Cáscara Amarga 694

Bacinilla medio llena y medio vacía

Bacinilla medio llena y medio vacía. La bacinilla medio llena de miao y medio vacía de miao. Era una bacinilla desconchada blanca de peltre con florecitas lilas en derredor, que Rosa María tenía detrás de la puerta del hacinado cuarto en donde dormíamos todos, en el rancho de la calle Alegría en un lugar de San Carlos de Cojedes del sube y baja de lo párvulo infantil de la poesía. Y, ahí, con la bacinilla medio llena y medio vacía, formáraseme la idea de la borrosidad de lo caliginoso de lo difuso de lo grisáceo, de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos, la tesis tinaquera cojedeña, que ha de revolucionar el mundo. Y, de antuvión ha de decirse que la bacinilla medio llena de miao y medio vacía de miao, ha de ser la tesis innovadora inédita novedosa avanzada cojedeña TINACO de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos del ser y no ser de Maleo 2001. La bacinilla medio llena de miao y medio vacía de miao, es tanto como hablar de las gracias y las desgracias de las nalgas de don Francisco, asina hablar del borrén delantero y el borrén trasero de la silla de montar del caballo del Cid de don Quijote y del Libertador Simón Bolívar, que bien ganárase el cognomento de culo de plomo porque en el culo el Libertador tenía un pronunciado y abultado grande glande clítoris callo libertario, que le hiciera el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la histórica silla caballeresca de montar a Palomo por el lomo, y, ese mismo callo en el culo lo tenía don Quijote, lo tenía el Cid y también Jesucristo de tanto montar la silla pollina ceniza de María Magdalena. Agora ahora hogaño, don Quijote sentía la mano suave como las uvas de Dulcinea del Toboso en el callo callado cayo culo justiciero desfacedor de entuertos injusticias sinrazones del caballero de la triste figura y del te quiero. En tanto que al Libertador Simón Bolívar, pasábale la misma varilla que Jesucristo y don Quijote, cuando Manuelita machacadera cadera, dejaba escurridiza escurrir sus manos como de manzana sobre el callo callado cayo culo justiciero del Libertador del norte y del sur de la línea gris frontera del ecuador. Y, helo ahí, aquello del Libertador Simón Bolívar, que el doctor Alejandro Prospero Reverend no recogiera con precisa exactitud literaria también, y, que bien este cura ignaro raro cleuasmo asno rehace y rescribe, y, aun y aún, echa chispita el callo libertario por América Latina el amor de Paita: "¡Jesucristo, don Quijote y yo! ¡Los tres mas y más grandes majaderos históricos machacaderos del universo mundo espacio tiempo!" Agora ahora hogaño, el Libertador, ya había reducido el hexámetro de Quintiliano a díptico natura y persona, como si fuera su silla caballeresca de montar a Palomo por los lomo, y, en de por medio y de entre el borrén delantero y el borrén trasero, el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso, o sea, de entre natura y persona el infalible impulso irresistible inspirativo de 1828 a Sucre, que lo llevara a la grandeza y de mucho en Ayacucho. Y, como tiénese dicho y como deténtase mentado, el callo en el culo entre nalgas en el radiante ojo avizor de don Francisco, de Jesucristo, del Cid de don Quijote y del Libertador Simón Bolívar, es el contradictorio medio maleoiano profundo en la perogrullada primera vez de Perogrullo, del ser y no ser de Maleo 2001, es la contradictoria jurisprudencia romana profunda de lo humano y lo divino de lo justo y lo injusto de los Romanos, es la contradictoria teoría del campo unificado einsteiniano de entre la teoría especial de la relatividad y la teoría general de la relatividad de Albert Einstein, es la contradictoria fe hebrea abismal sanpabloiana del apóstol Pablo, es la contradictoria indeterminación védica profunda de los Vedas, es el contradictorio camino comino medio budaiano abisal de Buda, es lo tensivo armónico simultáneo contradictorio heraclitoiano del ser y no ser de Heráclito padre abanderado de las contradicciones, que inspirara a Hegel y a Marx al desarrollo de las Leyes de la dialéctica. El callo en el culo entre nalgas en el radiante ojo avizor de don Francisco, de Jesucristo, de don Quijote y del Libertador Simón Bolívar, es la contradictoria verdad socrática profunda de Sócrates, con que Sócrates se pegaba a los sofistas escuálidos entonces, es el contradictorio medio aristotélico profundo de Aristóteles, es el contradictorio medio maleoiano profundo de Maleo 2001, es la contradictoria ironía húmedo radical cervantina quijotesca del Quijote, es la sombría penumbra grisácea whitmaniana de Walt Whitman, es la cornucopia complementaria reflexiva antoniomachadoiana de Antonio Machado, es la complementariedad de entre materia radiación nielsbohriana de Niels Bohr, de entre partícula onda nielsbohriana de Niels Bohr, es la línea frontera límite límbica de entre la bacinilla medio llena de miao y medio vacía de miao.

Con digresión y sin digresión, la bacinilla medio llena y medio vacía, es continente que contiene tanto contenido de miao como no contiene, y, de entre el miao y el vacío, ha de estar la línea límite límbica fronteriza, tanto como si fuera la línea tangencial grisácea del cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001, asina asín ansí así el pecíolo rabillo grisáceo en el lienzo pictórico blanquinegro de la cúbica composición con hoja de Fernand Léger, tanto como si fuera la sombría penumbra whitmaniana del lienzo pictórico blanquinegro del yin yang del tao de Laozi y de Buda, símbolo de la borrosidad. La bacinilla medio llena y medio vacía, y, de entre, ha de estar la línea límite límbica fronteriza. La bacinilla medio llena y medio vacía, ha de tener la grafía grata gratificante en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso en la línea curva lemniscata de Bernoulli, en la línea curva parabólica cúbica de Picasso. Se ha de hacer saber y hacer notar que el lienzo pictórico blanquinegro del yin yang, del cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001, el pecíolo rabillo grisáceo en el lienzo pictórico blanquinegro de la cúbica composición con hoja de Fernand Léger, tanto como si fuera la sombría penumbra whitmaniana del lienzo pictórico blanquinegro del yin yang del tao de Laozi y de Buda, ahí, en ese trecho estrecho arrecho, como del dicho y el hecho, se levanta la simbología de la borrosidad, en que ha de estar bien levantada la bacinilla de Rosa María, medio llena de miao y medio vacía de miao.

Si la bacinilla de Rosa María, medio llena de miao y medio vacía de miao, ha de ser la tesis innovadora inédita novedosa avanzada cojedeña TINACO de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos del ser y no ser de Maleo 2001. Entonces sea dicho que la bacinilla de Rosa María, medio llena de miao y medio vacía de miao, ha de revolucionar el mundo. Ergo vergo sea dicho que la grafía gráfica grata gratificante gratis del cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001, es la de la bacinilla de Rosa María, medio llena de miao y medio vacía de miao.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 580 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: