Entorno 2022

Suelo empezar el año leyendo alguna de las reflexiones de las 13 sabias que conforman el Consejo Mundial de Abuelas. No por azar ante el pronto inicio del año del Tigre, portador de cambios profundos y revoluciones, me topé esta vez con la Maestra Bernardette Robienot de Gabón, quien en el 2006 refiriéndose a la civilización mundial preocupada señalaba: la humanidad se ha desprendido de sus raíces esenciales provenientes del Universo Sagrado, dominio del espíritu donde las energías femeninas y masculinas están en perfecto equilibrio y armonía, donde reina la unidad y conexión inherente a todos los seres sintientes. Lamentablemente hoy, la grave represión del poder de lo femenino -la más potente, amorosa y creativa de las fuerzas de la Tierra residente dentro de hombres y mujeres por igual- y la explotación de las mujeres, los niños y la naturaleza por parte del poder masculino -caracterizado por su violencia, codicia y miedo- están conduciendo a nuestra especie y al planeta a una devastación general...

Devastación, más obvia y cercana 16 años después pero irresponsablemente evadida por el miedo a perder poder, riqueza, etc. Evidencia de ello, la desatención a la crisis ambiental objeto de golpes de pecho espasmódicos y encuentros internacionales, el último de ellos en Glasgow, donde se tomaron una serie de acuerdos dirigidos a "reforzar los esfuerzos"... Y la defensa de la insostenible concentración de capital y poder en poquísimos unos con la consecuente pauperización ¿y extinción? de muchos otros. Resultados: crecientes enfrentamientos entre grandes potencias surgidas al amparo de la globalización del capitalismo por compartir la hegemonía mundial hasta ahora en manos de macro corporaciones y del gobierno estadounidenses. Y las luchas, con o sin sordina, entre los partidarios de Nuevo Orden Mundial (reseteado o no) y los Estados Nación, entre el Norte y el Sur,entre los países centro y sus periferias, entre conglomerados trasnacionales, entre cárteles delincuenciales, entre clases y grupos étnicos. ..

Todo ello aderezado en los últimos tiempos por la aparición en la escena planetaria de: migraciones producto de la miseria y de guerras de distinta generación, de una pandemia generada por un virus convenientemente mutante, de un incremento alarmante de movimientos fascistoides, de violencia doméstica, de escapes autodestructivos y de la búsqueda de refugio en la realidad distorsionada de las TICs y de la industria del entretenimiento así como en el muy terrenal poder religioso, histórico dique de contención de rebeldías en nombre de una felicidad eterna en un más allá desconocido.

Por supuesto que también existen iniciativas políticas, sociales y económicas constructivas y espirituales tendentes a la búsqueda de justicia, paz y un buen vivir para todos pero, como resulta lógico en un entorno tan tenso y complicado como este periodo de transición globalizada que estamos viviendo, las mismas no son sistémicas ni han logrado la unión y conexiones necesarias para convertirse en una opción real frente al capitalismo, al imperialismo y al patriarcado. Afortunadamente a partir de febrero mujeres y hombres contaremos con la fiereza de El Tigre para activar nuestra potentísima energía femenina.

mariadelav@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 717 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor