La mesa está servida

Rosa Luxemburgo, "La Rosa Roja", con apuntada certeza señaló: el sistema capitalista, es MÁS, MUCHO MÁS QUE "Cuchillo y tenedor". Algunos izquierdistas creen conocerlo. Suelen navegar en el reduccionismo, el inmediatismo y el empirismo; el asunto es simplemente trabajo y estómago. En verdad, el capitalismo es UN SISTEMA CON TODA LA COMPLEJIDAD QUE ESTO IMPLICA.

Nuestra política epiléptica, con frecuencia montada sobre lo coyuntural, esto es las circunstancias temporales, permite que el gobierno nos esté imponiendo la política. NO TENEMOS UNA HOJA DE RUTA REAL Y VÁLIDA MÁS ALLÁ DE LO ELECTORAL, donde lo personal suele privar, con políticas entre "CUADROS", PERO, POCA MUY POCA POLÍTICA CON LAS MASAS, y para remate, con frecuencia lo "real", disque es lo que ocurre en nuestra imaginación, ejemplo: la abundante abstención electoral, votará por nosotros. Es cuestión de tiempo, trampa o auto engaño.

Todo parece indicar, que el gobierno está saliendo de SUS dificultades y pudieran venir mejorías en lo económico para el país. Además, está recibiendo auxilios foráneos. Ya se habla de un NUEVO CONSENSO DE WASHINGTON (FMI, BM, RESERVA FEDERAL USA, CASA BLANCA. Privilegian la oferta), con "mayor participación" DE APOYO a los capitales por parte de los gobiernos nacionales. Esto, obviamente redundará en la imagen del gobierno de Maduro, cuyo proyecto está estrechamente en alianza con el capital. Está preparándose para las venideras elecciones presidenciales; tiene su HOJA DE RUTA y SU PLAN DE VUELO. Nuestra izquierda languidece en la fragmentación, casi somos difusos. La ultra derecha se canibalizan entre ellos. Obviamente los instrumentos políticos y económicos del gobierno son más estables. No son santos de mi devoción.

El PsuV, es la única organización política con carácter nacional verdaderamente existente. Tiene todos los recursos y adecuada experiencia; buscará manejar a su medida los hechos. La CAMPAÑA ELECTORAL PRESIDENCIAL SERÁ MUY SUIGENERIS; LA PUEDE GANAR CHÁVEZ DESDE El Cuartel de la Montaña. Recordemos el MITO español, cuando en el año 1190, Rodrigo Diaz de Vivar, después de ochenta años de muerto, montado sobre su caballo, gana una famosa batalla en favor de los cristianos: El Mio Cid (El Cid Campeador). El madurismo saturará totalmente al país de los recuerdos de Hugo Chávez: Chávez en la mañana, Chávez al medio día, Chávez en la tarde, Chávez en la noche y Chávez en la madrugada. Los factores culturales articuladores serán usados. Estarán resteados. A esto se suman nuestros errores, y los ultrajes de la ultra derecha al país. LA MESA ESTÁ SERVIDA.

El proyecto de Maduro es con el capital, y ya aprendió a mentir: PROMETERÁ LO QUE SEA. El gobierno, puede ganar las elecciones con un porcentaje alarmantemente bajo. Será nacional e internacionalmente señalado. Pasada las elecciones, continuará el proyecto político de Maduro con el capital. La crisis social pudiera agudizarse. Chávez volverá a ser un estorbo para el proyecto madurista: lo apartarán. Los venezolanos somos de memoria espumosa. Entonces, la verdad quedará al desnudo; volverán las ofertas para el mañana. Así funciona la demagogia burguesa. Y nosotros, ¿qué haremos en la izquierda? "Solo el tiempo da poder a la sutil fermentación"

La izquierda, acorralada por el gobierno y con nuestros errores, casi caminamos a tientas. Estamos prestos a asirnos a circunstancias coyunturales. Somos tantos los grupitos, que no sabemos cuántos somos. En el horizonte se atisban espacios electorales (asunto que le conviene a la democracia burguesa representativa; vuelven las ofertas demagógicas para bajar tensiones sociales) y muchos, acostumbrados a la vida burocrática, ya están advirtiendo: YO SOY EL CANDIDATO. Por fin: ¿están con el sistema o contra él? ¿Espejismos o errores políticos?

El progresismo y sus progresistas se me parecen a la física quántica. En momentos están en la izquierda, en otros en el centro y con frecuencia en la derecha. Sobre patines suelen moverse y fingir donde estén. Le sirven al capital para amainar los conflictos sociales y cuando les conviene, le ofertan esperanzas al pueblo. Son unos bárbaros. Más cínicos que Diógenes, quien, por cierto, fue auténtico y honesto. Dar imagen de democracia es el trabajo de los progresistas: NO SERLO, PERO PARECERLO.

A la destrucción del planeta por el capital, los progresistas cuando más, lo llaman "problemas ambientales". Las invasiones militares "excesos de gobiernos". Al desempleo, escasez de oportunidades. Al hambre, mala distribución de la riqueza. Llegan a afirmar, que se puede hacer justicia social sin tomar el poder. La vía electoral disque es el camino: AQUI ESTOY YO. Son seguidores de "La Ilustración". "Para el pueblo, pero sin el pueblo". Cómo así dijo el paisa. ¿Cómplices o autores enmascarados?

Estar en él sistema da esperanzas para algunos pocos. Los progresistas, los socialdemócratas y las izquierdas que van a SU COLA, no dicen que concilian, sino que se esfuerzan por mejoras para el pueblo. La realidad les dará en la cara. Mantener ideologizado al pueblo les es fundamental. Desideologizarlo es TAREA revolucionaria. La lógica de una revolución verdadera, es que ella esté en manos del pueblo.

El inmortal maestro Don Simón Rodríguez, hace tiempo nos advirtió: "inventamos o erramos". ¿Cuándo lucharemos para que el pueblo sea la verdadera vanguardia? Toda revolución tiene profundo contenido de clase. "SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO". Las necesidades estructurales del pueblo son dinamita revolucionaria. Si el pueblo filosofa, esto es, realiza praxis de clase, puede "cambiar su mundo". He aquí el terror del capital. "El fantasma" sigue caminando por el planeta.

Los progresistas como socialdemócratas, pasan apuros cuando van a justificarle a los trabajadores el "Uberismo" del neoliberalismo o las tecnologías en absoluta defensa del capital, y las falacias sobre las "relaciones amistosas" entre capital y trabajo; casi repiten que los dos son "socios". Me recuerda a las creencias religiosas de un orden humano "emanado" y deseoso de comunión con Dios. Riqueza y pobreza disque son designios divinos. Federico…¿no dijiste que él murió?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1292 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor