Acerca del 16º Congreso del PCV (IV)

Falseamiento de datos de lo poco que va quedando

Más de uno –y de una– de quienes parasitan en el piso 2 del histórico edificio Cantaclaro (sede nacional del PCV), así como sus cómplices de algunas regiones, han reaccionado con virulencia ante la piquiña y el sarpullido que les provocan las verdades, como las develadas en el artículo anterior.

Claro está, duélale a quien le duela, constituye un ejercicio de honestidad revolucionaria continuar brindando elementos para un genuino proceso de reflexión, debate y reconstrucción.

DATOS INFLADOS

Ya es bastante malo mentir descaradamente, sobre todo a quien se le debe absoluta sinceridad, pero raya en lo ridículo cuando, además, los mentirosos llegan a creerse sus propias invenciones.

Crear, para propios y extraños, una imagen abultada de sí mismo, entra en dicha categoría.

Muy posiblemente esa sea una de las razones de los tremendos descalabros electorales en la tarjeta del Gallo Rojo desde 2015, y especialmente en 2020 (parlamentarias) y 2021 (regionales).

Los cabecillas del Buró Político (BP) tienen una patológica trayectoria de más de una década adulterando la realidad, para hacerla coincidir con sus alucinaciones y difundir una narrativa que se apegue a sus elucubraciones.

Un caso sintomático es el del falseamiento de la información acerca de la cantidad de delegados asistentes a los máximos organismos de dirección (Congreso y Conferencia Nacional).

Después de la gran proyección de organización y movilización que significó tener a 847 delegados en el 13º Congreso (2007), Oscar Ramón Figuera planteó, en eventos posteriores, que no podía darse una «imagen de debilidad», y –con la argumentada objeción que cada vez hicimos unos cuantos en el BP– propuso que se inflaran los datos de los delegados asistentes:

En el 14º Congreso (2011) en 257,1%.

En la 13ª Conferencia (2014) en 30,4%.

En el 15º Congreso (2017) en 82,6%.

Para cada uno de esos eventos, la versión oficial que se dijo públicamente fue que habían sido «más de 500 delegados»[1], «más de 200 delegados»[2] y «387 Delegados/as Efectivos/as»[3], respectivamente.

Queda claro que aquello de «La verdad es siempre revolucionaria», para Oscar Ramón y sus acólitos es puro marketing, lo cual previsiblemente patentizarán con los datos del 16º Congreso.

CADA VEZ MENOS

En los «Reglamentos de Participación» de los Congresos se establece el grado de representatividad que tendrán los delegados, es decir, a cuántos militantes representarán.

Ese dato, visto en el tiempo, demuestra si una organización está creciendo en cantidad de militantes o no.

Por ejemplo, cuando asistí al 18º Congreso del Partido Comunista Portugués (PCP), en 2008, la proporcionalidad se pautó en un (1) delegado por cada 50 militantes, asistiendo finalmente 1.223 delegados[4], lo cual permitía estimar su militancia en más de 61.000 camaradas.

En el reciente 21º Congreso del PCP (2020), por las restricciones de la pandemia, fueron 618 delegados, pero la proporcionalidad fue de un (1) delegado por cada 120 militantes[5], pudiendo estimarse en más de 74.000 su militancia, por ende, un crecimiento de más de 13.000 miembros en doce años.

Y no sólo es el partido comunista de un país que tiene 1/3 de la población total de Venezuela, sino que cotidianamente demuestra su fuerza en elecciones, en grandes movilizaciones propias, y en su importante influencia sindical y juvenil.

Por el contrario, en el caso del PCV, en los últimos once años esa proporcionalidad se ha ido reduciendo consecutivamente, como puede evidenciarse en los respectivos «Reglamentos de Participación» de los tres Congresos más recientes (el 14º, de 2011; el 15º, de 2017; y el 16º, de 2022):

«Las Células, con siete (07) hasta quince (15) militantes elegirán de su seno un (01) delegado […] al 14º Congreso; con dieciséis (16) hasta treinta (30) militantes elegirán un segundo delegado […]»

«Las Células con siete (07) hasta doce (12) militantes elegirán de su seno un (01) Delegado Efectivo […] al XV Congreso; y, con trece (13) o más militantes elegirán un segundo Delegado Efectivo […]»

«Las Células con siete (07) militantes elegirán de su seno un (01) Delegado Efectivo […] al XVI Congreso; y, con nueve (09) o más militantes elegirán un (01) Delegado […] adicional […]»

Como puede apreciarse, pasamos de un (1) delegado por cada 15 militantes (máximo), a uno por cada 12 militantes, y ahora a uno por cada ocho.

Esto corrobora, aún más, la lamentable e indiscutible sangría de militantes que ya describimos en el segundo artículo de esta serie.

LUCES ANTE LA INDIGNIDAD

Es tan grande y profundo el daño que esa camarilla le ha hecho al PCV y a la causa del comunismo, que es un crimen difícil de calcular e imposible de condonar.

Por eso era de esperarse que no organizarían ningún homenaje en el Centenario de Jerónimo Carrera –no ya dedicarle el 16º Congreso–, y que incluso sólo le ofrecerían un tuit estandarizado, a las cuatro de la tarde del pasado 14 de agosto.

Quienes hoy somos vilipendiados, enaltecemos su honestidad, entrega, desprendimiento y preclaridad; y me permito recomendar la lectura de un artículo publicado hace casi dos años y medio, que da luces del por qué ellos aún lo desprecian.

* * *


[1] Tribuna Popular, Nº 193 (Nº 2.883*), 19 de agosto al 15 de septiembre de 2011.

[2] Tribuna Popular, Nº 241 (Nº 2.931*), 14 de agosto al 3 de septiembre de 2014.

[3] Tribuna Popular, Nº 2.980, 6 al 26 de julio de 2017.

[4] 18º Congreso del PCP, «Relatório da Comissão de Verificação de Mandatos», 30 de noviembre de 2008.

[5] 21º Congreso del PCP, «Relatório da Comissão de Verificação de Mandatos», 28 de noviembre de 2020.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Carlos Aquino G.

Dirigente del Partido Comunista de Venezuela PCV. Analista político. Periodista de investigación.

 caquino1959@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Aquino G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: