Cáscara Amarga 434

Una primera voz profunda

Siempre hay una primera voz profunda, es una verdad de Perogrullo. Siempre hay una primera voz profunda entre una primera voz mostrada y una primera voz solapada, que es una perogrullada. Siempre hay una primera voz profunda, esto pareciera ser y noser una constante universal decretada por alguien que nadie sabe quién es, quién fue y quién será, que ha de cumplirse tanto para el macrocosmos universo en expansión einsteiniano y el macrocosmos universo en contracción maleoiano, como para el microcosmos mundo ondular y el microcosmos mundo particular de la onda y de la partícula que margullen en el quiasmo río efesoíta. Pero empero Perogrullo, hale dicho al mundo las verdades del barquero, siempre sostenido, tenido y tendido en sus trece, Perogrullo, con orgullo con murmullo y sin murmullo, en las simultaneidades que están en el quiasmo río heraclitoiano, y que en algún instante del tejer y del destejer penelopeiano los extremos se confunden, los extremos se tocan, en visible aguja y en invisible aguja, en el medio maleoiano módulo medular abismal profundo, y, es cuando ha de decirse que hay una primera voz profunda. En que la posición y la velocidad, son una misma cosa son una misma vaina son una y solo una, que son, la velocidad y la posición, palabras pareadas paradójicas en el quiasmo río efesoíta, y, que en algún instante que nadie sabe, comulgan confesas cantarinas por primera voz profunda, tanto como la confesión comulgada simultanea contradictoria entre la onda y la partícula, y, helo ahí, lo de la armonía alterna antagónica ambigua de Heráclito, que a buen seguro ha de darse en el quiasmo río efesoíta que contiene los contenidos del universo en expansión einsteiniano y del universo en contracción maleoiano. El quiasmo río efesoíta, está plagado de fórmulas teóricas y mecánicas prácticas, mecanismos y formalismos racionales matemáticos, y que la ciencia, aun y aún, no ha abrevado en verdad y en profundidad en la aguas de Heráclito, en su trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, palabras pareadas paradójicas, en que han de confundirse las matemáticas y las físicas avanzadas cáscaras amargas en el medio maleoiano módulo medular abismal profundo, que solo y sólo ha de estar en el prodigioso río greco efesoíta. Siempre hay una primera voz profunda histórica perogrullada, ha de encontrarse en un río que fluye transformado cambiante y repleto de contradicciones, en que han de sostenerse desarrollarse todas las demostraciones con testimonios en el mismo río en donde abrevara Pascal, y que dijera en chapuzón y margullo, con orgullo, en que yo sustituyo los entes definidos por sus definiciones y endespués adelante de endenantes, con todas las demostraciones, sí, ahí en el quiasmo río heraclitoiano en que se ha de conseguirse la primera voz profunda, en el medio maleoiano medular abismal del trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, en la intrincada forma de la geometría y de la enredada estructura tesitura algebraica, invento del hombre y de la mujer, la física y la matemática.

Con digresión y sin digresión, siempre hay una primera voz profunda, es una verdad de Perogrullo. Siempre hay una primera voz mostrada y solapada, que es una perogrullada. Siempre hay una primera voz profunda, entre una primera voz mostrada y una primera voz solapada, esto pareciera ser y no ser una constante universal decretada por alguien que nadie sabe quién es, quién fue y quién será, que ha de cumplirse tanto para el macrocosmos universo en expansión einsteiniano y el macrocosmos universo en contracción maleoiano, que margullen en el quiasmo río efesoíta, como para el microcosmos mundo ondular y el microcosmos mundo particular de la onda y de la partícula, que margullen en el quiasmo río efesoíta, en que el principio de la constancia de la luz, lo es para un espacio expansivo einsteiniano y que no lo es para un espacio contractivo maleoiano, mas y más, ha de existir la armonía simultánea contradictoria, el equilibrio dinámico dialéctico difuso en el medio maleoiano medular abismal, sí y sólo sí, si y solo si, en el quiasmo río efesoíta en donde siempre ha de haber una primera voz profunda de Perogrullo.

Con divagancia y sin divagancia, siempre hay una primera voz profunda, es una verdad de Perogrullo. Siempre hay una primera voz mostrada y solapada, que es una perogrullada. Siempre hay una primera voz profunda, esto pareciera ser y no ser una constante universal decretada por alguien que nadie sabe quién es, quién fue y quién será, que ha de cumplirse tanto para el macrocosmos universo en expansión einsteiniano y el macrocosmos universo en contracción maleoiano, que margullen en el quiasmo río efesoíta, como para el microcosmos mundo ondular y el microcosmos mundo particular de la onda y de la partícula, que margullen en el quiasmo río heraclitoiano en complementariedad congrua coordinada como si se tratara del principio de la complementariedad de la radiación de Niels Bohr, de la onda y de la partícula. Perogrullo, ha de llevarse en los cachos a muchos emperifollados físicos y matemáticos que no han margullido, aun y aún, en el fluvial caudaloso río cargado de sorprendentes sorpresas históricas contradictorias, en donde detrás de una primera voz mostrada ha de solaparse su complementaria primera voz no mostrada en la estética de Antonio Machado, de busca tu complementario que marcha siempre contigo y suele ser tu contrario. De lo que ha de expresarse que la filosofía maleoiana medular abismal, la filosofía de las 4 "E", entre y dentro del entendimiento y de la estética ética espiritual, en donde la filosofía del entendimiento estético ético espiritual, ha de ir apersogada amargullada nadando en el quiasmo río heraclitoiano, y, porque decir entendimiento es decir estética ética espíritu, la ciencia la poesía la moral y la fe juntas para siempre, pues la fe hebrea sanpabloiana ha de ir al través y en de por medio de la certidumbre y de la incertidumbre, de la determinación y de la indeterminación, de la esperanza y de la desesperanza, de la convicción y de la no convicción, de lo visible y de lo invisible. San Pablo, el de que tus palabras sean sí por sí y no por no, que los abogados jurisconsultos jueces y gobernantes jurídicos mundanos, han de tener presente de la mano, pues entre el sí y el no, hay a buen seguro una verdad mostrada y una verdad solapada de dinámica dialéctica difusa siamesa de Perogrullo, y en de por medio, en que hay una primera voz profunda en el quiasmo río efesoíta. Y, al haber una primera voz profunda entre lo mostrado y lo solapado, han de desplomarse muchas tesis, muchas teorías, muchos principios, muchos axiomas, muchas constantes, muchos consentimientos, muchos convenios, muchos acuerdos, muchas leyes, muchas creencias, muchas necesidades, muchas costumbres, muchas paradojas, que han de complementarse, de equilibrarse en la dinámica del río en que la virginal rosa flor viajera primera voz profunda perfuma su quiasmo río heraclitoiano. Ciencia y poesía juntas, volando por entre las edades, sobre una primera voz profunda, con divagancia y sin divagancia simultaneidades por entre las edades.

Si siempre hay una primera voz profunda que es una verdad de Perogrullo. Entonces sea dicho que siempre hay una primera voz mostrada y solapada, que es una perogrullada. Ergo vergo sea dicho que siempre hay una primera voz profunda entre una primera voz mostrada y solapada. Ergo vergo sea dicho que hay una primera voz profunda que ha de ser y no ser una constante universal decretada por alguien que nadie sabe quién es, quién fue y quién será. Ergo vergo sea dicho que una primera ves profunda ha de cumplirse tanto para el macrocosmos universo en expansión einsteiniano y el macrocosmos universo en contracción maleoiano, que margullen en el quiasmo río efesoíta, como para el microcosmos mundo ondular y el microcosmos mundo particular de la onda y de la partícula, que margullen en el quiasmo río heraclitoiano en complementariedad congrua coordinada como si se tratara del principio de la complementariedad de la radiación de Niels Bohr, de la onda y de la partícula. Ergo vergo sea dicho que en la estética de Antonio Machado, busca tu complementario que marcha siempre contigo y suele ser tu contrario, y, en de por medio ha de estar una primera voz abismal. Ergo vergo sea dicho que en la filosofía de las 4 "E", la filosofía maleoiana medular abisal, entre y dentro del entendimiento y de la estética ética espiritual, la ciencia y la poesía juntas, simultaneidades por entre las edades, han de estar volando con divagancia y sin divagancia sobre una primera voz medular abismal.

Otrosí: Poeta amigo y poeta amiga, esta columna ejercitada y articulada, una primera voz medular abismal, ha nacido de la anterior, una primera vez medular abismal. Lo que cambia una vocal trastrocada. Y, por mas y por más, en el fondo es lo mismo. Discúlpame, fraterno y fraterna, la jugarreta de niño que llevo por dentro, que se me sale, violando al padre y al adulto, que no al hijo, y porque soy un niño, en recreo truculento correteo, en la parranda lúdica tómbola cosmogónica y antropocéntrica de natura y persona, en el rancho que se llora, en casa y en caza, en baza del tanto y del tonto de Miguel Balza.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 346 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor