La ventana

Si nada somos antes de nacer, tenemos que ser lo mismo luego de morir.

Nada sabemos y saber algo es causa de incertidumbre, dudas y mentiras.

Las respuestas al dilema de la existencia y sus razones, han ocupado el pensamiento de la humanidad, unos desde una perspectiva crítica y liberadora, en un intento fallido por buscar la verdad y otros, con fines egoístas de dominación.

Así surgieron la leyenda, la fábula y la historia como expresión de la imaginación porque eso somos, imagen y semejanza de nuestro pensamiento que al mismo tiempo, es influenciado por las diversas corrientes del pensamiento de nuestro entorno.

La ausencia de sincronización entre lo que pensamos, decimos y hacemos, es evidencia de la influencia de nuestro entorno pasado y presente que se incrementará en el futuro sino somos capaces de romper con las aptitudes y actitudes que adoptamos de la observación.

En la observación de los medios está el origen de la perdida de nuestra personalidad, la mayoría de la gente es influenciada de tal manera que asumen patrones de conducta, moda y lenguaje de personajes ficticios, perdiendo nuestra verdadera identidad.

Es como rendir culto a la farándula y al modelo de vida que nos inculcan psicológicamente, tanto así que, muchas mujeres ven en sus virtudes físicas una mercancía y muchos hombres se afanan por tener el dinero y modo de vida que pueda acceder a esa mercancía, fracturado mortalmente, toda la magia de los afectos humanos.

Llegamos al extremo de idolatrar a nuestros verdugos y criminalizar a nuestros defensores.

Lo anterior es reflejo claro del porque la humanidad no va rumbo a un abismo, ya estamos metidos hasta el cuello y lo peor es que el armagedon y todas las profecías apocalípticas las vivimos a diario, somos los creadores de nuestra realidad con el pensamiento negativo y fatalista.

La solución no está en buscar vida extraterrestre en otros planetas porque ya ellos viven con nosotros, lo que se trata es de bajar de las nubes y poner los pies sobre la tierra para que juntos podamos pensar, hablar y actuar para cambiar la ruta de autodestrucción que tomamos con el camino equivocado.

Desde una ventana nos observan, esa es la misma ventana donde estuvimos antes de nacer y dónde iremos al morir.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 572 veces.



Edwin Martinez Espinoza

Secretario General PPT Cabimas, Zulia.

 edwinmartinezespinoza@gmail.com      @juanparao

Visite el perfil de Edwin Martinez Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: