Cáscara Amarga 689

Lo contradictorio

Lo contradictorio. Lo contradictorio, ha existido siempre y desde siempre, y, desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes. En la literatura védica upanishad sánscrita de los Vedas, ya auscultábase lo contradictorio. La contradicción entre el ser y no ser, entre el algo y la nada, y, de entre lo contradictorio del ser y no ser, de entre el algo y la nada, ha de estar la contradictoria indeterminación védica profunda, en que muéstrase y demuéstrase que no fue ni el huevo primero ni la gallina la primera, y, que el yin yang, hubo de tener su lienzo pictórico blanquinegro en la gigantesca enciclopedia védica, y, fueran Buda y Laozi, que pintaran la grafía grata gratificante, y, hoy el yin yang es el símbolo de las contradicciones y de las borrosidades, y, asina, símbolo de la bandera de Corea del Sur, y, como símbolo de la leyenda enciclopédica lejana védica. A mas y a más, de entre el negro y el blanco ha de estar el gris, y, con mas y más precisión, es ahí, en la grisura en lo caliginoso en lo difuso, en lo borroso, es en donde ha de estar lo contradictorio, el contradictorio camino medio grisáceo budaiano profundo de Buda, y, a la par Sun Tzu, con la contradictoria maniobra suntzuiana profunda de entre la defensiva y la ofensiva, de entre lo débil y lo fuerte, de entre la estrategia y la torpeza, de Sun Tzu. Y, la contradictoria maniobra suntzuiana profunda del conócete a ti mismo antes que a tu enemigo, de Sun Tzu y no de Aristóteles, o sea, la contradictoria maniobra suntzuiana profunda, la contradictoria indeterminación védica profunda. Y, a más y a más, ya en la literatura védica upanishad sánscrita, ya se demostraba la paradoja de Zenón de Elea, en que de entre Aquiles y la tortuga, en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en la instantánea partícula partitiva viva, Aquiles tiende a ella y la tortuga trasciende de ella, en que jamás de los jamases, Aquiles alcanzaría a la tortuga, y, en todo caso y en todo evento, en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en la instantánea partícula partitiva viva, la velocidad de Aquiles y la posición de la tortuga han de ser la misma cosa mariposa y han de ser la misma vaina polaina. Y, esto muestra y demuestra que el principio de Heisenberg se amplía y se complementa, en que si mides la velocidad de una partícula y la posición de la onda han de ser la misma cosa mariposa y han de ser la misma vaina polaina. Y, Albert Einstein, no se equivocara, cuando dijera que había que ir a las catacumbas de la modernidad ilustrada originaria, y, desde ahí, extraer las nuevas conceptualidades sintéticas intelectuales esenciales especiales. Y la literatura védica upanishad sánscrita es una catacumba que a abrevar se pueda. Y, chupar endespués, a mas y a más, de la contradictoria indeterminación védica profunda, la contradictoria maniobra suntzuiana profunda, el contradictorio camino medio ecléctico sincrético budaiano profundo de Buda de entre el ser y no ser, de entre el algo y la nada, en que el padre y abanderado de las contradicciones orientales, junta a Sun Tzu, dijera, del, de él, Buda: "Vivimos en un mundo plagado de contradicciones." Desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes, lo contradictorio.

Con digresión y sin digresión, lo contradictorio, desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes, y, en que endenantes y ahora le tocara a Heráclito, quien usaba al río para la explicación de su filosofía, su pensamiento avanzado dialéctico de que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces. Y, aquí Einstein, y, sin embargo y no obstante no llegara a la teoría del campo unificado, que es la contradictoria indeterminación védica profunda de los Vedas, que es la contradictoria maniobra suntzuiana profunda de Sun Tzu, que es el contradictorio camino medio ecléctico sincrético budaiano profundo de Buda, y no obstante y sin embargo, Einstein, llegara a las orillas del turbulento río efesoita heraclitoiano, y, no cogieran tilapias a bragas enjutas, y, no se emparamara las nalgas ni se mojara el culo como se lo mojara don Francisco, y dijera Einstein, endenantes, que en la medida en que las leyes de la matemática se refieren a la realidad no son ciertas y en la medida en que son cierta no se refieren a la realidad, Einstein estaba nombrando al cleuasmo quiasmo rio heraclitoiano, y, la misma varilla le pasara a Weber Heisenberg con los enunciados y proposiciones, en que decía que no todos los enunciados científicos son verdaderos y no todos los enunciados científicos son falsos, la mayoría de los enunciados científicos son grises, de entre lo verdadero y lo falso, y, esto ha de conducir a la negación del principio de incertidumbre del mismísimo Heisenberg, en tanto en cuanto a la velocidad y la posición en que han de ser iguales como lo de Aquiles y la tortuga. Y, el hombre que nos convocaba a las catacumbas, matara al tigre y le tuviera miedo al cuero por culpa de Aristóteles, que le negara el tercio incluso por mas y más de tres mil años. Y, aquí lo de Heráclito el padre abanderado de las contradicciones de occidente, que dijera y hablara de las tensivas armónicas simultáneas contradicciones heraclitoianas profundas de Heráclito de entre el ser y no ser, de entre la vida y la muerte, de entre el tercio excluso y el tercio incluso, de entre el exceso y el defecto, de entre la guerra y la paz, de entre la luz y las tinieblas, de entre la consciencia y la inconsciencia , de entre lo concreto y lo abstracto, de entre la tesis y la antítesis, de entre el amor y el odio, de entre la rabia y la ternura, de entre el descender y el ascender, de ente la justo y lo injusto, de entre la justicia y la injusticia, de entre la responsabilidad y la irresponsabilidad, de entre la mortalidad y la inmortalidad, de entre el comienzo y fin, de entre la razón y la sinrazón, de entre todas las singularidades presentes, palabras pareadas paradójicas heraclitoianas de Heráclito, que margullen en el cleuasmo quiasmo río efesoíta, y, a según Heráclito, que un río no es dos veces un mismo río y es el mismo río las dos veces, helo ahí, lo tensivo armónico simultáneo contradictorio heraclitoiano de Heráclito. La tensiva unidad contradictoria. Lo contradictorio.

Con divagancia y sin divagancia, lo contradictorio, desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes. De entre lo contradictorio, en de por medio por la calle de en medio, la contradictoria indeterminación védica profunda. De entre lo contradictorio, el contradictorio camino ecléctico sincrético budaiano profundo de Buda. De entre lo contradictorio, la tensiva armonía simultánea contradictoria heraclitoiana profunda de Heráclito. Y, Pitágoras y Sócrates apoyáranse en Heráclito, en tanto en cuanto a la contradictoria verdad socrática profunda, la optimalidad ortogonal pitagórica de entre el teorema directo y el teorema indirecto en la slash diagonal de entre verdad y la falsedad. Igual pie en el efesoíta río pusiera Aristóteles con su Moral del exceso y el defecto, y, de entre, el contradictorio medio aristotélico profundo, que no con su Lógica exclusiva excluyente extrema que excluyera al tercio incluso por mas y más de tres mil años. El mismo planteamiento de lo contradictorio, lo hiciera Cervantes en el Quijote con lo contradictorio irónico húmedo radical quijotesco cervantino de entre lo defensivo y lo ofensivo, de entre la razón y la sinrazón, de entre la locura y la cordura, de entre la vida en un lugar de la Mancha y la muerte en un lugar de la Mancha del Quijote, en que las cosas no siempre son lo que parecen y en que las cosas no siempre son lo que son, esto es, la Ley del cambio dialéctico y de la acción recíproca de la Primera Ley y de la Segunda Ley de la Dialéctica de Hegel y Marx, quienes abrevaron en la aguas del río efesoíta de Heráclito, en lo tensivo armónico simultáneo contradictorio heraclitoiano profundo, y, Hegel y Marx, desarrollaron la Tercera Ley de la Dialéctica de la unidad y la lucha de contrarios y la Cuarta Ley de la Dialéctica del progreso sin saltos en difuminación continua espectral borrosa, de las palabras pareadas paradójicas heraclitoianas de Heráclito, lo cuantitativo y lo cualitativo. Y en de por medio de lo cuantitativo y lo cualitativo la contradictoria tensiva armonía correlativa complementaria equilibrada dinámica simultánea opositiva sintética heraclitoiana profunda de Heráclito, el contradictorio camino medio budaiano profundo de Buda, o sea, la contradictoria indeterminación védica profunda, y al mismo tiempo cabe hablar de don Francisco de Quevedo y su radiante ojo avizor de entre nalgas, de entre las gracias y las desgracias. Siempre de entre lo contradictorio.

Con divagancia y sin divagancia, lo contradictorio desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes. Y se nos vienen San Pablo, y, la contradictoria fe hebrea sanpabloiana profunda de la aceptación de la paradoja con toda su absurdidad, de entre la certidumbre y la incertidumbre, la esperanza y la desesperanza, de entre la convicción y la duda, de entre lo visible y de lo invisible, casos correlativos contenidos que contiene el continente quiasmo río heraclitoiano de Heráclito. Y, la coincidencia similaricadente repetitiva de Heisenberg con San Pablo, en tanto en cuanto a la certidumbre y la incertidumbre. Weber Heisenberg, con los enunciados y las proposiciones, en que no todos los enunciados científicos son verdaderos y no todos los enunciados científicos son falsos, la mayoría de los enunciados científicos son grises, de entre lo verdadero y lo falso, y, esto nos ha de conducir a la negación del principio de incertidumbre del mismísimo Heisenberg de entre la certidumbre y la incertidumbre de San Pablo, en que la certidumbre y la incertidumbre coinciden como si fueran el yin y el yang, como si estuviérase demostrando lo de Aquiles y la tortuga de la paradoja de Zenón de Elea, tanto como el huevo y la gallina. Agora ahora hogaño, de entre contrarios, de entre palabras pareadas paradójicas de Heráclito, son una misma cosa mariposa, son una misma vaina polaina, la contradictoria indeterminación védica profunda de los Vedas, la contradictoria maniobra suntzuiana profunda Sun Tzu, el contradictorio camino medio grisáceo budaiano profundo de Buda, las tensivas armónicas simultáneas contradicciones heraclitoianas profundas de Heráclito, la contradictoria verdad socrática profunda de Sócrates, la optimalidad ortogonal pitagórica en la slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica socrática del cuadrángulo rectángulo de Pitágoras y de Sócrates, el contradictorio medio aristotélico profundo de Aristóteles, lo contradictorio irónico húmedo radical quijotesco cervantino del Quijote, el radiante ojo avizor de don Francisco, la conceptualidad moderna límbica límite frontera de Newton y Leibniz, el impulso irresistible inspirativo del Libertador Simón Bolívar, la síntesis intelectual esencial especial de Hegel y Marx, la teoría complementaria bohriana de Niels Bohr, la cornucopia reflexiva complementaria antoniomachadoiana de Antonio Machado, la teoría del campo unificado einsteiniano de Albert Einstein, el centro universal unificado reflexivo teilhardiano de unicidad instantánea de Teilhard de Chardin, la sombría penumbra grisácea whitmaniana de Walt Whitman, el somos Edipo de Jorge Luis Borges, el presencial cada día y el hoy es siempre todavía de Antonio Machado y del apóstol Mateo, el golpe feroz cesarvallejoiano de las sustitución de los entes definidos por sus definiciones pascalianas de Cesar Vallejo y de Blas Pascal, la resolutiva optimalidad pretendida de Cirigliano y Villaverde, la vocal conjuntiva inclusiva copulativa "Y" luisalbertomachadoiana de Luis Alberto Machado sustitutiva de la vocal "O" disyuntiva exclusiva desacopulativa aristotélica shakespeareiana de Aristóteles y de Shakespeare, el contradictorio medio maleoiano profundo lo límbico límite fronterizo postmoderno de tendencia y d trascendencia, lo armónico equilibrado dinámico dialéctico difuso, de Maleo 2001, han de estar de entre contrarios, de entre palabras pareadas paradójicas de Heráclito, desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes, o sea, de entre lo contradictorio.

Si lo contradictorio desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes ha de ser contenido que contiene el continente límite límbico fronterizo postmoderno de tendencia y trascendencia, el contradictorio medio maleoiano profundo de entre lo contradictorio. Entonces sea dicho que lo contradictorio está formado por las palabras pareadas paradójicas de Heráclito. Ergo vergo sea dicho que la contradictoria indeterminación védica profunda de los Vedas, la contradictoria maniobra suntzuiana profunda Sun Tzu, el contradictorio camino medio grisáceo budaiano profundo de Buda, las tensivas armónicas simultáneas contradicciones heraclitoianas profundas de Heráclito, la contradictoria verdad socrática profunda de Sócrates, la optimalidad ortogonal pitagórica la slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica socrática del cuadrángulo rectángulo de Pitágoras y de Sócrates, el contradictorio medio aristotélico profundo de Aristóteles, lo contradictorio irónico húmedo radical quijotesco cervantino del Quijote, el radiante ojo avizor de don Francisco, la conceptualidad moderna límbica límite frontera de Newton y Leibniz de tendencia y de no trascendencia, el impulso irresistible inspirativo del Libertador Simón Bolívar, la síntesis intelectual esencial especial de Hegel y Marx, la teoría complementaria bohriana de Niels Bohr, la cornucopia reflexiva complementaria antoniomachadoiana de Antonio Machado, la teoría del campo unificado einsteiniano de Albert Einstein, el centro universal unificado reflexivo teilhardiano de Teilhard de Chardin, la sombría penumbra grisácea whitmaniana de Walt Whitman, el somos Edipo de Jorge Luis Borges, el presencial cada día y el hoy es siempre todavía de Antonio Machado y del apóstol Mateo, el golpe feroz cesarvallejoiano de las sustitución de los entes definidos por sus definiciones pascalianas de Cesar Vallejo y de Blas Pascal, la resolutiva optimalidad pretendida de Cirigliano y Villaverde, la vocal conjuntiva inclusiva copulativa "Y" luisalbertomachadoiana de Luis Alberto Machado sustitutiva de la vocal "O" disyuntiva exclusiva desacopulativa aristotélica shakespeareiana de Aristóteles y de Shakespeare, el contradictorio medio maleoiano profundo en la perogrullada primera vez de Perogrullo, lo límbico límite fronterizo postmoderno de tendencia y de trascendencia, lo armónico equilibrado dinámico dialéctico difuso en la perogrullada primera vez de Perogrullo, de Maleo 2001, han de estar de entre contrarios, de entre palabras pareadas paradójicas de Heráclito, desde la noche de los tiempos testimoniales presentes advertientes, o sea, de entre lo contradictorio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 520 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: