La cabeza bien metida y ( la loca) Luz Caraballo

Se va convirtiendo en la única una manera de ver la realidad. Cada vez, es más frecuente oír: lo vi y lo leí en las redes sociales. La afirmación lo vi o lo leí en las redes sociales, lleva otra implícita. Si está en las redes es la realidad y es la verdad. Nuestra materia gris parece ya no servir para nada porque todo o casi todo, llega a través de unos dispositivos y no hay otra cosa que hacer, que vivir o nutrirse de esa fuente: No piense.

Pensar hoy, está convirtiéndose en una tarea fastidiosa, frente a la posibilidad de ir a las redes y tomar cada una de las latas (con sus "verdades") que ahora te ofrecen estas redes o la latica, toda machucada que te ofrece una autoridad, que, en este caso, no es la autoridad de un conocedor del tema. Es una autoridad a la que le abriste la puerta, lo metiste en tu cabeza y el te hace el trabajo.

Tu cerebro es prácticamente un parasito que ve y cree, en función del bicho que le diste entrada y alojaste en tu cabecita.

En estos días, tuve que acudir a una clínica para verme con uno de los médicos que lleva uno de mis problemas de salud. Estuve en la clínica a las 7 am y el pasillo donde estaban varios consultorios se encontraba completamente solo. Al rato se fue llenando de pacientes y se veían dos grandes filas de personas en cada extremo del pasillo (derecho e izquierdo). Todos estábamos muy ordenaditos. Yo me encontraba al final de ese pasillo donde estaba el banco de sangre porque tenía consulta con la hematóloga. Desde ahí, podía divisar las dos largas filas de "pacientes" que luego y por un hecho que no había captado, dejamos de ser pacientes y nos convertimos en una cosa muy particular.

Visto el hecho en cuestión, decidí caminar todo el largo pasillo para observar si entre las personas que estaban cercas, se llevaba una conversación. Noté que esto no sucedía. Cada uno en su asiento esperaba por la consulta, pero todos estaban muy lejos. Me regresé para ver, si lo que había visto al principio y que me llevo a caminar el pasillo, era más o menos una realidad. Desde el final de pasillo, vi el hecho en cuestión: Las cabezas la tenían bien metida.

Todos tenían la cabeza bien metida en su teléfono celular. Parecían un depósito de robot, haciéndole el trabajo a los que han venido creando toda esta forma de "comunicar", que nos ha mantenido como simple receptores repetidores.

Cuando ya estaba en los preparativos para enviar esta nota, leo el artículo de la loca Luz Caraballo, que venía de Cachopo diciendo: seis, siete, ocho, nueve. Loca como creo que es, nos habla de la cosa importante que es la filosofía. Dice que es importante porque "ayuda a pensar, reflexionar y combatir la tontería de conformarse con una existencia animalizada y superficial, la filosofía es el único camino para comprender la realidad y transformarla, siendo personas críticas y empeñadas en ser lo más libres posible" https://www.aporrea.org/educacion/a313409.html

Se equivoco Luz, no es importante, es peligrosa y por eso estamos en el momento histórico de tener la cabeza bien metida dentro del celular, viviendo intelectualmente como parásitos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 789 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: