Parlamento

Odio

El odio y la no presencia de la racionalidad, en el accionar de la oposición terrorista venezolana, constituye el hecho más importante de la separación del liderazgo oposicionista y el mayor número de electores que participaran en las megaselecciones acordadas para el 21 de noviembre. Realizar una férrea defensa de la labor humanitaria realizada por el diplomático venezolano Alex Saab como encargado del abastecimiento de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Se debe considerar como una actitud humana y de caridad, a lo lejos se observa a los pocos que celebran el juicio contra Alex Saab, les dicen lambucios a millones de ciudadanos para quienes el CLAP, no es un complemento de la dieta, sino la base de su dieta. Igualmente que los acusan de venderse y hasta arrastrarse por una caja de comida. Dos posiciones distintas frente a los hechos realizados por el diplomático Alex Saab.

Por eso, para quienes la lucha social no es un juego de video lo importante es la justicia, no la revancha o el encubrimiento. Es prudente entonces que aparezca un adulto y recuerde algunas cosas básicas: que para acabar con el populismo tiene que haber prosperidad, que no habrá prosperidad si no hay paz, que no habrá paz sin justicia y que no habrá justicia sin que reconstruyamos el país que es todo. El desafío sigue siendo el mismo: construir un Pais viable para todos, sin impunidad, pero sin venganza, un Pais de emprendedores, con democracia y libertad. En esta coyuntura electoral encontramos opiniones que indican: que los factores de la derecha sufrirán una derrota inminente en las megaselecciones que se llevarán a cabo el venidero 21 de noviembre. Lo atribuyen a la la falta de unidad de criterio en el discurso político. Odio en el discurso y llamados político no racionales. La clase política de derecha del país, esta desconectada con las necesidades de la gente. Los líderes tienen la obligación de hablar con transparencia sin ofrecer falsas esperanzas. Pero sin odio.

La oposición sigue el mismo camino de la ruptura y la falta de unidad democrática, de criterio político, de uniformidad en el discurso y la propuesta de gobierno, la gran derrota es evidente para todos los opositores. La política del odio y la irracionalidad no les ha dado resultado a la derecha terrorista venezolana. Recuerde que hemos dicho Alex Saab es una estrategia para salir del Chavismo.

Se conoce como odio a la antipatía o aversión hacia alguna cosa o persona cuyo mal se desea. El odio es sinónimo de hostilidad, resentimiento, rencor, lo cual genera un sentimiento de profunda enemistad y rechazo que conduce al mal hacia una persona o el deseo de enfrentamiento con la misma. En referencia a lo anterior, el odio es visto como un valor negativo que va en contra del amor o la amistad, que produce disgusto o repulsión hacia una persona, cosa o situación con el deseo de destruir o evitar todo aquello que se odia. El odio acarrea consecuencias destructivas y peligrosas, específicamente agresiones físicas, psicológicas, o verbales, que en ocasiones llevan a la muerte de una persona producto del odio.

El odio es lo opuesto al amor, pero existe una expresión popular "del amor al odio hay un solo paso, y viceversa", esto es en virtud de que el odio que siente un ser humano por otro lo considera importante, y que por una u otra causa o conducta se destruyó la relación de amistad, llegando a sentir odio pero con la posibilidad de que en un futuro desaparezca ese sentimiento, e intente reanudar la relación que antes existía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 465 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Medina

Francisco Medina

Más artículos de este autor