Vayan a casa de los blancos y...

La descolonización es un imperativo para cualquier nación que crea en la soberanía y la autodeterminación de los Pueblos, negadas por la civilización occidental y el sistema capitalista, mundializados hoy por el imperio estadounidense y sus satélites europeos. Imperativo que insta a reconocer y enfrentar las múltiples jerarquías de dominación practicadas por los poderes imperiales dominantes desde el arribo de Colón a nuestro continente.

Con todo respeto a los creyentes, tomaré como ejemplo de de penetración de la cosmovisión del enemigo en nuestra vida cotidiana, la difusión en páginas web y redes, del mandato dado por la virgen a Coromoto, cacique de la tribu de los cospes y su esposa, en septiembre de 1651: "Vayan a casa de los blancos y pídanles que les eche el agua en la cabeza y así poder ir al cielo".

Mandato que -según lo establecen distintas crónicas rocambolescas, incluida la de la Basílica Menor Santuario Nacional dedicado a la virgen- no fue acatado por el rebelde y fugitivo Coromoto quien luego de dos apariciones marianas más y un intento de asesinato, optó por convertirse y propiciar la conversión de toda la tribu.

Veamos entonces, sintéticamente por razones de espacio, algunas de las prácticas "civilizatorias" de dominación, contenidas en el mandato y las crónicas, estructuradas para justificar despojos de creencias y tierras.

-Racial. Los blancos, raza superior, le ofrecen la oportunidad a los indios salvajes de compartir sus valores.

-Religiosa: Las creencias y deidades de los indígenas no cuentan, solo la fe cristiana ofrece la posibilidad de ir al cielo.

-Patriarcal: la virgen aparece ante Coromoto y "su" mujer.

-Epistémica. La verdad basada en la dualidad: bien y mal. La virgen, el bien, triunfa. El "indiecito" Coromoto, el mal, fracasa.

-Jurídica: La virgen amenaza y acosa impunemente, mientras que Coromoto es castigado por intentar liberarse del dominio español. Picado de culebra (ser maléfico para la cristiandad), se rinde, se deja catequizar y fallece.

Después de un largo ir y venir burocrático/eclesiástico de la imagen/reliquia entregada por la virgen a Coromoto y su familia, en el año 1942, la Dama de Guanare, transformada en Nuestra Señora de Coromoto, es proclamada Patrona Oficial de Venezuela

Proclamación del Episcopado, para mi nada casual, que institucionaliza la supremacía de la raza blanca, de la cristiandad, y de la civilización occidental ante generaciones y generaciones de venezolanos y visitantes de la Basílica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1829 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor