Papa Francisco "Comunistas robaron a la iglesia la bandera de los pobres" (II)

Como podrá ver Su Santidad hasta aquí creo que no hay mucho de la Iglesia en favor de los pobres en ninguna parte, sigamos adelante a ver, aunque creo que tampoco viene nada bueno, porque lo que sigue después de este periodo es el establecimiento del Capitalismo como modelo socio-económico hegemónico, con su nueva forma de explotar a los pobres, que ya no eran esclavos ni siervos, sino que pasaron a ser trabajadores que deben vender su fuerza de trabajo si desean sobrevivir. De esta nueva forma de explotación se evidenciaron las miserias del Capitalismo en sus propios orígenes, lo que provocó el nacimiento de la Izquierda, ese nuevo movimiento consciente, que caracteriza y determina las causas de la miseria generada por el Capitalismo, y alza la bandera en defensa de los trabajadores explotados. De esta lucha surgen los Sindicatos, nuevas organizaciones que bajo el fundamento teórico y análisis critico de la Izquierda, colocan al Capitalismo y sus miserias contra la espada y la pared… pero justo en ese momento aparece "Su Santidad" León XII con su encíclica "Rerun Novarum" en la que explica cosas como esta: "Establézcase por tanto, en primer lugar que no se puede igualar en la sociedad civil lo alto con lo bajo. Los Socialistas lo pretenden, es verdad, pero todo es tentativa contra la naturaleza de las cosas" "Si algunos alardean que pueden lograrlo; si prometen a las clases humildes una vida exenta de dolor y de calamidades, llena de constantes placeres, esos engañan al pueblo y construyen un fraude (…) el fin de las adversidades no se dará en la tierra, porque los males consiguientes del pecado son ásperos, duros y difíciles de soportar y es preciso que acompañen al hombre hasta el ultimo día de su vida".

Ya en siglo XX, el Capitalismo genera una nueva forma de gobierno, igualmente al servicio de los ricos y poderosos, y con criterios de la libertad mucho mas acorde con lo que había sido el despotismo feudal tan bendecido por la Iglesia: la dictaduras de ultraderecha. Se trataba de regímenes, en su mayoría clero-fascistas, que siempre contaron con la bendición del Vaticano. En Venezuela comenzamos el siglo XX con el dictador Juan Vicente Gómez, tremendo déspota retrogrado, servil al gran capital extranjero y a las potencias colonialistas de siempre, este dictador fue condecorado por la Iglesia Católica con la Gran Cruz de la Orden Piana. Luego vino Marcos Pérez Jiménez, otro dictador clero-fascista ya no tan retrogrado hay que decir, pero igual dictador, cuyo régimen celebraba cada año la "Semana de la Patria" semana festiva en honor a la dictadura en la que la Jerarquía Eclesiástica participaba de manera tan beligerante que hasta una figura de la Virgen María desfilaba encima de un taque de guerra, sin olvidar los "Te Deums" que se hacían en las iglesias para celebrar la existencia de la dictadura.

Pero lo que vivimos en Venezuela realmente se quedó pequeño con el apoyo que la Iglesia Católica brindó a las mas grandes dictaduras de ultraderecha a nivel mundial, como fue el caso Benito Mussolini en Italia, quien siempre contó con el apoyo del Papa Pío XI, haciendo honor al Pacto de Letrán, pacto firmado entre el régimen totalitario de Mussolini y la autodenominada "Santa Sede" en 1929. Del mismo modo hay que recordar la dictadura de la Junta Militar en Argentina con Videla y compañía, dictadura en la que sacerdotes participaban en los interrogatorios que mediante torturas se realizaban contra a los presos políticos. También está el recuerdo de la afinidad existente entre el dictador Pinochet y el Vaticano, cuya máxima expresión fue la visita de Juan Pablo II a Chile y su foto junto al Dictador, tanto aprecio le tenían que después de su mandato, cuando se lo llevaron preso, el Vaticano pidió la liberación de quien fuese responsable de la muerte de miles de chilenos. Por su puesto imposible no mencionar al "Caudillo de España por la Gracia de Dios" titulo con el que la Iglesia Católica denominó a Francisco Franco, responsable de la Guerra Civil española que dejó cientos de miles muertos, por negarse a reconocer la voluntad popular expresada en la abolición de la monarquía y el establecimiento de la Republica, propuesta lanzada por la izquierda española y refrendada democráticamente por la mayoría del pueblo español, pero que el clero-fascismo no aceptaría, trayendo como consecuencia no solo la guerra, sino la posterior instauración de la cruenta dictadura de Franco, que terminaría por restituir a la Casa de los Borbón nuevamente al frente de la monarquía española. Y por ultimo, no podía quedarse fuera: Adolfo Hitler, a quien la Iglesia bendijera con la firma del Concordato en Julio de 1933, cuyo firmante fue el entonces Cardenal Eugenio Pacceli, quien mas adelante seria nombrado "Sumo Pontífice" por expresa influencia de los nazis, siendo luego conocido como Pío XII "El Papa de Hitler".

Como verá Su Santidad, no encuentro en donde fue que la Iglesia apoyó a los pobres, de manera que debo volver atrás, asumiendo como hecho histórico -cosa que no es así como ya expliqué al comienzo- que la Iglesia realmente hubiese sido fundada por el Jesús de los Evangelios, pero es que Jesús en los evangelios es otro legitimador de la pobreza y la esclavitud con sus características parábolas en las que el "amo" premia a los "siervos" que le obedecen o castiga a los que lo desobedecen, historias en las que en lugar de proponer una abolición de la esclavitud se legitima la explotación los ricos sobre los pobres, como en Lucas 12:4 que dice: "Así es que aquél esclavo que habiendo conocido la voluntad de su amo no obstante, ni puso en orden las cosas, ni se porto conforme quería su señor recibirá muchos azotes". Y solo puse un ejemplo de las incontables veces que no solo en el Evangelio sino en todo el Nuevo Testamento lo que se promueve es la legitimación de la esclavitud y la resignación ante esta, y eso que yo sepa está miles de años luz de defender a los pobres.

Porque ahí llegamos a lo que puede ser el meollo del asunto en términos conceptuales Su Santidad, y es que el catolicismo y el cristianismo en general lo que proponen en su ámbito mas positivo es la "caridad". ¿Eso es lo que usted cree que es una bandera de la izquierda? No Santidad! A diferencia de la Iglesia y el cristianismo, la Izquierda no propone "caridad", porque el concepto de "caridad" lo que implica es que existan ricos y pobres, y que los ricos le den sus migajas a los pobres. La Izquierda en cambio, lo que propone es una nueva sociedad en la que nadie sea pobre, cosa que es muy diferente. "Bienaventurados los pobres porque de ellos es el reino de los cielos" fue durante siglos la consigna con la que la Iglesia manipuló a los oprimidos, y mientras los pobres llegan al cielo un grupo de empresas trasnacionales entre las que se encuentra el Vaticano S.A. -empresa del Vaticano- conjuntamente con los gobiernos de las potencias colonialistas de siempre, hacen lo que les da la gana con los pueblos del mundo, sin importar la vida de millones que padecen la pobreza y la explotación.

Y en el párrafo anterior dije que ese era su aspecto mas positivo, porque en su aspecto central la Iglesia lo que ha promovido es el temor, con un dogma que tiene como fundamento el miedo al castigo en el "otro mundo", y de ese miedo se han valido durante siglos las clases dominantes para mantener en la pasividad a los pueblos oprimidos, se trata de la esclavitud del alma, ninguna forma de esclavitud puede ser mas vil que esta.

Nosotros, quienes militamos en la causa de la izquierda, trabajamos por construir una nueva sociedad en la que exista igualdad de condiciones para todas y todos, con calidad vida pero no para unos pocos ni tan poco "en el otro mundo" sino aquí mismo en el presente, en esta tierra, aquí y ahora.

Y le aclaro que no soy ateo, porque aquí no se trata de negar la espiritualidad. Pero creer que la divinidad es un rey esclavista sentado en un trono esperando para juzgar a millones de seres que él mismo creó, para enviarlos a un fuego eterno, creer eso en el contexto social de hace dos mil años era comprensible, pero creer eso hoy, después de todo lo que la humanidad ha descubierto desde entonces, es algo que ya se va cayendo por lo absurdo.

Su Santidad mucha gente le sigue y le venera, y le observa como algo positivo dentro de la Iglesia, algo parecido a Juan Pablo II a quien se nos vendió como un renovador de la Iglesia, pero personas como usted y como yo sabemos que Juan Pablo II no fue ningún renovador, porque su pontificado fue, en lo religioso ortodoxo y en lo político fue conservador. Juan Pablo II fue la respuesta de la Iglesia en un momento de descrédito porque en Europa había sido demasiado evidente el apoyo del Vaticano a los nazis y a los fascistas, además del evidente asesinato de Juan Pablo I por anunciar que destaparía la olla de corrupción en el Vaticano, así que para lavarse la cara el Vaticano seleccionó a alguien que venia de ser actor de teatro en su juventud lo cual le daba buen manejo de las multitudes. En ese sentido lo que si hizo Juan Pablo II fue redimensionar el alcance de la Iglesia, convirtiendo los encuentros religiosos en grandes eventos multitudinarios de extraordinario alcance mediático. Pero a la par de eso hizo cosas como bendecir el proyecto de guerra de las galaxias de la Casa Blanca, apoyar la primera guerra del golfo o promover el neoliberalismo como supuesta salida a la pobreza, además claro está, de su profundo desprecio por la izquierda y su gran complicidad con regímenes de derecha y ultraderecha. Se trata de una reciente estrategia de los grandes centros de poder mundial cuando el descredito es muy grande, como hizo la Casa Blanca "eligiendo" a Barack Obama, su primer presidente de "color" generandole a muchos la sensación de que cambiaría muchas cosas pero nada cambió. En ese sentido ahora la Curia Romana lo elige a usted como Sumo Potifice, lo que se trata de el "Primer Papa Latinoamericano"… ese que por ser Latinoamericano algunos imaginan que de verdad pudiera cambiar algo…pero hasta ahora yo no veo que usted haya cambiado nada ni pretenda hacerlo de manera real, no obstante, yo puedo estar en un error, pero eso lo demostrarán son los hechos, no las palabras, y si quiere comenzar con hechos tiene mucho por donde empezar: ahí están las invaluables obras de arte del Museo del Vaticano, que de paso no sabemos que hace el Vaticano con un Museo como ese porque hasta donde sabemos el Jesús de los Evangelios fue predicador no coleccionista de arte, y además ahí están también las fortunas que cada año la Iglesia invierte comprando acciones de grandes empresas y jugando en las principales bolsas de valores del mundo, cosa que también extraña porque Jesús tampoco fue corredor de bolsa. Venda todas esas obras de arte y venda todas las acciones que el Vaticano tiene en grandes corporaciones, y con esa incalculable fortuna muy posiblemente usted tendrá el capital para desarrollar politicas reales dirigidas a desparecer la pobreza extrema en este mundo, hágalo y yo seré el primero reconocérselo a usted y darle eterna gratitud a la Iglesia, pero mientras solo hable, todo lo que usted haga será solo eso: palabras hacia los pobres, mientras vive en un palacio rodeado de lujos sin hacer nada por cambiar la realidad de nadie.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1128 veces.



Hermes Escalona Acuña

Miembro del Periódico alternativo DIGALO AHI

 digaloahiprensa@gail.com

Visite el perfil de Hermes Escalona Acuña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hermes Escalona Acuña

Hermes Escalona Acuña

Más artículos de este autor