El salvador de Páez

Antonio Martínez, un lancero del rey

Es imposible narrar la batalla de Carabobo, sin hacer un capítulo aparte sobre Antonio Martínez, el lancero realista que salvó al General José Antonio Páez cuando en pleno combate le dio el ataque de epilepsia y pudo perder su vida.

Este soldado realista se inicia bajo las órdenes de José Tomás Boves en 1814, donde se destacó como un valiente y destacado combatiente, Para 1821 era Teniente Coronel y Comandante del Primer Escuadrón del Regimiento de Caballería Lanceros del Rey, su jefe era un probado Coronel realista de nombre Tomás Renovales.

Una misión que le fue conferida en abril de ese año fue recoger caballos para su escuadrón en los llanos de Calabozo, enfrentándose a un grupo de patriotas, Su jefe Valentín Cortes traía una misiva dirigida al realista por el Coronel Juan José Rondón desde Barinas donde lo invitaba para unirse a las filas republicanas.

Al partidario del Rey, Bolívar le prometía respetar su graduación, pero este no acepta, mostrándose ofendido por la proposición y se la comunica su superior el Coronel José Pereira.

En la batalla de Carabobo, cuenta el centauro del llano José Antonio Páez, que después de hacer rendir al Barbastro e intentando rendir al Valencey, que se retira en perfecta formación de cuadros, es acometido por el mal de epilepsia que lo aqueja que lo privaba del sentido.

En plena carga se queda entre un grupo de enemigos y es salvado por Martínez, que lo saca del lugar, montando en las ancas del caballo a un prisionero patriota, apodado Guadalupe para que sostenga a un desmayado Páez y lo lleve a las filas patriotas.

En su autobiografía el jefe de la Primera División señaló que nunca supo las razones del realista para salvarlo y lo describe como una de las terribles lanzas que combaten a favor del Rey.

Después de la acción de Carabobo, el Mariscal La Torre le ordena a Alejo Mirabal, llanero realista, que comandara una unidad de caballería y se dirigiesen a los llanos de Calabozo a reclutar gente e incendiar la zona en defensa de las banderas del Rey y Martínez es uno de los oficiales de Mirabal.

Las intenciones de los realistas de subvertir el orden de los llanos de Calabozo son frustradas por la acción republicana, comandada por el General José Antonio Páez y el Coronel Judas Tadeo Piñango.

El centauro le envía a Martínez un indulto, que no le llega debido a la muerte del mensajero, el Teniente Vicente Campero. Para 1822 Martínez es comandado para realizar una revolución realista en los llanos que estalla en Guardatinajas, pero es frustrada y no se vuelve a conocer sobre Martínez, el hombre que salvó a José Antonio Páez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 425 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: