Una voz en millones de venezolanos que niegan los fanáticos del hambre, la miseria y la "muerte" de Carlos Lanz

Una voz en millones de venezolanos es aquella que tiene que resignarse a ver morir a sus hijos, padres o familiares en las puertas de un hospital porque éstos carecen de equipos, insumos y medicamentos para atender el derecho a la salud, que Nicolás Maduro y el madurismo violan ante el derecho a la vida, sin que exista institución que pueda sancionarlos porque no tenemos democracia, sino un neototalitarismo.

Una voz en millones de venezolanos está esparcida en América Latina y el resto del mundo, cuando más de 6 millones de connacionales tuvieron que emigrar, al ser prácticamente echados de Venezuela por un régimen que controlado por Nicolás Maduro y el madurismo acabaron con la industria petrolera y quebraron el resto de empresas del Estado, hundiendo la economía en niveles de sobrevivencia, y cuyos salario mínimo después de permanecer inexistente por más de un lustro, ahora se jactan en hablar de "crecimiento económico" cuando esos ingresos, incluyendo las pensiones, son inferiores en un dólar diario, violando el derecho a la alimentación, sin que exista institución que pueda sancionarlos porque no tenemos democracia, sino un neototalitarismo.

Una voz en millones de venezolanos es la misma que día a día tiene que convivir con pésimos servicios básicos de agua, gas y electricidad, porque una nación con ingentes recursos naturales fue destruida en sus sistemas de acueductos y generación de energía, y como si se estuviera en el desierto o en lo más profundo de la selva, ciudades y pueblos enteros deben resistir lo que Nicolás Maduro y el madurismo llaman irónicamente, "vivir viviendo", es decir, pasar meses y meses sin el vital líquido, o "mantenerse" sin gas y sin luz, por días y semanas, violando la mínima esencia del funcionamiento de una sociedad, sin que exista institución que pueda sancionarlos porque no tenemos democracia, sino un neototalitarismo.

Una voz en millones de venezolanos está en cada niño, niña y adolescente que asisten a planteles destruidos en toda su infraestructura física, sin pupitres, sin pizarras, sin puertas ni ventanas, sin sanitarios, sin canchas deportivas, sin espacios para la recreación, y sin los mínimos materiales pedagógicos y tecnológicos, porque Nicolás Maduro y el madurismo convirtieron la educación en el papel higiénico de sus "políticas", y lo que es peor, la deserción estudiantil y docente, pulverizó lo que una vez fueron aulas de clases, que ahora en tiempos de post-pandemia terminó por enterrar el sistema educativo, sin que exista institución que pueda sancionarlos porque no tenemos democracia, sino un neototalitarismo.

Una voz en millones de venezolanos es aquella que escucha diariamente como desde el monopolizado "canal del Estado" se habla de "libertad de expresión" y "privacidad de los ciudadanos", cuando decenas de medios digitales permanecen bloqueados, y empresas de comunicación aseguran que más de 2 millones de líneas telefónicas se encuentran "intervenidas" por el régimen de Nicolás Maduro y el madurismo, sin que exista institución que pueda sancionarlos porque no tenemos democracia, sino un neototalitarismo.

Una voz en millones de venezolanos es aquella que dentro y fuera del país reclaman a un régimen que viola el derecho a la identidad de los ciudadanos cuando se ven impedidos de viajar para realizar sus actividades académicas, profesionales, deportivas, comerciales, asistenciales o turísticas, porque el régimen de Nicolás Maduro y el madurismo les niega el pasaporte como requisito indispensable para ser reconocidos en su ciudadanía y nacionalidad, sin que exista institución que pueda sancionarlos porque no tenemos democracia, sino un neototalitarismo.

Una voz en millones de venezolanos es aquella que se pregunta: ¿cómo es que una corrupta funcionaria con años en funciones y un amante, ordena asesinar a su esposo porque este la iba a "denunciar"? O sea, dos años después de ese asesinato la "fiscalia" que "garantiza" nuestros derechos determina que la directora de un organismo era "corrupta", y su victima un "revolucionario" lo comprobó en su senectud después de muchos años de ser su pareja ¿Y quién viviendo en un neototalitarismo puede investigar si la "investigación" de una fiscalia sólo "dice la verdad" aunque esta parezca una novela de cerdos y amantes con desenlace pasional?

Una voz en millones de venezolanos es aquella que exige a una oposición desclasificada, desorientada, y sobre todo sin liderazgo, que comprenda que su tiempo ha pasado y que deben darle paso a otras voces de esos millones de venezolanos para que el régimen de Nicolás Maduro y el madurismo se concrete en su final junto con seudoinstituciones, la seudodemocracia y el neototalitarismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1455 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @_jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: