Kalaka y su primera navidad venezolana

Traíamos la costumbre de encontrarnos con los juguetes de navidad en la cama o en el arbolito, en la mañana del mismísimo 25 de diciembre. El niño, con dos años y cuatro meses (llegamos en julio de 1977), viendo tanto arbolito y la generalizada regaladera desde el 1° del mes, nos preguntaba que si en casa tendríamos de todo eso y cuándo. Él acostumbraba, en fines de semana y festivos, despertarnos a las seis de la mañana, jugando caballito sobre nuestros dormidos cuerpos… Pero ese 25, apenas encaramado, vio un colorido reflejo en la pared, así que se desmontó y salió por el pasillo, en busca del origen de tan lindo colorido. Lo escuchamos gritar ¡ay!, lo seguimos cámara en mano y ahí estaba el Kalaquita mirando el bello arbolito que le armó mamá Marlich con su sensibilidad y gusto de artista, y los regalos, donde destacaba envuelto en celofán transparente, el "Explorer" de Fisher Price, el juguete de moda para esa navidad. Estaba con las piernas separadas y algo fresadas, y los brazos como si quisiera agarrar todo eso, mientras su pijamita evidenciaba que se orinaba copiosamente..! Su mamá me pasó la cámara y fue a buscar un coleto para limpiar las inundadas baldosas.

 

Kalaka
Credito: El Tano Yea

Esa primera conciencia de una navidad para Pablo Diego va, claro, más allá de lo anecdótico en la vida del niño.

Habíamos llegado en julio y ya en diciembre alquilábamos un apartamentico frente al mar de Macuto y tuvimos, felizmente, para el arbolito, y el "Explorer", por supuesto, porque Venezuela ha tenido históricamente una buena vibra hacia los inmigrantes, muy por el contrario de cómo en otros países tratan hoy a los venezolanos de la diáspora, antichavistas o que llegan con un discursito antichavista, de derecha, para abrirse paso en sus nuevos destinos, donde generalmente son maltratados por sus correligionarios antichavistas, de derecha, de esos países donde han aterrizado, es decir, que quede claro, no son los bolivarianos de Colombia, Perú o Chile los que tratan mal a los venezolanos recién llegados…

Lo cual viene a colación, cuando recordamos la orinada navideña del sensible, simpático y tierno niño con que llegamos por aquí, valores que mantiene vigentes, porque mi niño sigue teniendo esas positivas y agradables características.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1619 veces.



El Tano Yea

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: