Aprendí a dudar de todo lo que percibo a través de los sentidos

Vivir entre dos milenios y durante dos siglos, no tiene precio

Pienso que me llegó la hora de escribir mis memorias, haber cumplido 81 años de edad, con la mente lúcida y la capacidad para hacerlo, me obliga con las generaciones que ya se fueron y con la venideras, a dejarles constancia de mis vivencias, tales como las hicieron hombres y mujeres de las antiguas culturas Orientales, Occidentales y Americanas que poblaron estos continentes.

¿Qué conocimiento histórico tendríamos si no hubiera sido por los dibujos y pinturas en la encontrados en las Cuevas de Altamira? ¿Por los papiros chinos y las escrituras cuneiformes de los egipcios y relieves delos Toltecas, Mayas e Incas? ¿Qué sabríamos de la cultura occidental sin Sócrates, Platón, Aristóteles, Cicerón y otros cientos de hombres y mujeres que escribieron o pintaron sobre sus andanzas en el mudo que les tocó vivir?

Sócrates pasa a la Historia por su famosa frase: "Solo sé que nada sé". Jesús por su: "Amaos los unos a los otros". Einstein, por su: "Todo es relativo" y últimamente Chávez por su: "Por ahora", para colocar algunas frases de los famosos de los últimos dos milenios. Quien quita que yo en mis memorias deje algo escrito, que pueda ser utilizado por la humanidad futura para explicar lo que aquí paso en estos dos siglos que me tocó vivir a mí. ¿Que quien me creo yo para hacer esto? ¿Qué me falta humildad? ¿Y quiénes y cómo eran considerados en su época esos hombres y mujeres que hicieron esos aportes y que han sido la guía que nos orientó a ser lo que hoy somos y a obtener lo que en cultura y saberes hemos heredado?

Agustino Gregor Mendel, escribió las hoy conocidas y reconocidas leyes de la genética y sus escritos fueron descubiertos 35 años después de su muerte en unos baúles de papeles que iban a ser quemados, así que nada tendría de raro que mis escritos, que vengo haciendo desde hace 60 años, puedan ser descubiertos por algún acucioso investigador de la historia y le sirvan para obtener algún grado académico, como me sirvieron a mí los escritos de Aristóteles, Hobbes, Maquiavelo, Rousseau, Bobbio, Hegel, Marx, Engels, Montesquieu, Julio Verne, John Steinbeck, Aldous Huxley, Max Weber, Dahl, Ciro Alegría, David Easton, Teresa de la Parra, Rómulo Gallegos, Ludovico Silva, Gabriel García Márquez, Francisco Herrera Luque, Carrera Damas, Briceño Guerrero, Franz Lee, Enrique Dussel, José Sant Roz, José Ruiz y Miguel Ruiz, entre otros que he leído y sobre los cuales manejo alguna información.

Para mí , que vengo del lumpen, ser de raza Negra y llegar a los 81 años de edad es una verdadera odisea que por ahora no será reconocida, como tampoco le reconocen el valor literario e histórico de los obras escritas por José Sant Roz. Los pocos que llegamos a los 80 estamos tan deteriorados, que ni los hijos quieren cargar con nosotros, pues de solo pensar en el valor del funeral aterra a cualquier grupo familiar del 80% de pobres que tiene el país.

Si algún grupo racial está condenado a sufrir las de Caín, en Venezuela y podría decir que, en toda América Latina, es la que desciende de los Negros y Negras traídos a la fuerza para trabajar como esclavos en las plantaciones de los blancos europeos desde el Continente africano. Nadie ha pagado y parece que no pagaran por este Crimen de Lesa Humanidad realizada contra este grupo de seres humanos. Es tal que, para evitar ser sancionados, las victimas no aparecen registradas como existentes y al no haber víctimas, no hay crímenes.

Si algo tienen de bueno, los dias de Navidad para nosotros los clasificados como ancianos, es que como casi siempre estamos solos, tenemos mucho tiempo para pensar y el hacerlo produce sabiduría, la cual si no se expresa queda en el basurero de la historia; pues la historia la escriben los vencedores y los Negros y Negras estamos en el grupo de los vencidos, o sea que nuestra sabiduría le sabe a miel… a la clase dominante. Un ejemplo de ello es que nuestras manifestaciones culturales, como son las celebraciones de San Juan Bautista, necesitaron 400 años para ser reconocidas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; ¿para que le reconozcan algún valor material se necesitaran otros 400 años más? ¿Se imagina alguien ver a un cantante de ópera italiano en la calle cantando gratis?

Me imagino la mente de algunos amigos míos diciéndose, Juan amaneció amargado, debe ser que su pareja no le dio nada anoche, o algo por el estilo. No estoy amargado simplemente que estoy haciendo uso de mi derecho a reflexionar y a expresarme, por el único medio que ahora poseo, pues perdí la voz desde hace dos años debido a la Laringectomia que me hicieron en las cuerdas vocales para salvarme la vida del cáncer que se las estaba comiendo.

Según la sociedad que me tocó vivir, solamente los europeos pueden filosofar y lo que dijeron Sócrates, Platón, Aristóteles, Kant, Engels, Marx, Hegel, Montesquieu, etc. es la única verdad y lo que podamos pensar y decir los Orientales, los Toltecas, los Africanos y los Latinos les sabe a miel…Bueno, ahora pienso que es con esa realidad con la cual nos toca vivir y enfrentar si queremos cumplir con la misión por la cual venimos a este mundo. Somos Artistas que traemos un mensaje. Por y para algo estamos aquí. Algunos hasta llegan a pensar que estamos aquí como un virus que le cayó al planeta tierra para destruirlo, algo así como El Corona virus 19 que vino a matar gente.

Hecha esta larga introducción voy a expresar en tres escritos, algo que llamaré mis memorias, las cuales son las enseñanzas que yo he asimilado después de haber vivido 81 años en Venezuela y haber percibido todas sus fuerzas y debilidades como sociedad y como nación.

Lo primero que aprendí fue a definir lo que soy y gracias a la Universidad de la Vida, sé que no soy un Venezolano Negro, sino un Negro venezolano. Que mi existencia es precedida por mi esencia. Aprendí en carne propia que como Negro no existo y como venezolano soy un ciudadano de tercera clase, después de los blancos pobres y los indios. Para que me acepten debo decir que soy "afro" y si se me ocurre reclamar o quejarme por esos descubrimientos, soy inmediatamente etiquetado de acomplejado y resentido social. Le hice este planteamiento a Chávez, después que salió de la cárcel de Yare y me respondió que ese no era el momento, pues el problema era el de la lucha de clases y que de hacerlo dividiría más a la sociedad.

El haber descubierto que Soy un Negro Venezolano y nó un Venezolano Negro, cambió totalmente mis parámetros de pensamiento como ciudadano de un país, al cual consideré mi Patria y por la cual daría hasta mi vida. Este es el primero y más importante hito histórico de mis memorias, logrado a los 55 años de edad cuando estudiaba Ciencias Políticas en la ULA (1990-1995)

También he observado que el 90% de la población venezolana está de acuerdo con el planteamiento positivista de que hay que "blanquear a los Negros e indios" para que estos progresen y se incorpore a las sociedades más desarrolladas del planeta. Un 10%, entre los cuales me encuentro yo, pensamos dar la pelea, pues consideramos que tenemos derecho a la existencia como las demás especies. Valga este primer artículo del año 2022, en las páginas web Aporrea y ensartaos.com.ve como primer round de un combate al cual no renunciare, aunque me etiqueten como les dé la gana a los que me lean.

La guía ideológica, filosófica y psicológica que me guía es la siguiente: "Sé escéptico, pero aprende a escuchar. Usa el poder de la duda para discernir la verdad, para hacer desaparecer la mentira, respetando las historias que los demás eligen contarse. Ver la realidad con los ojos de la verdad". El Quinto Acuerdo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: