Comida para el cerebro: Lo que está pasando en este país es absolutamente increíble

Para ahorrarles tiempo, ya que este artículo es súper largo, lo dividí en dos partes:

Parte I- Introducción
Parte II- Comida para el cerebro

La primera (Parte I) tiene que ver con el método y el proceso que uso para escribir y a las dificultades que he tenido últimamente para escribir, debido principalmente a la desastrosa condición de nuestro país, lo que me impulsó a intentar buscar otra manera de escribir (Parte II) ya que pierdo enormes cantidades de tiempo y energía escribiendo de la manera que lo hago normalmente, y la segunda (Parte II) es mi primer intento de escribir un articulo de esta otra manera, lo cual me ahorraría mucho tiempo y energía. Espero que funcione, pero eso lo sabré solo después de que este artículo sea publicado, al ver la cantidad de lecturas.

Ahora que ustedes saben de qué se trata, ustedes pueden ahorrarse tiempo al decidir si quisieran leerlo todo, Partes I y II, o solo una de las partes, o tal vez solamente partes de una o de las dos partes, o nada, como ustedes quisieran, dependiendo del tiempo que tengan, ya que ambas partes son muy largas.

De todas maneras, espero que les sea útil en interesante.

Gracias.

PARTE I – Introducción

Normalmente, cuando el internet funciona correctamente y no hay apagones y altas y bajas de electricidad, me demoro entre 4 y 8 horas para escribir un artículo de opinión, lo que comprende lo siguiente:

1- revisar los titulares
2- decidir sobre qué tema escribir
3- revisar las fuentes del tema en cuestión
4- buscar discrepancias
5- investigar las discrepancias
6- investigar sobre el tema y corroborar lo que sea lo más cercano a la verdad
7- escribir el primer borrador
8- hacer la primera revisión del borrador para asegurar la fluidez
9- hacer la segunda revisión para corregir la gramática y los tiempos
10- hacer la tercera revisión para captar y corregir errores o incongruencias
11- hacer la cuarta y final revisión para captar cualquier detalle que se me habría escapado y agregar notas si fuera el caso.

(Nota: Aun después de este proceso exhaustivo, todos mis artículos terminan teniendo errores y/o incongruencias, pequeños o grandes, debido a que no tengo nadie quien me edite o revise los escritos. Los escritores que tienen dinero normalmente tienen personas para revisar sus escritos.)

Enseguida mando el artículo a Aporrea, esperando que me lo publiquen.

Aunque casi siempre me lo publican, ocurre a veces que no lo publican, sin embargo, eso sería normal, eso forma parte de la escritura en general, es que no siempre toda escritura funciona cómo uno lo hubiera pensado. A veces el tema está fuera de lugar, a veces los escritos son demasiados groseros, y a veces son demasiado peligrosos, y cosas así. Pero, yo no me quejo, especialmente ya que Aporrea.org no es mi propio sitio web, lo cual implica que quienes determinarían el contenido del sitio web serían sus dueños, no yo, lo cual es lógico, pienso yo.

(¡Gracias Aporrea!)

Bueno …

Como podrán imaginarse, el proceso (arriba) necesita las siguientes cosas:

1- el tiempo para hacerlo

Uno tiene otras cosas que hacer aparte de escribir, y más ahora en este desastre de país donde uno tiene que dedicar un sinnúmero de horas solo para encontrar nuevas maneras de medio-sobrevivir para evitar secarse como una pasa a causa de la crónica desnutrición y la falta de medicamentos, y eso, sin contar la masiva pérdida de energía debido al incesante y extremadamente alto nivel de estrés que vivimos la mayoría de los adultos del país, no solo debido a tener que sobrevivir entre lobos, ratas y culebras, sino también debido a la paranoia de ser matraqueados, extorsionados, o secuestrados por las policías, por la guardia nacional, y por otros efectivos de los cuerpos de "seguridad" (¡sic!) del Estado, o de ser estafados por funcionarios públicos corruptos, por comerciantes, y por los bancos, ladrones, y eso es sin hablar de la delincuencia callejera y el paramilitarismo colombiano que se ha infiltrado en nuestro país a nivel nacional desde el 2013 cuando el Estado venezolano bajó la guardia en la frontera y la abandonó a su suerte (viví muchos años allí, sé de qué hablo).

2- la habilidad (o talento) para hacer investigaciones rápidas

Si no, uno se demoraría demasiado tiempo en terminar un artículo y el artículo podría encontrarse fuera del tiempo propicio para su publicación, y por ende, rechazado.

3- la capacidad de no ser interrumpido o de minimizar las interrupciones

Si no, el tiempo que uno gasta escribiendo podría ser una total pérdida de tiempo ya que es muy difícil terminar un artículo si uno está siendo constantemente interrumpido.

4- algo donde escribir y guardar los escritos

Yo uso una computadora para escribir, y me acostumbré a laptops ya que he viajado mucho trabajando como corresponsal (2002 – 2011), y también uso varias cuentas en internet donde guardo copias de todo, recibo correo, y respondo a mis lectores, etc., etc., etc.

5- la electricidad

Sin electricidad uno no puedo escribir eficientemente. Aunque todavía somos unos cavernícolas en términos de la explotación de nuestro máximo potencial como seres humanos, no estamos viviendo en los tiempos medios cuando un escritor usaba plumas y velas, o en los tiempos de los cavernícolas cuando usaban (supongo) piedras coloridas, sangre, y excremento para escribir sus mensajes de amor sobre las paredes de las cavernas.

6- el internet

Para poder cumplir con todas las etapas del proceso de la escritura, necesito el internet. No sirve de mucho escribir algo para los lectores que se base únicamente en mis impresiones subjetivas, limitadas a mis experiencias personales en mi taller (donde vivo), especialmente ya que sin internet yo no sabría lo que estaría ocurriendo en el país porque, primero, no tengo televisor, segundo, no tengo radio, y tercero, no puedo salir de mi taller a la luz del día debido a mi enfermedad (la luz del sol me mata), y no tengo carro, ni dinero, ni guardaespaldas, para salir de manera segura de noche a ninguna parte para experimentar lo que estaría ocurriendo en el país para averiguar las cosas. Antes, lo hacía en carne propia, pero ya no puedo salir, entonces necesito el internet para saber lo que está pasando fuera de mi taller, además, no puedo confiar en mis vecinos y familiares para que me cuenten lo que está ocurriendo porque la mayoría de ellos mienten y solo me cuentan lo que a ellos les conviene en el momento, pero a mí no me gusta escribir en base a rumores o sin primero poder averiguar y confirmar los detalles relacionados a los temas que abordo en mis escritos, entonces, necesito, absolutamente, el internet para poder escribir eficazmente.

7- un lugar y ambiente apropiado para escribir

Con respecto a este elemento, tengo mucha suerte ya que tengo mi propio taller donde vivo y trabajo solo, con muy pocas interrupciones, tengo todo aquí, baño, cama, herramientas, pupitre, cocina, nevera, y vivo en un vecindario donde casi no hay nada de bulla excepto por los sonidos de los pájaros de día, las guacharacas por las mañanas y en las tardes, y los gatos fornicando de noche.

Bueno …

Entre el 2002 y el 2013, todo lo que necesitaba para escribir mientras estaba aquí en Venezuela (entraba y salía de Venezuela regularmente), lo tenía, pero, a partir de finales del 2013, cuando todavía vivía en los Andes en la frontera con Colombia (viví allí del 2008 y el 2017, más o menos), empezaron las fallas eléctricas masivas y regulares (casi todos los días), y el internet empezó a desaparecerse, a veces dejándonos sin internet durante meses seguidos. Entonces, empezó a ser muy difícil escribir, pero durante ciertos periodos pude por lo menos ir a los café internet para escribir hasta el momento en que el internet empezó a fallarle a ellos también (a partir del 2015 – 2016), a menudo dejándolos a ellos sin señal durante días o semanas seguidas, y eso fue cuando empecé a pensar en mudarme y buscar un mejor lugar para trabajar, pero en Venezuela, y eso fue decidido por El Destino, y me mudé a la costa de Venezuela, al estado de La Guaira.

A partir del 2013, hasta que me mudé a la costa (La Guaira) en el 2017, perdí 3 computadoras debido a las incesantes altas y bajas de la electricidad y los siempre-en-aumento apagones. Al mudarme a la costa en el 2017, pensé que la cosa iba a ser mejor y que por fin podría retomar mi escritura como lo hacía antes del 2013, sin malgastar tanto tiempo, esfuerzo, y dinero en computadoras quemadas.

Pero no fue así.

En el comienzo, en el 2017, el asunto de la luz aquí en La Guaira no fue tan terrible, o sea fue mucho mejor aquí (todavía vivo en La Guaira), que en la frontera, pero el asunto empezó a empeorarse rápidamente a partir del 2018, no tanto como en la frontera, pero suficiente para afectar mi escritura de manera considerable, ¡otra vez!, haciéndome perder el tiempo, ¡otra vez!, cuyo resultado, entre otras cosas, has sido la pérdida de otras 4 computadoras entre el 2018 y hoy (finales del 2021), por un total de 7 computadoras quemadas desde el 2013 debido a las constantes fallas eléctricas en el sistema eléctrico nacional.

Bueno, tuve la suerte que cuando se me quemó la última computadora este año 2021, pude reconstruirme una "nueva" computadora usando las piezas de 3 computadoras quemadas, si no, hubiera tenido que parar de escribir porque no tenía dinero para comprarme otra computadora.

Sí señor, así se complican las cosas aquí en Venezuela cuando la pensión de uno es de menos de $3 al mes mientras una botella de Coca-Cola de dos litros cuesta entre $2 y $3 dependiendo de la incontrolada y anárquica codicia de cada maldito CDM comerciante, pero lo peor es que el actual Estado venezolano lo permite, además, el mismo Estado venezolano está desde hace tiempo profundamente involucrado en la especulación sin controles y la estafa financiera ("anti-trust") en contra de su propia gente y a favor de una minorías rica y/o conectada, la mayoría de esta, gente de las clases media y las clases dominantes, funcionarios públicos, banqueros, y agencias, etc., etc., etc. (ejemplo: el sistema Patria con relación al Petro, y eso lo puedo comprobar).

Ahora …

Lo que ha estado ocurriendo estos últimos aproximadamente 8 a 10 meses aquí en el sector donde vivo en La Guaira, es que las altas y bajas de la electricidad han estado aumentando mucho, mucho, mucho, tanto así que mi computadora se ha apagado por lo menos 500 veces durante este periodo de tiempo, lo cual, aparte de interrumpir mi escritura y hacerme malgastar mi tiempo, es muy malo para mi computadora ya que eso acelera su destrucción (porque los componentes no se enfrían suficiente al apagarse la luz con el ventilador automático dentro de la computadora que no funciona porque mi computadora no tiene pila de respaldo para operar el ventilador cuando se va la luz), y si esto sigue así, bueno, tendré que pensar en comprarme una nueva computadora cada seis meses, pero eso algo que no puedo hacer, porque no tengo suficiente dinero para hacerlo. Recuerden que vivo con una pensión que antes del 2013 era de más de $300 al mes (bastante buena entonces) y que hoy es de menos de $3 al mes, una pensión esclavista regida al 100% por el Estado venezolano, y que para cubrir mis gastos básicos de comida y medicamentos debo pedir limosnas porque yo ya no puedo trabajar porque estoy muy enfermo, tanto así que no puedo ni vender mi cuerpo como hacen tantos venezolanos y venezolanas hoy para poder medio sobrevivir.

Pero, peor todavía …

Desde el 2018, aquí en la costa donde vivo, también se ha caído a pedazos el servicio de internet y hoy se encuentra casi totalmente inútil donde por ejemplo la velocidad se ha bajado tanto que hoy somos uno de los tres países con el peor internet del mundo, con una velocidad igual o peor a la de los años 1995 – 2000, lo cual es absolutamente incomprensible e inaceptable ya que en el 2013, teníamos uno de los mejores internet de toda América del Sur.

(Mucha gente se imagina que el sistema de distribución de las señales de internet sería algo muy complejo y complicado, pero no lo es, por nada. De hecho, es uno de los sistemas más sencillos que existe sobre le planeta, tanto así que yo podría enseñarles --- es muy fácil --- como operar y mantener este sistema, a nivel nacional, a niños de 10 años de edad que harían el trabajo mil veces mejor que los cavernícolas que hoy controlan el internet aquí en Venezuela. Es importante saber que de acuerdo con todas las informaciones que he podido conseguir, cosas que tratan de guardar secreto, el Estado venezolano tiene el monopolio sobre el sistema de la distribución de las señales de internet desde su origen, o sea, desde los tres cables submarinos que nos llegan al país desde el exterior con las señales, o sea, el Estado venezolano es básicamente el único responsable por la buena o mala calidad del las señales de internet en nuestro país, y eso jamás lo hablan, ¿por qué?, bueno, porque les conviene, digo yo, porque eso formaría parte del plan del actual jefe de Estado venezolano y sus colaboradores --- de cualquier tendencia política que sean ---de asegurar que la inmensa mayoría de la población venezolana siga siendo ignorante y así, más fácil de recolonizar, domar, y explotar hasta la muerte así como está ocurriendo con la esclavitud moderna que han estado instalando en le país desde el 2013.)

Debido a las constantes y siempre-en-aumento fallas del sistema eléctrico y la podredumbre de internet que tenemos ahora, para escribir un artículo en vez de demorarme entre 4 y 8 horas como solía serlo, me demoro hoy entre 1 y 5 días, sí señor, lo cual ha llegado al punto de ser un total absurdo.

Ya no lo tolero más, no señor, no, no, no, suficiente es suficiente, no puedo más, no, no, no, esto me está matando. No solo mi enfermedad me está matando, sino también las fallas eléctricas y del internet. Coño. No solo estoy perdiendo mi tiempo, sino estoy perdiendo lo poco que me queda de vida, todo debido a la tremenda irresponsabilidad, desfachatez, e indiferencia de quienes nos gobiernan.

Estoy perdiendo tiempo que no tengo ya que me estoy muriendo (no se sabe cuanto tiempo más viviré), entonces todo el tiempo que yo pueda aprovechar, me vale mucho, entonces, esta mañana (bueno, ayer) al despertar, tomé una decisión, que para ahorrar tiempo, debo cambiar mi forma de escribir, y esa forma la voy a llamar:

"Comida para el cerebro"

Entonces, lo que sigue, es mi primer intento de escribir al estilo de "Comida para el cerebro."

Espero que les sea útil e interesante, deja por fuera muchos detalles y es mucho más conciso y selectivo en cuanto a la extrapolación de las ideas, pero espero no perder la esencia de cada elemento.

PARTE II – Comida para el cerebro

Titular en Aporrea #1: Venezuela exhorta al cese de la xenofobia contra los migrantes venezolanos

Mis comentarios: Si nos portáramos decentemente en el exterior, si obedeceríamos las reglas de los países extranjeros, si pararíamos de mentirles a los oficiales, o de hacernos los locos cuando nos preguntan si nuestros documentos están en orden, y si pararíamos de hacernos los vivos pensando que siempre podremos salirnos con la nuestra, y si pararíamos de siempre buscar el porquería de facilismo y nepotismo y las excusas, de ser productivos en vez de hacer las cosas a-la-venezolana, si pararíamos de darle prioridad al aparentar en vez de dedicarnos a ser honestos y auténticos, y si pararíamos de suponer que en los países extranjeros podemos hacer lo que nos dé la gana y de manera impune como lo hacemos aquí en Venezuela, bueno, creo que no tendríamos ese problema. ¿Verdad? Toda xenofobia tiene su origen. Yo soy judío y entiendo perfectamente el origen de la xenofobia Nazi contra los judíos.

Titular en Aporrea #2: Alcaldía de Caracas coordina acciones para distribución de juguetes en las parroquias de la capital

Mis comentarios: ¿Qué? ¿Distribuir juguetes? ¿Cómo es eso, cuando en primer lugar los muchachos están siendo sistemáticamente desgastados mentalmente y físicamente por culpa del Estado, debido a la crónica desnutrición y a la desalmada y sistemática falta de acceso a los medicamentos? CDM. ¡Basuras! ¿En qué tipo de sociedad estamos viviendo donde se les da juguetes a los niños en vez de comida nutritiva, vitaminas, y medicamentos? ¿Ah? ¿El mismo culpable de la miseria ahora también es el salvador? ¿Qué es eso? Además, ¿Qué tipo de valores les estamos enseñando a nuestros pequeños con este miserables y mezquino ejemplo de total desproporción de las prioridades? ¿Ah? Por esos estamos como estamos y por eso nuestros pequeños no tendrán ningún futuro sano ni productivo, no solo que no podrán desarrollarse intelectualmente debido a la crónica desnutrición, sino que igualmente aprenderán que las prioridades en la vida dependen del aparentar y de la satisfacción inmediata a exclusión de la responsabilidad a largo plazo. CDM.

Titular en Aporrea #3: El gran aumento de la desigualdad en Venezuela: Bodegones, élites y micro-salarios

Mis comentarios: Por fin alguien pudo describir de manera gráfica y clara lo que siempre he tratado de decir pero que jamás pude explicar de manera clara, y eso es que el dinero jamás desaparece solo.

Cuando por un lado hay MENOS dinero, entonces hay MÁS dinero por otro lado, y viceversa, o sea, nada desaparece, solo cambian de lugar. Aunque el gráfico en el artículo no representa numéricamente este fenómeno, el gráfico sí refleja de manera visual y entendible esta realidad, o sea, lo que este gráfico representa es:

más riqueza para unos (en este caso las minorías) = más pobreza para otros (en este caso las mayorías)

O sea, lo que los pobres pierden, los ricos lo ganan, y punto, no existe más concisa y precisa explicación. Esta es una realidad física y cuantitativa que la inmensa mayoría de los economistas venezolanos evaden y esquivan porque tienen demasiado miedo de decir la verdad. No los entrenaron para decir la verdad, los entrenaron para decir lo que mejor les conviene a las clases dominantes y a los gobernantes (sin importar quienes gobiernen). En vez, lo que hacen, es de hablar en parábolas alienígenas y en códigos secretos falsos públicamente para que no entendamos nada (pero yo sí los entiendo, perfectamente), de esta manera ellos formarían parte integral del plan neocolonial del actual Estado venezolano, el cual incluye la masificación de la ignorancia de las mayorías para poder más fácilmente esclavizarlos y saquear los recursos del Estado.

Titular en Aporrea #4: Yolisbeth Concha, la periodista desalojada en Fuerte Tiuna: "comprometida nuestra vida en defensa de este proceso"

Mis comentarios: Este es probablemente otro buen ejemplo de la masiva corrupción y deshumanidad que ha tomado el control del actual Estado venezolano, así como un profundo cáncer del alma, donde los funcionarios públicos no solo abusan de su poder (a nivel nacional y en todos los niveles), sino que además abusan de manera totalmente impune y con el apoyo implícito y a veces explícito de los altos mandos del actual Estado venezolano, abusando de los más vulnerables, indefensos, e impotentes de nuestras sociedad, pero, lo peor es que lo hacen por el dinero y en nombre de Chávez. ¡Malditos desgraciados! Eso es --- metafóricamente --- exactamente igual a un cura, con su crucifijo en mano, utilizando el nombre de Dios, que estaría violando un niño de ocho años de edad para enseguida robarle los pocos centavos que sus padres le habrían confiado para ir a comprar un pedazo de pan para su familia. ¡Malditos abusadores! CDM.

Titular en Aporrea #5: Jorge Valero ante la Unesco: La Revolución Bolivariana impulsa y hace florecer la cultura popular

Mis comentarios: Este es uno de los titulares que más me dio rabia. Primero, aquí en Venezuela, no existe POR NADA ninguna revolución bolivariana, nada, nada, nada, ¡malditos mentirosos!, no señor, absolutamente nada que se parezca, nada, nada, nada, es más, la única cultura que yo he visto desarrollándose aquí en Venezuela desde el 2013, ha sido la cultura de la mentira, del abuso de poder, de la viveza, de la ratería, del engaño y la estafa, de la corrupción, impune además, del secreto, del apuñalar en la espalda a quienes uno pueda, esa cultura sifrina tradicional venezolana del vago, del facilismo, del delincuente de cuello blanco, del que tenga más dinero, del dólar, de los dólares por encima de toda decencia humana, del juego (casinos, etc.), del lujo (hoteles y bodegones), de las carreras de caballo, de la dominación de las clases dominantes sobre la población honesta y trabajadora, esa cultura de la esclavitud (salarios y pensiones de menos de $3 al mes), esa maldita cultura de los negocios y de la venta en secreto del país por pedazos al mejor postor, etc.. CDMs e HDPs. ¡Qué se pudran con su maldita cultura de vagos, oportunistas, y desalmados! Así me siento, okay.

Titular en Aporrea #6: Fare Cinema premió los esfuerzos de los italianos en Venezuela llevados a la gran pantalla

Mis comentarios: Mientras más de 90% de la población venezolana vive en pobreza y miseria, los ricos gastan dinero haciendo películas mientras el actual Estado venezolano y sus medios de comunicación los apoyan como si fueran héroes o algo así. No hay nada malo con hacer películas, no, el problema que yo tengo con todo esto y otras cosas parecidas como salvar los árboles y los animales, es el torcido sentido de prioridad que nuestra sociedad ha desarrollado durante estos últimos ocho años siendo gobernados por sifrinos de las clases dominantes que han desgraciadamente y cobardemente --- para no decir, criminalmente --- utilizado el nombre de Chávez para tergiversar y adaptar todo a su propia visión egoísta, esclavista, y además, excluyente y elitista de las clases dominantes tradicionales de siempre, y como siempre, lo hacen a expensas del bienestar de la mayor parte de la población venezolana (más de 90%). Tenemos una sociedad profundamente enferma, retrograda, y severamente podrida con una clase gobernante malvada, además satánica en mi apreciación ya que sé algunas cosas sobre ellos que poca gente sabe, y genocida (matando indirectamente a los más débiles), lo cual merecería el encarcelamiento permanentemente, en mi opinión personal por supuesto.

Titular en Aporrea #7: Salario mínimo en EEUU llegará a los 15 dólares por hora a partir de enero 2022

Mis comentarios: El salario mínimo y las pensiones aquí en Venezuela son de menos de $3 al mes, o sea, son ingresos de esclavos, pero una botella de 2 litros de refresco aquí en Venezuela cuesta casi el doble de lo que cuesta en EEUU donde el salario mínimo se elevará próximamente a $15 la hora, o sea, alrededor de $2400 al mes, o sea, 800 veces más que aquí en Venezuela. Podría extrapolar sobre esta tremenda y pervertida anomalía, producto DIRECTO de las políticas económicas y operacionales del actual Estado venezolano (desde el 2013), pero no quiero, sería demasiado largo, además, tal vez me suicidaría a medio camino, o así lo sentiría, yo no estoy de suficiente buen humor en este momento para clavarme profundamente en el ojo con la puta de un destornillador.

Titular en Aporrea #8: Más de 220 mil venezolanos han solicitado el TPS en EEUU desde marzo

Mis comentarios (cifras aproximativas): De acuerdo con el actual jefe de Estado venezolano, EEUU sería nuestro enemigo, ese "malvado imperio" culpable de casi todas nuestras miserias, sin embargo, ya viven más de 400.000 venezolanos y venezolanas en EEUU, quienes en su mayoría se fueran a ese país en los últimos 8 años, y ahora hay más de 200.000 más que han aplicado --- en solo 6 meses del año 2021 --- para conseguir el TPS para poder ingresar y trabajar en EEUU. Estaríamos hablando de unos 600.000 venezolanos y venezolana en total, o sea, más o menos uno de cada 50 venezolanos y venezolanas se han ido o piden irse de Venezuela pero específicamente a EEUU a vivir con el "enemigo," para vivir en ese país tan "malo" y tan "capitalista" donde irónicamente "el enemigo" les pagarían a los venezolanos y las venezolanas $2400 al mes para trabajar en ves de los miserables y esclavistas $3 al mes que reciben aquí en Venezuela por parte de un Estado casi 100% esclavista. Sí señor. La hipocresía y el establecimiento sistemático de la esclavitud moderna implementada desde el 2013 por parte del actual jefe de Estado venezolano y sus colaboradores en contra de su propia gente, es absolutamente asombroso, y en mi estimación, es 100% CRIMINAL, lo cual merecería un castigo correspondiente a este masivo nivel de abuso y maldad.

Titular en Aporrea #9: MP: 210 funcionarios de seguridad del estado han sido condenados por violaciones a los derechos humanos

Mis comentarios: ¿Este es un chiste? Cada vez que veo titulares donde el actual Estado venezolano y sus miserables (en mi apreciación de ellos) gobernantes se jactan de haber metido presos a funcionarios públicos que habrían cometido violaciones a los derechos humanos, me pregunto, ¿Y no fueron ellos mismos quienes contrataron a esos HDP en primer lugar? ¿Y por qué el actual jefe de Estado venezolano y todos sus colaboradores no está presos también? ¿Ah? ¿El esclavismo no es una violación a los derechos humanos? ¿Ah? CDM. Podría extrapolar hasta la eternidad sobre este punto, pero no lo haré, no puedo más, mi mente no lo aguanta más, por hoy.

Eso es todo por ahora.

Si sigo, me voy a explotar.

No puedo más.

Ahora siento que tengo que ir a tomarme una caja de cerveza para calmarme un poco porque mi adrenalina está por el techo, pero ¡ay!, no puedo, ya no tomo, entonces, en vez, me daré golpes de cabeza contra la pared rústica de mi taller.

Sí señor.

Eso es lo que haré.

Bueno, chao, por ahora.

Lo que está pasando en este país es absolutamente increíble.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1508 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor