En Absoluto

Una sola frontera, una sola bandera

Al comenzar estas líneas, recordé aquella salsa de Tabaco Quintana en la que una niña enferma tuvo una revelación, le pedía a Dios unir al negro y al blanco en un sola frontera y en una sola bandera, pertinente porque hasta hace unos meses, los pueblos de Venezuela y Brasil se volvieron a dar la mano a través de la frontera entre Roraima y Bolivar, entre Pacaraima y Gran Sabana, ambas autoridades, liderizadas por Ángel Marcano, se entendían por encima del egoísmo de Bolsonaro, ambos pueblos gritaban de alegría al ver restablecidas las relaciones bilaterales, comerciales y de hermanos.

En definitiva, goza, quien ha sufrido las penurias de las acciones de otro. Venezuela y Brasil en una sola frontera y en una sola bandera, aunque con colores diferentes.

Como olvidar los tiempos de las guarimbas, una oposición venezolana apoyada por elementos externos que construyeron muros entre pueblos hermanos. Como olvidar aquel concierto adeco, por lo de blanco, en el puente Simón Bolivar que une a Cucuta con San Cristóbal, todo tipo de improperios se vociferaban contra la revolución y contra el gobierno legítimo de Venezuela, quisiéramos pasar la página, pero es que la sinverguenzura de algunos pillos, adláteres e inmorales, trae tristes recuerdos, sin embargo, insistimos en una sola frontera y en una sola bandera. La bandera de la paz y hermandad.

En Santa Elena de Uairen, montaron un show, la oposición alardeo y hubo consecuencias, hoy quienes perpetraron esa acción contra la tranquilidad de nuestra frontera, pasaron al basurero de la historia. Nosotros insistimos en una sola frontera.

Hoy la revolución de Hugo Chávez, vive un momento estelar bajo el liderazgo de Nicolás Maduro, hubo participación democrática, hay movilización política con conciencia y organización, está la esperanza de nuestro pueblo en que el gobierno va rumbo a solucionar los problemas de servicios públicos o básicos, en el territorio, tenemos mayoría, aunque los incrédulos hablan de escuálidos infiltrados, yo creo que el peligro, es con los saltimbanquis y los tirapiedras de oficio, sin embargo, es el momento y el lado correcto de la historia. La licuadora, esta prendida.

Calderón Berti, debe estar contento, porque fue el primero en desenmascarar el pillaje opositor en Colombia. Ya hoy tenemos monómeros, hay conversaciones de paz y Nicolás es interlocutor y seguimos transitando el camino de Hugo Chávez. Una sola frontera.

Lo ocurrido en la frontera entre Colombia y Venezuela, entre Cucuta y San Cristóbal, es una demostración de hermandad, de solidaridad de gobiernos con los pueblos, es reencuentro, es pasar la página, es unidad y autodeterminación de pueblos hermanos, es el magdalena y el Orinoco, es el vallenato y la música llanera, es la cachapa y el pan de bono, es la hallaca y el tamal de arroz, es el sueño de Bolivar con la Gran Colombia y así debemos transitar en unidad perfecta entre pueblos progresistas. Una sola frontera.

A LO INTERNO: Los victimarios, son los mismos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 444 veces.



Horacio Alarcón Basabe

Dirigente del PSUV

 alarconbasabe@gmail.com

Visite el perfil de Horacio Alarcón Basabe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Horacio Alarcón Basabe

Horacio Alarcón Basabe

Más artículos de este autor