Me he desenamorado totalmente de Venezuela

Después de casi 50 años, me he desenamorado totalmente de Venezuela, aunque sigo soñando con ella, como cuando uno se enamora de una muy bella persona y después de un tiempo se da cuenta que la persona no era lo que uno pensaba, cuando uno se da cuneta que uno fue engañado, pero no porque esa persona habría querido engañarlo a uno intencionalmente en primer lugar, no, sino porque la persona finalmente no tuvo ni el valor ni los principios de vida suficientemente sólidos para no transformarse en un terrible monstruo.

Creo que todos quienes vivimos aquí en Venezuela sabemos que la delincuencia, pero en particular, los atracos a mando armada, siempre han formado parte de la vida venezolana, ¿verdad?, sin embargo, contrario a lo que ocurre hoy, esos atracos generalmente ocurrían en las noches, en lugares propicios para los atracos, y normalmente en contra de personas que tendrían un dinerito "extra" para compartir con los vagos parásitos de atracadores, como por ejemplo una persona saliendo de un casino, o alguien saliendo de una taberna donde apuestan los caballos, o alguien que habría ganado la lotería, y cosas así.

¿Verdad?

O sea, normalmente, en el pasado, uno podía fácilmente evitar ser atracado a mano armada al mantenerse lejos de los lugares y las circunstancias que atraerían a los atracadores.

¿Verdad?

Bueno …

Aquí les presento una lista de todas las veces que recuerdo haber sido atracado a mano armada aquí en Venezuela sobre un periodo de casi 50 años.

Fui atracado a mano armada:

- una vez entre Maiquetía y Caracas (por la guardia nacional del Estado) (1976)
- dos veces en Santa Cruz del Este (por delincuentes) (1976)
- una vez entre Guarenas y Guatire (por la guardia nacional del Estado) (1976)
- una vez en los Valles del Tuy (por la guardia nacional del Estado) (1977)
- tres veces en el Nuevo Circo (por la guardia nacional del Estado) (1976-78)
- una vez en Chacao (por delincuentes) (1978)
- una vez en El Guapo (por policías del Estado) (1978)
- una vez en La Vela de Coro (por delincuentes) (2001)
- una vez en Chacao (por policías del Estado) (2007)
- una vez entre Barinas y Socopó (por la guardia nacional del Estado) (2008)
- tres veces en la ciudad de Mérida (por delincuentes) (2009)
- una vez en El Vallado en la frontera (por la guardia nacional del Estado) (2013)
- dos veces en un pueblito fronterizo (por delincuentes y paracos) (2013 y 2014)
- una vez en un pueblito fronterizo (por policías del Estado) (2015)
- una vez en Guiria (por delincuentes, paracos, y policías del Estado) (2015)
- una vez saliendo del aeropuerto de Maiquetía (por policías del Estado) (2017)
- y ahora una vez aquí en el estado de La Guaira (por un delincuente) (2022).

Lo interesante de esta lista, creo yo, aparte del hecho de que más de la mitad de esos atracos fueron cometidos por funcionarios de seguridad del Estado, es que cubren un periodo de casi 50 años.

Pero, aun más interesante, creo yo, es el hecho de que esta lista contiene un detalle muy particular, y ese detalle es que a partir del 2013, esos atracos a mano armada han ocurrido contra un DISCAPACITADO PARALÍTICO (yo) en silla de ruedas y en muletas, esto debido a una serie de seis ACVs (2013-2014), y desde entonces, contra un VIEJO DISCAPACITADO (yo) quien todavía está en una condición grave de salud, o sea, ahora los delincuentes, en comparación con antes, parecieran preferir escoger como víctimas a las presas más fáciles, ¡cobardes!, o sea, prefieren atracar, a mano armada, a los discapacitados, a los viejos, a las mujeres, a los niños (ver más abajo), etc., o sea, los delincuentes hoy aquí en Venezuela, bajo el "tutelaje" del actual jefe de Estado venezolano (ver por qué digo "tutelaje" más abajo), se están poniendo cada día, más y más cobardes, y por ende, más peligrosos porque una pistola en manos de un cobarde es una de las cosas más peligrosos que pueda existir.

Bueno …

Como habrán notado en la lista arriba, fui atracado otra vez a mano armada hace poco aquí en La Guaira donde vivo, a solo 300 metros de mi taller, a las 8:30 PM, por un joven armado en moto, pero me escapé justo a tiempo.

¡Cobarde!

(Él, no yo.)

Tres días antes, dos abuelitas, muy pobres, conocidas en este sector, salieron a comer un perro caliente (un lujo para nosotros los pobres) con sus dos pequeñas nietas, temprano, como a las 9:00 PM, a unos 500 metros de mi taller, y fueron atracados por dos jóvenes armados en moto.

¡Cobardes!

Saben, en casi 50 años viviendo de manera intermitente y permanente aquí en Venezuela, yo jamás había visto este tipo de comportamiento donde los jóvenes delincuentes armados, hoy además siempre listos para matar a sus víctimas indefensas por cualquier cosita, en vez de atracar a mano armada a quienes tendrían dinero, atracan ahora a los pobres, a las mujeres, a los discapacitados, etc., o sea, atracan a mano armada a los más débiles de nuestra sociedad.

¡Cobardes!

Jamás había visto eso antes, ni aquí en Venezuela, ni en ninguno de los 34 países que he conocido.

¡Jamás!

Es una aberración muy grave del comportamiento humano, aprendido de alguien (ver más abajo), digo yo, porque eso no era así antes.

Antes, eso de atracar a las presas fáciles, no se hacía, pero ahora sí, pareciera ser una nueva moda que solo empezó a existir (de manera tan descarada) desde que el actual jefe de Estado venezolano ha estado en el poder (2013).

Pero …

La cosa va mucho más allá de eso …

Tanto así que aun mis propios vecinos han copiado a esos delincuentes --- quienes creo copiaron a alguien más (ver el final de este artículo) --- y ahora hacen lo mismo, aprovechan y abusan descaradamente de los más débiles del vecindario.

Sí señor, esa es la nueva moda.

Me explico.

En el pueblito fronterizo donde yo viví fijo hasta el 2015, antes del 2014, jamás ningún vecino me robó nada, es más, yo dormía con el portón de mi taller abierto toda la noche, pero a partir del 2014, tuve que empezar a dormir con el portón cerrado. Eso fue cuando al mismo tiempo quedé paralizado y vulnerable, y todo el pueblito lo sabía, allí en ese pueblito donde entre los años 2000 y 2014, jamás nada malo me había pasado.

Pero eso cambió totalmente a partir del momento en que Chávez murió (fue asesinado en mi estimación).

Cuando los nuevos jóvenes policías y delincuentes de ese pueblito que antes era tan sano, supieron que yo ahora era una presa fácil, bueno, copiando al actual jefe de Estado venezolano (ver por qué digo eso más abajo), empezaron a atracarme, pero no solamente eso, sino que mis propios vecinos, sabiendo que yo no podía defenderme, empezaron a robarme, tanto así que un día me cansé y puse una listas de todos los vecinos que me robaron, cuánto me robaron, cuándo me robaron, y qué me robaron, en mi portón.

Tuve que hacerlo, porque el abuso era demasiado.

Mis vecinos me robaron (mientras yo estaba paralizado en cama):

- dinero que les presté,
- gasolina,
- dos alicates,
- un esmeril,
- un compresor,
- varios bombillos, y
- dos lavadoras (alquilábamos lavadoras).

Después, en el 2015, cuando después de haber aprendido a caminar un poco otra vez, pero que todavía andaba en muletas, cuando me mudé desde ese pueblito fronterizo (que antes era muy sano) al otro lado del país porque un vecino quien era también un asesino amenazó de matarme y yo no podía defenderme, cuando me fui a mi nueva casita en un sector muy pobre al otro extremo del país, a una casita de solo dos piezas y un baño, fui desvalijado por completo dos veces por mis vecinos allá mientras yo me encontraba fuera de la casa, dos veces en seis meses, y finalmente fui muy violentamente secuestrado, torturado, y casi matado a machetazos por delincuentes asociados a la policía local y a mis propios vecinos.

Sí señor, mis propios vecinos.

Esa es la Venezuela de hoy.

La nueva moda.

Además, finalmente me robaron la casa por completo … y tuve que escaparme. Perdí todo. Ni la policía podía ayudarme ya que ellos mismos estaban involucrados.

Sí señor, la misma policía del Estado abusando de un discapacitado.

Sí señor.

Bueno …

Después me devolví a la frontera, siempre en muletas, y en el 2017 me mudé permanentemente a la costa, al estado de La Guaira, donde empecé a poder caminar sin muletas otra vez, después de unos 4 años de rehabilitación, pero, como si esos golpes no fueron suficientes, después empecé a enfermarme muy gravemente de mi enfermedad, y todos los vecinos aquí en La Guaira se enteraron.

¿Y qué hicieron?

¿Creen ustedes que me ayudaron?

De hecho, sí, dos vecinas me ayudaron, pero el resto, no, nada, absolutamente nada, además, me empezaron a robar todo lo que podían robarme, mientras yo, como el pendejo que soy, porque soy buena gente, les seguía prestando dinero y herramientas, y sigo haciéndolo, incluso compartiendo comida con ellos cuando no tienen.

¡Pendejo yo!

Sin embargo, prefiero morir pendejo, pero noble, que de morir "vivo," pero cobarde.

(Habrán notado que tengo un complejo psicológico en cuanto a la cobardía, ¿verdad? Eso es verdad.)

Bueno …

Finalmente, hasta ahora, aquí en La Guaira, y de manera totalmente descarada, me han robado $20, toda mi tubería de agua externa, un esmeril, dos contenedores para darles comida a los animales, un soldador eléctrico de alta calidad, un alicate, un plato de metal que no se oxida, gasolina, y además, esos mismos vecinos ¡cobardes! le desviaron secretamente el agua de la tubería a mi esposa, o sea, le robaron el agua.

Sí señor.

Mis vecinos.

Nuestros vecinos.

Es más, mientras yo me la pasaba en cama muy enfermo durante meses seguido (noviembre 2019 – junio 2022), mis vecinos empezaron a usar mi pequeño terreno como un basurero ya que les daba demasiada flojera caminar 200 metros para botar su basura.

CDM.

Tuve después que pagarle a alguien un montón de dinero para que me limpien la propiedad, todo debido a la total desfachatez de mis porquerías de vecinos … y … ¿saben por qué finalmente pararon de botar su basura en mi terreno?

Bueno, porque le hice saber a todo el vecindario que cuando yo me recupere (todavía me falta mucho), cuando descubra quienes fueron los que botaron su porquería de basura en mi propiedad, yo les voy a ir a quebrar las piernas personalmente.

¡Cobardes!

Pero …

Ahora la cosa se ha puesto aun peor todavía.

A un vecino mío, a un señor de unos 70 años de edad, cuatro de nuestros vecinos, entre ellos un delincuente peligroso, bajo amenazas de matarlo, lo sacaron de su casa donde había estado viviendo durante casi 20 años, simplemente porque él les pidió de bajar el volumen de la música que ellos tocaban a todo volumen frente a su casa, toda la noche (y no era solamente una vez, lo hacían regularmente).

Cuando él fue a ver a la policía para reclamar su derecho de dormir en paz y decirles que lo habían amenazado de matarlo, la policía le dijo a él que él era un viejo quejón, y que si no podía lidiar con eso, que se vaya a vivir en otro lugar, y eso es lo que tuvo que hacer, y jamás volvió, tuvo que vender su casita, a los 70 años de edad, si no, mis propios vecinos lo iban a asesinar, con toda la indulgencia de la policía del Estado venezolano.

Sí señor.

Así es.

Esa es la Venezuela de hoy bajo el mando del actual jefe de Estado venezolano, pregúntenle a cualquier persona que vive aquí, y ellos les contarán un montón de historias de horror muy parecidas a esta, y aun peor.

Hoy, no solo los vecinos le caen a patadas (metafóricamente hablando) a los ancianos indefensos, sino que la policía del Estado también.

¿Quieren otro ejemplo?

Se los voy a dar.

Hace unos meses atrás, algunos delincuentes, hijos de algunos vecinos delincuentes del la calle de al lado, se metieron en la casa de una anciana de unos 80 años de edad que vivía en mi calle, una señora muy pobre que creo hacía unos 40 años que vivía allí cuidándole la casa a familiares, y un día, mientras ella estaba cuidando a otro familiar que se estaba muriendo en Caracas, le robaron todo, le robaron todas su ropa, su cocina, su nevera, su comida, su bombona de gas, etc., y ella, por el miedo que le dio, especialmente ya que todos sabían quienes eran los delincuentes y nadie hacía nada por temor a la familia (todos son peligrosos delincuentes aparentemente, no los conozco), ella también tuvo que mudarse, y jamás volvió.

¡A 80 años de edad!

Otra vez, vecinos jóvenes delincuentes, sádicos, y armados, abusando descaradamente de los vecinos más vulnerables e indefensos de nuestro sector, y el Estado no hace absolutamente nada al respecto.

¿Eso es correcto?

No, no lo es, por nada, pero el actual jefe de Estado venezolano lo permite, porque si no lo permitiera, eso no pasaría, o pasaría muy rara vez, y punto.

¿En qué tipo de basurero humano nos hemos convertido?

¿Y por qué?

¿Cómo ocurrió eso en tan poco tiempo (2013 - 2022)?

¿Ah?

Pero …

El colmo del descaro, del abuso impune contra lo indefensos, en mi caso, ocurrió hace dos días, cuando alguien se metió en mi taller para robar mis cosas que se encontraban en un pequeño depósito que tengo.

Los ladrones tenían que ser vecinos ya que SOLOMENTE mis vecinos más cercanos conocen de la existencia de mi depósito. Se encuentra en un lugar que hasta hace dos días atrás, cuando ocurrió el robo, solo tenía acceso vía mi taller, o sea, había que ingresar a mi taller para llegar al depósito, y la única gente que sabía eso, eran unos pocos vecinos que han estado en mi taller, y nadie más. Ese depósito no existía antes, y siempre estuvo completamente fuera de la vista de todos, cubierto totalmente de cactus y árboles llenos de espinas y culebras venenosas.

Nadie llegaba ni cerca a mi depósito (tampoco sabían que estaba allí).

Esto significa que, quienes se metieron a mi depósito para robarme (me robaron una herramienta electrónica de trabajo), eran vecinos o eran mandados por vecinos, y creo que sé quien fue.

Ahora, estoy debatiendo con mi cerebro para ver qué voy a hacer entre hoy y cuando me pueda ir de Venezuela. Esto no es vida, esto es un infierno terrestre, repleto de pura maldad en todos los niveles de al vida. No le veo absolutamente nada bueno a Venezuela hoy, nada.

¿Cómo voy a sobrevivir ahora, si cada vez que salgo (porque me robaron cuando salí por una hora de mi taller), mis vecinos intentan meterse a mi taller para despojarme de todo?

¿Ah?

¿Eso es vida?

No.

Bueno …

Uno se pregunta …

¿Por qué estamos así?

Esto no era así antes, por lo menos no de manera tan increíblemente descarada y maliciosa, no señor, y cualquier venezolano honesto les puede confirmarles eso.

Bueno …

Para responder a esa pregunta …

Yo tengo una teoría …

El hecho de que el actual Estado venezolano, bajo la dirección específica del actual jefe de Estado venezolano, le ha despojado a las mayorías más pobres de Venezuela, a millones de inocentes, a las mayorías más indefensas e impotentes de nuestras sociedad, de sus salarios y pensiones, quitándonos lo poco que teníamos en primer lugar … abusando de nosotros los más débiles de nuestra sociedad … permitiendo y firmando decretos oficiales que redujeron nuestros salarios y pensiones hasta llegar a ser menos de $30 al mes (de casi $500 al mes) …

¿Eso no equivale a un atraco contra los más vulnerables, o sea, contra las presas más fáciles de nuestra sociedad, los más impotentes e indefensos?

Sí.

Absolutamente.

Jamás les hicieron eso a los ricos, jamás, ni una solo vez, pero a nosotros los pobres, los viejos, los indefensos, sí.

O sea, el actual Estado venezolano, bajo la supervisión y dirección directa del actual jefe de Estado venezolano, básicamente, ha estado atracando desde el 2013 a los más débiles de nuestra sociedad (jamás a los ricos), básicamente robándonos --- directamente o indirectamente --- nuestro dinero.

Sí señor.

Pero, además de despojarnos de nuestros salarios y pensiones, el actual Estado venezolano también ha estado atracándonos a mano armada, como hacen todos los cobardes de este mundo.

Sí señor, y ese es un hecho verificable, no es ninguna invención.

¿Eso que hace el actual Estado venezolano no equivale precisamente a un atraco a mano armada contra los más indefensos de nuestra sociedad?

Sí, señor.

Absolutamente.

Entonces, en los cerebros torcidos de los jóvenes delincuentes cobardes de hoy, me imagino que, para ellos, si el actual jefe de Estado puede hacerlo, o sea, si el actual jefe de Estado venezolano puede atracar a mano armada a los más vulnerables de nuestra sociedad, entonces, ellos también pueden hacerlo.

¿Verdad?

Creo que no hay otra explicación más fundamental, más clara, más real en el sentido social.

O sea, el ejemplo, lo estaría dando el actual jefe de Estado venezolano.

Esa es mi teoría.

Y por eso me voy.

Saben, no tiene absolutamente ningún sentido vivir en un país donde el mejor ejemplo para seguir de los delincuentes, sería el jefe de Estado, un país donde ya no existe, o tal vez jamás existió, ni el valor ni los principios de vida suficientemente sólidos para seguir siendo una sociedad bella como la fue antes, cuando primero me enamoré de ella.

Hoy, me he desenamorado totalmente de Venezuela.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1196 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: