El mayor traidor a Hugo Chávez

A uno nunca lo va a traicionar el enemigo, sino el amigo, el más cercano, al que se le tiene más confianza y de quien se espera mucho o todo, para el bien propio o el bien general. En cambio, del enemigo se espera todo lo malo y se está siempre alerta de ese enemigo.

Pues, a propósito de cumplirse diez años de la muerte del Comandante Hugo Chávez, viene al recuerdo que cuando ya sabiendo las graves circunstancias de su salud, previendo el bien del país, el Comandante Chávez nos pidió a los venezolanos, desde su corazón, que eligiéramos a Nicolás Maduro Moros, como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. No nos lo pidió por Diosdado Cabello, porque sabía muy bien quién es este señor, no lo pidió por nadie de su familia, tampoco. Lo pidió por alguien que para ese momento era un cero a la izquierda en ascendencia política nacional, sin mayor capital político o trayectoria, ni formación académica alguna o epopeya personal. Ese alguien por sí solo no ganaba ni la elección a una junta de condominio. Lo pidió por Nicolás Maduro porque éste supo ganarse su confianza y darle la sensación de probidad y lealtad, tanto a su legado, como al Pueblo. Además, más allá de cualquier consigna, ya Chávez no era Chávez, era una idiosincrasia presente y viva en un Pueblo. En fin, Nicolás Maduro supo engañar al Comandante Chávez y se cagó en el alma del Pueblo. Traicionó a Chávez y traiciona al Pueblo venezolano.

Es cierto que se vinieron tiempos difíciles, siempre con la corrupción de todos los que estaban desde el gobierno raspando la olla a cuenta de la muerte del Comandante Chávez. También es cierto el boicot y bloqueo internacional, amén de la Executive Order u Orden Ejecutiva, en la que declararon a Venezuela una amenaza inusual a la seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica, firmada por el endorracista genocida Barack Hussein Obama y redactada por la momia criminal de ese entonces, el vicepresidente Joe Biden.

Nicolás Maduro Moros, aunque con un poco más de 500 mil votos de diferencia sobre Henrique Capriles Radonsky, fue electo como presidente constitucional, gracias a la lealtad de la mayoría del Pueblo y no fuimos pocos los que votamos y confiamos en esa lealtad de Maduro por Chávez.

Nicolás Maduro comenzó muy mal para el chavismo y muy bien para las logias corruptas y la derecha más recalcitrante. Con mucha prepotencia y arrogancia hacia los más débiles, desarticuló a todo el movimiento chavista crítico de base. Públicamente, en pleno acto se comió y vómito a un humilde militante de base del PSUV, con el silencio cómplice de todos los presentes. Ese vulgar acto incívil de Nicolás Maduro fue un triste presagio. Al mismo tiempo, Nicolás Maduro le abrió las puertas de Miraflores a los enemigos históricos de la revolución bolivariana, socialista y chavista. Toda la mierda corrupta del dólar paralelo, de la banca privada, de Fedecámaras-Venancham entraron al festín de Nicolás Maduro. Los altos funcionarios y cuadros de confianza del Comandante Hugo Chávez fueron relevados, relegados, aislados y acusados de cuanta vaina pudieron y, a cual más, le sacaron sus trapos sucios que celosamente antes les guardaban, en tanto y en cuanto no le decoraban lealtad ciega a las tropelías y abusos, no sólo de Nicolás Maduro, sino de esa camarilla grotesca de corruptos y sinvergüenzas que secuestraron el poder político, la dirección y control del PSUV y de los partidos aliados, además del control de todos los poderes constituidos, en alianza con una supuesta oposición hecha a la medida de Nicolás Maduro Moros. Nicolás Maduro perdonó e indultó a todos los asesinos guarimberos del 2014 y del 2017. Pero, el presidente Nicolás Maduro ha sido muy guapo en mantener presos a chavistas, únicamente por ser críticos de su desastre gubernamental y de la corrupción.

Muerto el Comandante Hugo Chávez, han sido diez años de desgracias y de traición, que han padecido todos los venezolanos, sobre todo, la clase trabajadora, a la que ha exprimido y la ha arrojado a la miseria y muerte, violando el artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con la única excusa y el fetiche del "bloqueo", mientras en Venezuela surge una nueva clase política y social, burguesa de nuevo cuño, conformada por una camarilla de militares devenidos en empresarios y corruptos, sumados a lo más granado de la dirección del PSUV y los asociados que controlan todos los poderes públicos del Estado, los viejos empresarios ut supra aludidos y los nuevos socios que han invertido en la maquila y lavadora de dinero en Venezuela. Los demás, que se jodan.

En lugar de ser "todo el poder para los soviets", ahora es todo lo que puedan robar por ingresos petroleros, gas, hierro, aluminio, oro, diamantes, coltán, coque, tierras raras, litio, madera y tierras, para la nueva burguesía corrupta asociada con la nueva burguesía de Nicolás Maduro y sus cómplices.

A diez años de la muerte física del Comandante Chávez, ha quedado un arenque de socialismo bolivariano y chavista, sólo como consigna de un gobierno neoliberal capitalista y tránsfuga, que ha llegado y sigue adelantando acuerdos bajo mesa con el imperio estadounidense y con sus serviles asesinos corruptos históricos de la derecha oposicionista, con quienes Nicolás Maduro, ahora, mantiene amores en un feo amancebamiento de una economía dolarizada y desnacionalizada. En este contexto, el Comandante Hugo Chávez quedó confinado sólo para las fechas icónicas, para gritar consignas vacías e hipócritas en su nombre, mientras que físicamente los restos mortales quedaron literalmente encerrados y confinados en el Cuartel de la Montaña, tan cerca y tan lejos del Pueblo.

Viene al recuerdo, que cuando murió el Libertador Simón Bolívar, los traidores José Antonio Páez y Francisco de Paula Santander, cada uno por su lado y con sus camarillas de pillos, destrozaron su legado, lo desfiguraron a su antojo y despojaron de todo al pueblo, mientras se restauraba la misma y vieja oligarquía amancebada con los nuevos ricos. Esas no son vainas de la historia, ni el eterno retorno. Eso se puede revertir en cualquier instante. Que nadie se equivoque.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3521 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alexander Pino Araque

Luis Alexander Pino Araque

Más artículos de este autor