“Caiga quien caiga”, comenzó la campaña presidencial

No es difícil imaginar que en unos días se bautice oficialmente la Misión "Caiga quien caiga". Veremos al jefe anunciar los objetivos y alcances de dicha Misión, quienes la dirigirán y por supuesto que no faltarán los aplausos de los asistentes al acto televisado y difundido en cadena nacional en horario estelar.

Allí estarán las figuras más prominentes del Partido, quienes darán un rotundo espaldarazo, los máximos dirigentes y los representantes más conspicuos de la "Nueva Época" y no podrá faltar la representación popular quienes aplaudirán a mas no poder, elogiando la genialidad del jefe.

No escatimara señalamientos y amenazas contra los que usufructúan la cosa publica, dirá que él no entiende porque la gente se corrompe, que no se explica como sus camaradas, esos que fueron discípulos del mismo maestro terminan obrando mal. Dirá que muchas veces ha repetido que nadie debe apropiarse de lo publico para su provecho personal. Los presentes aplaudirán y asentirán y harán gestos de desaprobación, según el discurso del orador.

No dejara de insistir en que los opositores han robado mucho, que robaron en la cuarta y son tan pillos en la quinta, aun sin ser gobierno han robado también, incluso más que lo que se robaron los inescrupulosos, desviados, disfrazados que estuvieron en las filas del gobierno.

Por su puesto que dirá que clama por justicia contra el "ladrón mayor", lo nombrará varias veces e insistirá que no se cansara de desear que el apliquen todo el peso de la ley a ese señor que no tiene perdón de Dios. No se le ocurrirá, ni por equivocación, mencionar ninguno de los casos de corrupción que se contabilizan en los últimos 10 años. Eso si nombrará por si alguno lo ha olvidado, los casos de corrupción más famosos de los 20 años anteriores a los últimos 23 años. Mencionara el caso de un tal asiático que se hizo famoso entonces.

No destituirá a nadie, aunque hace 3 meses el y los de su entorno conocían de las desviaciones. No solicitara la renuncia masiva a todo su gabinete ministerial, ni el de los altos cargos del Ejecutivo, porque con alguien tiene que gobernar.

Finalizara su acto y, ya tras cámaras, en conversación telefónica con el sujeto de más alto rango de su gobierno que "voluntariamente" se separó del cargo para facilitar las investigaciones correspondientes, le dirá: No te dejes ver por varios días, cuando pase este vendaval te designare en importantes funciones, recuerda que no es nada personal amigo, asuntos de la campaña presidencial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1587 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: