Grecia Colmenares: el rostro de la juventud revolucionaria

Al igual que lo tiene el partido y toda la militancia, la juventud revolucionaria también tiene
el compromiso y la misión de fortalecer y mantener viva la llama sagrada de los sueños y las
esperanzas. Se trata de una llama que lanzó sus primeras chispas en la determinación de un grupo
de hombres y mujeres que un día despertaron con la conciencia de la libertad palpitando en los
latidos del tiempo, cuyas brisas clamaban por nuevos aires y por el nacimiento de una patria, para
defenderla, amarla y protegerla. Así lo entendieron los patriotas que el 19 de abril de 1810 se
pararon firmes para pedir la renuncia de Vicente Emparan, representante del imperio español. Así
lo entendió José Félix Ribas, quien junto a la juventud rebelde y revolucionaria de 1814 se alzó con
la victoria en La Victoria.

Precisamente, esa fuerza de fortaleza heredada la vemos hoy en el rostro de Grecia
Colmenares, quien representa el rostro de la juventud revolucionaria tachirense y de toda
Venezuela. Es la juventud quien le imprime su energía, su arrojo, su valentía y sus sueños a los
procesos revolucionarios, revitalizando la lucha y el combate en el duro trajinar de las contiendas.
De allí que todas y todos debemos sentirnos orgullosos que esta muchacha, esta joven tachirense
haya sido nombrada como secretaria general de la JPSUV, valga la redundancia, de nuestro
glorioso Partido Socialista Unido de Venezuela.

¡Adelante Grecia! Que nadie te frene ese caminar firme y de lucha, de combate y de ganas
intensas de ayudar a construir y consolidar la patria que soñamos todos. Ahora es cuando hay
epígonos del pensamiento de nuestros libertadores y tú representas el rostro de la juventud
combativa y comprometida con los ideales más sublimes a los que puede aspirar un pueblo: ser
libre y soberano. Por esos grandes ideales y por los sueños de la patria lucharon Bolívar y Chávez,
dos luminarias que por designios del destino ilustran la lucha de los tiempos y con el poder de la
espada y la palabra, abrieron los caminos de la independencia. Sin exagerar, ellos tuvieron una
visión coherente de la realidad que les tocó vivir y jamás renegaron del pasado, sino que lucharon
por el presente y hasta se atrevieron a soñar con un futuro luminoso. Fue con Bolívar, con
Miranda, con José Félix, con Juan Germán Roscio y con tantos otros patriotas, que se escucharon
los primeros gritos de la patria. Con Chávez, la revolución renace de las cenizas y como el ave Fénix
emprende su vuelo para quedarse impregnada para siempre en el alma y la conciencia de nuestro
pueblo.

Así es mi estimada Grecia, eres la vanguardia de la juventud venezolana y hoy te ha tocado
asumir este compromiso de estar al frente de esa fuerza donde yacen los sueños por la grandeza
de la patria. Contigo, siempre vamos a tener presente que la revolución es una creencia, una fe, un
entusiasmo que motiva a los pueblos a convertirse en el motor del momento histórico para
avanzar hacia la máxima comprensión de la plenitud de la vida y el bienestar de todos y todas.

En plena consonancia con las letras y el espíritu de las circunstancias actuales, pedimos que
seas como el aire de brisa fresca que recorre todo el territorio nacional para llevar la verdad de los
nuevos paradigmas; que seas la voz que va cantando las melodías revolucionarias y finalmente,
que seas la centella que alumbra el firmamento y la que anuncia que viene la lluvia para regar los
terrenos fértiles del renacer de la patria. ¡Así será!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 763 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Marapacuto

Eduardo Marapacuto

Más artículos de este autor