No dicen nada, como si la cosa no fuera con ellos, se quedan callados

El silencio de La Contraloría no tiene nombre

Miércoles, 03 de mayo de 2023.- Mi primer contacto como ciudadano de a pie con esa otrora poderosa institución del estado venezolano fue por allá, por la década de los 70s, del siglo pasado, estaba para ese entonces en los años iniciales de mis estudios de sociología, en La Católica, la Universidad Católica Andrés Bello, la UCAB, y mi amigo y luego compadre Rodolfo, a través de un compañero de estudios de cuando estuvo en La Salle, Pancho le llamaban, me consiguió una cita , una entrevista, para ver si lograba trabajar en una institución del Estado, muy glamorosa en ese momento, llamada la Corporación de Turismo de Venezuela, que funcionaba en la torre Capriles de la plaza Venezuela, donde actualmente están las oficinas del Seniat y en donde efectivamente conseguí mi primer trabajo formal, en ese entonces, estudiar y trabajar era algo que hacíamos algunos jóvenes de la época, si queríamos evolucionar y avanzar en esta vida de gracia.

Mi primer trabajo de paltó y corbata y en el mundo formal del quehacer diario, lo primero que me indicaron desde la Oficina de Personal, que así se llamaba, cuando ya estaba a bordo, fue que tenía que enviar una declaración jurada de bienes a La Contraloría, donde describías específicamente, con valores estimados, los bienes que estaban a tu nombre, lo que poseías al entrar a trabajar, declaración que no sé si permanece vigente en estos años convulsivos de corrupción desatada.

Al finalizar tus labores con el estado venezolano debías hacer otra declaración jurada a La Contraloría, de los bienes que poseías al salir de la administración pública, el objetivo era evidente y ambas declaraciones obligatorias.

Se sentía el peso y la presencia de la Contraloría General en la vida de los ciudadanos.

Y en mi caso personal, pues era solo un estudiante universitario, pero que estaba en la obligación ciudadana de cumplir con los trámites formales establecidos en ese momento, para poder cobrar lo que te correspondiese como emolumentos y finalmente lo que se llamaba al retirarte, la liquidación.

Y ustedes se preguntarán por qué todo este cuento, a que viene esa historia de controles previos y controles posteriores que La Contraloría General de la República está en la obligación legal de realizar y que aparentemente no lo están haciendo.

Eso es lo que los hechos indican que la Contraloría no está controlando y de ahí el gigantesco y vulgar robo a que hemos sido sometidos, de ahí el patético, orquestado y aparentemente tapareado movimiento y apropiación de extraordinarios volúmenes de dólares sustraídos a la Nación y el actual escándalo.

Ese tsunami de dólares que se han llevado, miles de millones, aun no cuantificados con certeza, sustraídos en sus narices, en las narices de la Contraloría y de las autoridades del país, sin que se dieran cuenta, cuesta creerlo y tenemos que como la gran respuesta están sumidos en un silencio de tumbas abandonadas.

No dicen nada, no explican bien y exhaustivamente el caso.

Dónde están los administradores, los contadores y los auditores de la Contraloría General de la República que no dicen nada, que les pasa, por qué permanecen mudos, afónicos, es que acaso no van a dar ninguna explicación, no van a decir por lo menos, estamos investigando, estamos elaborando un informe pormenorizado y una vez que lo tengamos se lo vamos a mostrar a todos los que aquí vivimos, a la opinión pública, hasta el momento despreciada y puesta de lado o es que no nos merecemos saber qué es lo que pasó, qué es lo que está pasando y que van a hacer al respecto.

Hablen o callen para siempre, como si nada hubiese pasado.

No dicen nada, como si la cosa no fuera con ellos, se quedan callados.

Y el ciudadano común, ustedes, nosotros, cada uno de nosotros, todos asombrados y estupefactos ante tamaña desfachatez.

Me sorprende y debo decirlo, me causa mucha impresión que el escándalo no haya llegado a mayores proporciones, a veces tengo la sensación que el pueblo está dormido, anestesiado, como soñoliento, que los niveles de conciencia están muy bajos o que la incredulidad y la falta de esperanza se ha apoderado de gran parte de la población.

Aunque aun mantengo la esperanza de que no es así, de que estoy equivocado en mi percepción y que una vida mejor y más sana es posible en nuestro país.

El Silencio de La Contraloría no tiene nombre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2138 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social