En medio de una Guerra Patria

No será posible sobrevivir a la crisis que vivimos sin entenderla como una guerra Patria contra un ejército extranjero de ocupación. Reconocer que no vivimos una época normal, en la que se lucha por mejores condiciones de vida, aumento de reivindicaciones, protección de las conquistas. ¡No! Nada de eso se conseguirá sin derrotar al ejército de ocupación.

Es cierto que esta ocupación no es convencional, no llegó con portaaviones, no vino un ejército con otra bandera. Se trató de una invasión de nueva generación, en la que el enemigo se mimetiza, es de difícil detección, evade así la confrontación, confunde a la resistencia. El ejército extranjero de ocupación sólo se puede evidenciar por la consecuencia de sus actos. Así se comprende lo tardado en darle respuesta a la invasión: mientras los milicianos esperaban en las playas el desembarco del enemigo, éste se encontraba ya en las entrañas de la Patria, infectando el organismo social, capturando todo, destruyéndolo todo.

El ejército de ocupación desmantela el país en favor de sus mandos imperiales, la campaña de ocupación es una obra maestra de ingeniería militar, diseñada por los altos mandos imperiales: primero fueron contra el Comandante en Jefe, luego minaron la reputación de los colaboradores más cercanos a Chávez, buscaban dejar la resistencia sin comando; después, fueron contra la base económica de la nación, contra PDVSA. Simultáneamente, minaron la moral de combate de la población, con el objetivo de ponerla en desbandada. Esos puntos del plan lo han conseguido, con el asesinato de Chávez, la persecución de sus colaboradores, la destrucción de pdvsa y la pérdida de moral de combate de la población que alimenta el éxodo.

Se alegran los altos mandos imperiales, todo les va saliendo muy bien, la economía del país ocupado les pertenece, hasta tienen zonas anexadas, que llaman zonas especiales, consiguieron ocupar vasto territorio nacional sin disparar un tiro. No hay resistencia, ni siquiera el país se ha dado cuenta de la invasión, todos andan distraídos en pendejadas, peleando con espectros. Los invasores piensan que el objetivo fue logrado, ya Venezuela les pertenece…

Se olvidan que, como dijo el Comandante Chávez ¡Bastantes cojones hay aquí! ¡Bastante inteligencia hay aquí, para enfrentarlos! Ya empieza el país a moverse hacia trincheras de resistencia, ya las protestas comienzan a tomar conciencia del objetivo. Las fuerzas de la resistencia comienzan a prepararse, a salir del adormecimiento producto de un duelo paralizante. En el PSUV de Chávez aparecen manifestaciones del descontento, intenciones de retomar su posición de combate contra la invasión. Ya se toma conciencia de la nueva situación, se trata de una Guerra Patria, no de una simple lucha reivindicativa.

El paso más importante se está concretando: reconocer al madurismo como una fuerza extranjera de ocupación. Lo que viene es la reacción del espíritu libertario y guerrero heredado del Libertador, del Negro Primero, de Fabricio, de Américo, de Douglas, de Baltazar Ojeda Negretti, de Miguel Noguera, del Loco Fabricio, de los Humocaros, del Llano, de Iracara. ¡Heredado de Chávez! esa es la fuerza que la infamia no ha podido derrotar, y esa es la fuerza que "desde el fondo de una cueva los derrotará".

Lo que pase en los próximos tiempos decidirá el futuro de la Patria, se verá si sus hijos podrán, tendrán, la inteligencia y la valentía para defenderla, o si, como fácil presa, la Patria será disuelta.

¡CHÁVEZ, GUERRA PATRIA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 935 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: