Crítica ácida

Banqueros saboteadores privados y públicos temblad

Haber esperado oírle al Presidente Maduro Moros que se acabó la confianza en la presunta buena fe de quienes hacen lo que les da la gana en tiempo electoral, a pesar de las 713 medidas coercitivas internacionales de los pitiyankys en contra de nuestra paz, advirtiéndole al mismo tiempo a sus funcionarios que basta de mucha habladera y pocos resultados, es bálsamo para quienes desde hace mucho tiempo le hemos sugerido lo mismo al Jefe único del Estado venezolano. Hasta ahora nos preguntábamos sin intereses que no fueran los del socialismo anunciado por Hugo Chávez, ¿Cuándo va a decir algo fuerte y parecido a las verdades honradas e inolvidables de Ezequiel Zamora, estimado dignatario socialista, compatriota y presidente obrero?

Cada acto desde el día que Maduro Moros hizo la anhelada advertencia a oficialistas y opositores, significa para quienes le oímos con atención y pasión, no una manera de adulancia, sino estar en lo cierto sobre el papel de la Venezuela bolivariana, chavista, madurista, diosdadista y esencialmente socialista, yendo más allá de intereses personales de cada quien, los que son ineludibles entre seres humanos racionales, apartando la irracionalidad de los fanáticos, para seguir exigiendo del proceso de cambios revolucionarios venezolanos acción conjunta de hablar, reunirse, contactar a opositores y oficialistas, mostrar y demostrar que Venezuela es democracia por todos lados, superando la conversadera politiquera, típica de las campañas eleccionarias creadas en tiempos anteriores a 1999.

Estamos a tiempo para salir en forma de tanta falta de respeto a sí mismos, por quienes desde el campo pro gubernamental o desde la oposición, se valen de disposiciones que vienen de quienes ocupaban la dirección de los entes rectores de las campañas electorales, para beneficiarse mutuamente en cargos e influencia, cuando en el fondo era en realidad apañarse a los intereses corruptos de cada directiva. Baste recordar a uno de los Presidentes del CNE, quien al terminar cada sesión les decía a sus allegados, "bueno y ahora a celebrar lo que acordamos" acompañando sus palabras con sacar de una de las gavetas del escritorio una botella de whisky del más costoso, pagado por el estado venezolano, por usted y todos los votantes, para que disfrutaran sinvergüenzuras funcionarios inmorales.

Lo viví en la época de un director de Radio Nacional de Venezuela, a quien se le cayó la botella respectiva mientras entraba a la estación radial. Era política de estado en la época demócrata representativa a la que vamos camino a 24 años combatiéndola, pero con las malas mañas de quienes se las ingenian para que a cuenta de jefes, se aprovechen de las mieles del poder, sacando a relucir lo peor de sí mismos. Por algo Hugo Chávez prohibió brindis alcohólicos en los actos donde acudía a presidirlos, un ser que predicaba con el ejemplo y a quien decidieron matarlo por órdenes de los EE UU. Un inconquistable antiimperialista y bolivariano.

Mi mensaje sencillo a usted Presidente Maduro, primero de los hijos e hijas del movimiento bolivariano chavista, es que no nos abandone y cumpla con lo exigido a oficialistas y opositores, civiles y militares en unión a las brigadas comunales de seguridad policial. Venezuela está reflejada en la identificación de TVFANB "cañón comunicacional para la paz". Somos ejemplo universal, practicamos la verdadera democracia de empoderamiento al pueblo y de allí vienen los grandes cambios que nos caracterizan en el mundo entero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 711 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía