Matria tovareña (22)

José Juan Uzcátegui Rangel: "El Faraón de Sabaneta"

Aficionado de solera y cronista taurino sin par.

A 20 años de su muerte (2002 - mayo 23 - 2022)

Dedicado a su esposa doña María Luisa Velazco de Uzcátegui

"Hoy, José Juan, estamos seguros que en esa Monumental llamada ´Cielo´, estará alternando con ese gran torero llamado Jesús, y montera en mano, usted le pedirá perdón por sus pecados y Él, con su infinito amor, le otorgará el indulto por su nobleza"

José Eduardo Gil M.

La historia taurina de Tovar estaría incompleta a no ser por la presencia vital y trascendente de un tovareño de estirpe, zedeño por adopción y taurino por excelencia llamado J. J. Uzcátegui, quien con gran maestría nos legó para la posteridad el acontecer taurino de la ciudad en su columna "Tercio de muletas", publicada en el semanario República entre el 28 de mayo de 1955(1) y el 11 de febrero de 1956(2). En total fueron 30 crónicas en las que demostró su dominio en los tres tercios de la faena y al momento citar, templar y mandar las reminiscencias del Tovar taurino de ayer para que sean luz en nuestros días y Tovar vuelva a ser la pequeña Sevilla de América. Cada crónica fue escrita con un lenguaje sencillo, una maestría inigualable y un sentimiento proverbial. Todavía el eco de su voz de cronista y de narrador taurino se deja oír en los predios de La Plazuela y su figura se acrecienta como el Símbolo Taurino del Tovar de todos los tiempos.

José Juan Uzcátegui Rangel, nació en Tovar el 1 de marzo de 1911, sus padres: Ignacio Uzcátegui y Vitolocia Rangel, fue bautizado por el Pbro. y Dr. Amable Escalante en la iglesia de Nuestra Señora de Regla el 20 de mayo, padrinos: Felipe González y Hortensia Consalvi(3) y murió en Zea al mediodía del 23 de mayo del 2002. Se casó en marzo de 1950 con María Luisa Velazco Ramírez(4) (Zea, 11/8/1932) "su faraona de toda una vida", formando un hogar de acendradas costumbres religiosas, fruto de esa unión nacieron su primogénito: Luis José (Tovar, 09/1/1951) y sus dos hijas con nombre de vírgenes taurinas: María Macarena (Tovar, 10/9/1955) y Roció Elena (Zea, 9/12/1962).

Siendo un mozalbete de 17 años participó en la creación del Centro de Amigos: "Un domingo tovareño como taurino, por allá en el año 28, después de haber corrido y capoteado unos bravos toros, de Cucuchica o el Cacique, en los corrales de aquel Matadero, que de paso teníamos la confianza de un burladero. Un entusiasta y corajudo grupo de aficionados y amigos, entre capotillos y el espirituoso hinojado playero de Dn. Liborio; sintió, el llamado social, cultural y taurino que Tovar siente y lleva muy hondo; vaya inspiración cuando se lanzó ese grito; allá iba e iba un futuro, hoy El Centro de Amigos", el grito de guerra fue contra el Club Tovar fundado en 1926 y al cual esos muchachos les estaba imposibilitado asociarse. "(Ese grito, hoy historia, vibró en la calle Bolívar, frente al Club Tovar, en ambientes de la sucesión Rosales)" y hoy nuevamente ese grito debe renovarse con el rescate del Centro de Amigos, que fue fundado el 13 de mayo de 1928.

En 1920 inspirado por la llegada de Juan Belmonte a Caracas y del éxito de Arenas de Valencia, la Maestranza de Aragua y la plaza de toros de La Victoria Don Tomás Sardi decide invertir inaugurando el Circo Olimpia, a cuya arena saltaron los muchachos de la época para dar sus pininos en el toreo; señala Domingo Alberto que: "…el primo Uzcátegui que fue diestro de ocasión en sus mocedades hubo corridas en que los becerros tuvieron que embestir contra capotes que casi parecían pañuelos"(5), esto debió ocurrir c.1929. A inicio de la década de los 30 integra el Club taurino "Topo a todo" frase muy común en el juego de dados, dice JJ que para ser miembro se requería: "torear, montar a caballo, pelear, ser hasta poeta, músico, gallinero, en una palabra ´cuatribolio´" atrevimiento que los llevó hasta construir un circo privado que se llamó "Circo del Carmen" a modo de plaza de tienta "donde se acrisoló una generación taurina que apunta al ocaso", según el mismo JJ lo reconoce el 1955, pero que fue icono del Tovar Taurino.

En 1934 empieza a figurar en los círculos taurinos, hay una fotografía tomada en el Circo Olimpia donde esta con Alejandro Arrieta "Moyano de Lima", Florentino Estrada "Sastrecito", Darío Albornoz "Serranito", Ignacio Bravo, Lis Alipio Burguera y Gonzalo González. Al año siguiente se organizó un festival a beneficio del Hospital San José donde José Juan Uzcátegui debuto como "Frascuelo" bajo la dirección de "Moyano de Lima" quien se quedó por un largo tiempo en Tovar.

En 1937 vinieron a Tovar Pepe Gallardo y Juanito Martín Caro "Chiquito de la Audiencia", pasaron toda la Semana Santa, el torero de Chiclana Pepe Gallardo regresaría a torear en septiembre. En 1939 participa en el desfile de la feria encabezado por la primera reina electa de Tovar Ana Luisa I.

En compañía de José de los Reyes Echeverría, José Antonio Montilla, Edilio Vivas, Dr. Ramón María Soto y José Juan Rivas, entre otros, viaja a Bogotá a presenciar en la plaza Santa María el debut de Luis Sánchez "Diamante Negro" el 4 de febrero de 1951. Fue de la segunda oleada de aficionados tovareños en viajar a España en los años 50.

En 1955 - 56 en vista que el Circo Olimpia está abandonado y en ruinas se suma a la idea de reconstruirlo, constituyen la "Junta Promotora", levantan los planos y entran en conversaciones con el Circuito Teatral Los Andes C. A. que era el propietario, aunque la iniciativa fracasó estaban conscientes que "una plaza de toros es ´ágora´" y que el Circo Olimpia forma parte esencial de la tovareñidad.

Ya casado, vienen los hijos y llega el momento de sentar cabeza dedicándose de lleno al hogar. Se desempeña en Tovar como vendedor en la Cervecería Zulia y oficinista de la Comisionaduría del Trabajo; ya radicado en Zea gerente de Volkswagen en El Vigía. A su vez de presidente del Centro de Amigos (1964-1965), cronista de varias publicaciones de los estados Mérida y Táchira, presidente de la Peñas Taurinas Los Galanes (fundada el 1/9/1978 - 1980) y Tovar Taurino (1970 - 1974), miembro y presidente de la Junta Comunal de Zea a partir del 26/3/1986, representante de Mérida en la Convención Nacional de Comisiones Taurinas Municipales de Venezuela, celebrada en Maracay en 1989 y asesor técnico de la Comisión Taurina Municipal de Tovar (1990 al 2000), la cual presidió en diferentes épocas al igual que la Junta de Feria y Fiestas de Tovar con rumbo, sabor y tronío.

En 1970 su artífice fundamental en la elaboración, discusión, aprobación y aplicación del Reglamento Taurino del Distrito Tovar, aprobado el 2 de septiembre. No formaba parte de la Comisión taurina porque era el presidente de la Junta de Feria.

En 1972 en su condición de presidente de la Peña Tovar Taurino organizó una novillada criolla a beneficio de Don Luis Galaviz, que se constituyó a su vez en un reencuentro con los amigos de tan singular personaje del personaje de La Plazuela.

El 1 de marzo de 1991 con motivo de sus 80 años, un grupo numeroso de amigos se dieron cita en la tierra Llana finca La Macarena para una fiesta campera, música, michito paramero y pelea de gallos; su otra gran afición y pasión, al igual que su papá tuvo su gallo pinto; al punto que para JJ según su primo Domingo Alberto: "…hubo riñas de gallos como si viviéramos aquellos días del gomecismo cuando era deber de cada jefe civil alimentar la gallera del pueblo como ahora se solicita el Liceo o se atiende la escuela" Por la tarde, se dio el tradicional corte de coleta del "El faraón de Sabaneta" y fiesta bailable. Como Don Eduardo Gil Maldonado, compañero de andanzas taurinas, al final de un elocuente discurso le recitó como regalo unos versos de Antonio Murciano: "Sólo con mis soledades/ soñando sobre la arena./ Y en el centro de la tarde/ el toro de mi condena.", a manera premonitoria de lo que sería su vida a partir de esa tarde de despedida, ya su condición física le impedía desandar de plaza en plaza, de coloquio en coloquio y ser una biblia abierta del Tovar y mundo taurino.

J. J. Uzcátegui, José Uzcátegui R. (En Frontera c. 1980: "Desde el tendido de Tovar"), José Uzcátegui (En: s/identificar ni fecha: "Don Pepe Cáceres: Un Maestro del Toreo") o José J. Uzcátegui R. (En Frontera, martes 11 de enero de 1983: "Toros de Las Marismas"), fueron algunos de los seudónimos o nombres artísticos al momento de firmar sus crónicas, con una pluma exquisita y un conocimiento profundo del "arte de chúcares". Sus escritos lamentablemente están dispersos, su esposa los guardaba con mucho celo hasta que alguien que escribía un libro de la historia taurina de Tovar se los prestó y se quedó con ellos en papel y en las ideas que plasmo en el libro, que en su mayoría son al calco de lo escrito por J. J. Uzcátegui en su columna "Tercio de muletas" del semanario República sin siquiera citarlo, cubre su insolencia colocando al final que consultó la biblioteca personal de José Juan Uzcátegui. Disculpen este cuento, pero es necesario decirlo.

De las tres hojas de periódico amarillentas que doña Luisa me facilitó trataré de compartir su prosa para que la disfruten. En: "Desde el tendido de Tovar" narra como una tarde de mayo casi al anochecer le comunicaron a Juan Belmonte, mientras jugaba póker la muerte de Joselito: "…las cartas se caen de las manos, minutos de estupor seminconscientes aquellos hombres sin pronunciar sílaba uno a uno se fueron marchando; -todo alrededor de Belmonte era silencio e interrogantes, solo le martillaba, a Joselito le ha matado un toro, le ha matado un toro, a Joselito… cuando ya su garganta no pudo contener aquella inundación de dolor estalló en sollozos, lloró como nunca había llorado en su vida; cuánta razón para llorarle…" Al leer pareciera que JJ estuvo allí presente. Al comentar un encierro de "Toros de Las Marismas" lo hace con tal maestría y conocimiento: "Fue el cinco de diciembre (de 1982) en la Aldea Caño del Tigre, una corrida de ambiente ferial en una característica placita portátil, original en la provincia; el encierro lidiado dio la sorpresa y se llevó la tarde, seis toros llaneros reviviendo un ayer…" y remata: "Reaparecerá por la puerta de los sustos el toro de las ´Marismas´". Al hablar de "Don Pepe Cáceres…" resaltando su presencia en Tovar: "A la plaza llegó el matador enfundado en su terno oro y rosa e irrumpe en el patio de caballos, ahí está el Matador dice su cuadrilla, bullía un ambiente de corrida grande, se saludaban los diestros, los picadores, cuadrillas y monosabios apurando la tarde, fotógrafos, críticos y gente del toro adelantan impresiones y el tan característico… suerte Matador… llegó la hora", sin lugar a dudas JJ fue un aficionado de solera y un crítico sin par que escribía de manera preciosista, depurada y sin lugares comunes. Su talento es excepcional, ¡cuánta falta hace compilar sus escritos taurinos, las notas del Faraón! Su finura está presente hasta en las cartas, el 1 de setiembre de 1991 al dirigirse a Eutiquio Hevia Porras anunciándole la temporada de feria, nos lega un párrafo maravilloso: "Tovar acaso, con Cádiz o Sevilla canta su andalucismo cuando nuestras Ferias y Fiestas vibran en cada septiembre o temporada taurina. Le contagió quizás aquel ayer de Provincia, como ellas, que tienen tradición. Pero vaya el calor y sabor taurino que hoy flamea al programar las históricas fechas 8 al 15, porque precisamente el día 8 se le dedica a nuestra Patrona la Virgen de Regla. Ya en lo adelante que vengan las características tardes de toros.", no sobran ni faltan palabras, cada una en su sitio y el respeto a la Patrona por delante. Parecido ahora que todo es fiesta y quienes suscriben la correspondencia en nombre de Tovar, ni siquiera saben escribir y algunos ni leer.

Su trayectoria taurina fue reconocida con la Medalla al Mérito Taurino por la Comisión Municipal de Mérida (febrero, 1988), Diploma del Libertador con motivo del "XX aniversario de la Plaza Monumental de Mérida" (febrero de 1988), Diploma "por su decidida participación en la formación de la Fiesta Brava en Mérida" (agosto de 1989), Placa de los integrantes de la Comisión Taurina de Tovar al "Maestro de los toreros de Venezuela y de esta tierra" (25/8/1989), Placa del Concejo de Tovar por su "invalorable contribución a las ferias septembrinas" (25/8/1989), Diploma "valiosa colaboración en la tauromaquia tovareña" (25/8/1989), Placa al "maestro de la Fiesta Brava de todas las épocas y amigo inseparable" (4/3/1991), Condecoración Orden Ciudad de Tovar en su primera clase (8/9/1991), Condecoración Honor al Mérito del Concejo del Libertador (Mérida, 17/2/1993).

De Don José Juan Uzcátegui Rangel, se han expresado en galante prosa y de emotivas palabras:

Jesús Araujo "Castoreño" en carta enviada después del homenaje que le rindieron las autoridades de Mérida el 25 de agosto de 1989, lo califica de: "Atalaya señera a imitar, su paso por la fiesta es tan brillante como cualquier figura, años dedicados al sacerdocio de la fiesta, Ud. Don José Juan, es piedra angular de este arte, pasión enfermiza inarrancable del corazón que lo obliga a vivir borrachamente enamorado de su pasión ya casi obsesa, los toros; por eso, al ver tantas atenciones para con Ud. quiero expresarle mi personal admiración…"(6)

José Eduardo Gil Maldonado el 4/3/1991, en nombre de sus amigos con motivo de sus ochenta años, afirmo que: "Entre travesuras, anhelos, penas, esperanzas, sinsabores, logros y felicidades, hoy José Juan se ha llegado a los 80 años. 29.200 días de vida. Es parte de un mundo y es parte de toda una pasión por la pureza de la verdadera fiesta del toro. Y cada hacer tiene como protagonista al hombre que va conformando con su personalidad, con sus hechos y con sus aficiones las tradiciones del suelo que ha servido de abono para el espíritu"(7)

Domingo Alberto Rangel en artículo publicado en La Nación el 7/3/1991, al describir magistralmente su apego a las tradiciones españolas y su afición por las corridas de toros y las peleas de gallos, después de señalar que "entre los toros y los gallos hay un abismo social". El primero un espectáculo popular y de masas; el segundo de minorías y encierro. Puntualiza que los 80 años del primo han sido una ocasión propicia para "…revivir las gestas populares del pasado…" y "…desterrar una tradición hermosa" En clara alusión a que la celebración en su finca La Macarena fue un acontecimiento social.

En homenaje que le rindieron sus discípulos, a principio de este siglo, cuando J.J. ya estaba en su lecho de enfermo, dijo José Eduardo Gil Maldonado, que: "Toda la conformación de la extensa cerca que servía de escenario para la celebración de las corridas de toros en la antigua Plazuela, era el foro donde se oía la andaluza voz de José Juan Uzcátegui Rangel (el Arratia Ossi tovareño) que, con toda emoción, iba describiendo la faena del matador o el novillero en ciernes que desplegaba su capote o su muleta, donde se dibujaba el arte, y que a través de los parlantes internos su eco cubría el éter que cobijaba la novillada septembrina.", para luego reafirmar que "Esa voz, …sembró en muchos de nosotros el aguijón por la afición a las novilladas, prólogo para poder y admirar en un futuro inmediato una verdadera tarde de toros"(8)

Su muerte conmovió al estado Mérida, las campañas de las iglesias de Nuestra Señora de Regla en Tovar y de las Mercedes en Zea anunciaron su partida. Se marchó vestido de torero con los mejores atavíos: capote, muleta, espada y montera camino a la eternidad. Fue un prototipo de taurino y un dechado de virtudes cristianas y ciudadanas.

Recuerda don Eduardo Gil Maldonado que una vez encontró a J.J. Uzcátegui: "...contemplando desde lo alto de la acera donde estaba el Banco Venezuela, toda la extensión de la Plaza Carabobo y vi en sus ojos lágrimas, porque cuántos recuerdos no se volcarían en esos momentos, en esa mente que ya sentía el rigor de los años; cuántas imágenes fugaces rodarían en cada esquina, y el camino hacia la ilusión del joven por hacerse hombre no se enlazaría en la esquina de Galaviz"(9)

Ante la tumba de J.J como cariñosamente lo llamaba, expresó su médico de cabecera Néstor Chávez Infante: "…caballero tovareño, de alta estima; que con su pecho aun palpitante de esperanza y de aliento; murió sin una queja; sin una querella; sin un sollozo; en sus labios marchitos quedó dibujada la sonrisa afable; la sonrisa del hombre bueno; la sonrisa de las almas pacíficas que buscan un sitial en las alturas"(10)

Sobre su tumba no podemos ni debemos colocar ningún epitafio, los hombres proactivos, constructores de ciudadanía, cuatriborleados y cuatriboliaos, siempre tendrán su tiempo y su espacio, lo fundamental es no dejar morir su legado. El olvido es peor que la muerte. Por eso, le estamos proponiendo a la Comisión Taurina Municipal y a la Empresa del Ferial Tovar 2022, la realización del ciclo de conversatorios: Tovar ante todo festivo y taurino. La ciudad en tres tercios que marcan 179 y 165 años de tradición. en homenaje sus dos mejores cronistas taurinos y tovareños raigales: Don José Juan Uzcátegui Rangel, a 20 años de su muerte y Don Rogelio Quintín Barón Pernía, a 90 años de su nacimiento. A los grandes hombres no se lloran, se les recuerda en su hacer creativo. Ustedes tienen la última palabra. Yo me extendí en las mías. Lo dijo Don Eduardo Gil Maldonado: "Hay que recordar a los que nos precedieron, a los que dieron este bagaje de afición por la fiesta del toro, porque hay que recordar que el hombre envejece (o muere digo yo) y no por eso hecho deja de ser hombre y deja de ser maestro"

Néstor Abad Sánchez

La Abadía, mayo 23, 2022

nestorabadsanchez@gmail.com

Notas:

  1. Uzcátegui, J. J. (28 de mayo de 1955) Tercio de muleta. Historia taurina de Tovar. Semanario República, N° 1, p. 8.
  2. Uzcátegui, J. J. (11 de febrero de 1956) Tercio de muleta. Nuestro Circo Olimpia. Semanario República, N° 38, p. 8.
  3. https://www.familysearch.org/search/record/results?count=20&q.anyPlace=M%C3%A9rida&q.givenName=Jose%20Juan&q.surname=Uzcategui%20Rangel
  4. https://www.familysearch.org/search/record/results?count=20&q.anyPlace=M%C3%A9rida&q.givenName=Mar%C3%ADa%20Luisa&q.surname=Velazco H.L.: de Carmelo Velazco y Elena Ramírez, bautizada el 28/11/1932 por el Pbro. Héctor Morales M. en la iglesia de Las Mercedes de Zea, padrinos: Manuel y Daría Márquez.
  5. Rangel, Domingo A. (7 de marzo de 1991) Una fiesta que evoca el pasado. La Nación - San Cristóbal, p. 4 opinión
  6. Castoreño: Carta autógrafa fechada el 28/8/89
  7. Gil M., Eduardo: Palabras con motivo de sus 0chenta años. La Macarena, 1/3/1991. Hojas sueltas. Publicadas por Leopoldo Ramírez, En: Frontera (4 de marzo de 1991), p. deportes.
  8. Gil M., Eduardo: Homenaje al señor José Juan Uzcátegui Rangel. Palabras de circunstancia. Sin fecha. Mimeografiada.
  9. Gil M., Eduardo: José Juan Uzcátegui Rangel: Símbolo Taurino de Tovar. Oración fúnebre pronunciada en Zea el 24 de mayo del 2002. Mimeografiada.
  10. Chávez I., Néstor J.: José Juan: Palabras en su entierro en Zea, 24/5/2002. Mimeografiada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 789 veces.



Néstor Abad Sanchez


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: