabajo efectuadas, titulares de prensa y programas de radio y televisión, se concluyera inevitablemente en apreciar, el gran esfuerzo que ha realizado el gobierno del presidente Nicolás Maduro , la directiva del PSUV y sectores del Polo Patriótico, para lograr un clima de convivencia y paz en función del pueblo venezolano, que hoy se concretan en estos primeros pasos de la firma del Acuerdo, anunciado.

Gracias a ese esfuerzo, se ha logrado que algunos sectores de la oposición derecha venezolana, que transitó y arrastró a otros, por las más diversas formas de lucha, incluyendo algunas inconstitucionales y violentas, al fin, enmarque su conducta, en torno a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde se establecen mecanismos, procedimientos legales y políticos para afrontar la crisis actual y otras que puedan presentarse.

Gracias a ese esfuerzo, la derecha venezolana, en gran parte, porque hay los remanentes todavía, ha entendido que el camino es constitucional y no hay otro.

Fíjense que al inicio de esta reflexión me he referido a las conversaciones entre el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro y el gobierno de los Estados Unidos, porque hay verdades que deben quedar establecidas en la conciencia nacional.

Las conversaciones son entre los dos gobiernos, eso de "Gobierno y Oposición" o "Gobierno y Plataforma Unitaria", es un simple eslogan propagandístico, ya que el sector de la oposición representada en esas conversaciones no está en capacidad de imponer condiciones, por si misma. Ellos, sólo, son, la fachada del gobierno de los Estados Unidos, que los viene utilizando en función de sus intereses y que también los utilizó, para proponer las sanciones que luego, aplicaron unilateralmente y hasta la formación de un gobierno interino, con un títere designado como presidente, para justificar luego, futuras intervenciones y el robo de que fue víctima la República Bolivariana.

Ese sector de la oposición de derecha, recibe instrucciones directas de los Estados Unidos y sólo si los Estados Unidos deciden, de acuerdo a sus intereses fomentar el dialogo con Venezuela y aliviar las medidas de bloqueo, pueden aparentar firmar acuerdos, porque en fin de cuentas ya los han autorizado para esos efectos.

Debe quedar claro al mismo tiempo en la conciencia de los venezolanos y eso ha quedado demostrado durante este proceso vivido recientemente, que existen nacidos en Venezuela, que aunque sean llamados venezolanos, su conciencia, y su alma está asociada a los Estados Unidos. Sus intereses, su pasión, dista mucho de estar en función de nuestro país y eso debe tomarse en consideración, de valorar, si aspiran a cargos de responsabilidad política, representación popular y gubernamental, porque en la práctica no defenderán a Venezuela, sino, a los que se deben y los financian.

Queda también, en el amargo sabor del recuerdo no grato, que muchos de esos venezolanos, susodichos, llamaron públicamente a sanciones contra nuestro país, generando miseria y pobreza a nuestro pueblo, pidieron la intervención militar contra Venezuela, se alejaron de los caminos constitucionales, utilizaron formas de luchas alejadas de todo vía civilista, como intentos de magnicidio, financiamiento extranjero, alianza con delincuentes ligados al narcotráfico, la quema y degollamiento de ciudadanos en acciones callejeras, el fomento del odio entre los coterráneos, la incitación a la migración masiva; todo en su afán, ambicioso y egoísta de obtener el poder a toda costa, sin importar los medios anti éticos y amorales, que utilizaron.

Pese a todo, recogemos con beneplácito, estos primeros pasos entre ambos gobiernos, el venezolano y el estadounidense, para que, en el ambiente del respeto mutuo, que debe haber entre las naciones, firmar estos acuerdos donde ambos resultan beneficiados y esperamos se continúen desarrollando y profundizando, en el marco de la larga trayectoria diplomática que

Apoyamos todo esfuerzo que se haga para mejorar el bienestar de los venezolanos en todas las áreas de su quehacer socio económico y apostamos a que esta nueva etapa contribuya a superar las dificultades que atravesamos, muchas incrementadas por la actitud hostil de algunos gobiernos de los Estados Unidos, que pretenden imponer su política y torcer el brazo, en palabras de Barak Obama, a otra naciones.

En torno a la relación de Venezuela y Estados Unidos, debe privar, el respeto a la Soberanía y auto determinación de los pueblos, derecho humano que debe servir de norte para el entendimiento armonioso entre las naciones del orbe.

En lo que respecta al ámbito nacional estos Acuerdos, recogen el sentimiento de paz que los venezolanos aspiran como condición indispensable para que el país se enrumbe hacia un desarrollo que permita mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo, hoy severamente golpeadas por la agresión imperial, el bloqueo y el robo de nuestros activos en el exterior.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: