Cáscara Amarga 429

Armónica simultaneidad contradictoria

Las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, no es un invento de este cura ignaro raro cleuasmo asno, es un producto terminado de la curiosidad y del discernimiento, de lo que dijeran Buda y Heráclito, endenantes, ss. VI-V a. C., "Vivimos en un mundo plagado de contradicciones y de sucesiones armónicas simultáneas contradictorias." Y, como dijera Albert Einstein, que ha de irse a la modernidad ilustrada originaria. Y, hemos echado un margullido clavado olímpico en el quiasmo río efesoíta, en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces. Heráclito, siempre Heráclito, en donde abrevara en esas las cristalinas aguas efesoítas Sócrates mas y más que Aristóteles. La armónica simultaneidad de los contrarios, que Sócrates lo sabía, de la sabiduría, en que la sabiduría es saber, llevada, la sabiduría, por el que sabe que no sabe, de su grafía grata gratificante del teorema directo y del teorema indirecto en el cuadrángulo rectángulo socrático. Helo ahí, lo del cleuasmo asno de este cura ignaro raro, que ni por el talón de Aquiles ha de llegarle al hijo de Alopece. Cura ignaro raro, que ha ido a embeber de curioso y no de estudioso, en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, del tao de Laozi, en la grafía gratificante grata ¡Qué gatalata! de la armonía simultánea contradictoria entre el ser y el no ser, entre el teorema directo y el teorema indirecto, entre el descendemos y el ascendemos, entre el somos y el no somos, entre la guerra y la paz, entre amor y odio, entre la vida y la muerte, entre la luz y las tiniebla, entre la justicia y la injusticia, entre la mortalidad y la inmortalidad. Y, mas y más, sabíase de la existencia del equilibrio dinámico dialéctico difuso en el medio heraclitoiano profundo, porque y en verdad, Buda y Heráclito endenantes, creían confiados optando con santa fe por el camino medio, endespués, el medio maleoiano profundo, el sincretismo metafórico unificado, el eclecticismo metafórico unificado, de lo asincrético y lo sincrético, de la exclusión y la inclusión, del eternalismo y del nihilismo, del ascendemos y del no ascendemos, del somos y del no somos, en sucesivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas del quiasmo río efesoíta, en que Aristóteles lo simulara sin querer queriendo en el exceso y en el defecto de su Gran Moral. Mas y más, Aristóteles, arrumbara el tercio incluso en su Lógica, del principio del tercio excluso estagirita, que surgiera endespués, el tercio incluso, con la tronadura voladura destructiva de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el día de la Virgen de Coromoto Venezolana, el 11/09/2001, y, en que en lo adelante tocaríase, que no trocaríase, de Heráclito, con el principio del tercio excluso y del tercio incluso, de la cochura y magín del entrépito teodolítica curiosa de Maleo en ordinaria jugarreta lúdica al filósofo de Estagira, el estagirita Aristóteles, quien fuera un sostenido crítico contumaz de Sócrates. Y, que conocieran el medio, como Heráclito y Buda, al dedillo de Perogrullo, lo que nos trae hasta aquí, con el teorema directo y el teorema indirecto, con el exceso y el defecto, con el tercio excluso y el tercio incluso, con el ser y el no ser de la literatura védica upanishad sánscrita, nadando, no para morir en la orilla, en el quiasmo río heraclitoiano de las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas, del descendemos y del no descendemos, del somos y del no somos.

Fogaño, las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, de equilibrio dinámico dialéctico difuso, en el medio maleoiano profundo, de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos del tejer y del destejer de la aguja de Penélope, del ascendemos y del no ascendemos, del bajamos y del no bajamos, del sube y del baja, del somos y del no somos, de Heráclito, del exceso y del defecto de Aristóteles, del teorema directo y del teorema indirecto del Teorema de Sócrates, del que algo sea maleoiano entre el que algo fue y el que algo será de Kitz. Las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, de equilibrio dinámico dialéctico difuso, en el medio maleoiano profundo, de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos de la tesis y de la antítesis de Hegel y Marx, del consciente y del inconsciente de Cirigliano y Villaverde. En ese medio maleoiano profundo, tócanse los opuestos paradójicos encontrados, en que ha de haber el equilibrio perfecto opositivo asegún Julio Cortázar, ha de haber la unidad contradictoria armónica, la armonía simultanea contradictoria. Sí, en ese medio maleoiano profundo tócanse los opuestos paradójicos encontrados, el eterno resurgir y el no resurgir del fluir del quiasmo río heraclitoiano, en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces. Las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, traídas del chuzo que hemos echado en el margullido clavado olímpico quiasmo río efesoíta, en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces, la eterna noria notoria, el movimiento el fluir el cambio la transformación, entre algo nuevo ante el Sol maleoiano y nada nuevo bajo el Sol eclesiástico, y, entre ese trecho estrecho arrecho, medio maleoiano profundo, tócanse las opuestas pareadas paradójicas encontradas apersogadas sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, inspiración del poema de Jorge Luis Borges, endespués de Oscar Wilde, del edípico enigma temporal: "Somos Edipo y de un eterno modo, la larga y triple bestia somos, todo lo que hemos sido y todo lo que seremos". El hombre la bestia borgesiana creadora, la bestia creadora temporal de Oscar Wilde, que endenantes dijera que: "El hombre, ha de ser en cada momento de su vida todo lo que ha sido y todo lo que será". Y, en ese medio maleoiano profundo, mi propio yo, en que tócanse los apersogados opuestos paradójicos encontrados de las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, y, mi yo interior, en que el hoy es siempre todavía de Antonio Machado, y, de San Mateo, el presente, en la Oración del Padre Nuestro, del pan de cada día. El presente en la fe hebrea sanpabloiana entre lo visible y lo invisible, entre onda y partícula, entre la certidumbre y la incertidumbre, entre la convicción y la no convicción, entre la esperanza y la desesperanza. Y, de Unamuno, de aviso mi abrigo mi trastrigo mi pan de trigo. Y, apersogadas juntas las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, alejadas y vecindarias al Sol maleoiano y al Sol eclesiástico, relativos sistemas presentes, en el medio maleoiano profundo, en las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, en el presente existente dinámico dialéctico difuso del aquí y del ahora, los aconteceres y los sucederes, los hechos y los efectos, los efectos en entera ejecución entre Soles, en que hay acontecimientos ya en la Tierra como en el Cielo cuajado de agujeros negros del universo en contracción, y, que nuestro territorio pertenece al universo en expansión. Y, el medio maleoiano profundo, ha de estar en todas las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias en el quiasmo río heraclitoiano, esto no lo viera Albert Einstein, por culpa de Aristóteles, que arrumbara el tercio incluso pero empero mas y más de 3.000 años. Empero pero mas y más el tercio incluso apersogado con el tercio excluso en el quiasmo río efesoíta como efectos en entera ejecución, sin importar en donde se encuentren los Soles de Maleo y del Eclesiastés existentes relativos, una perogrullada de Perogrullo, que margulló con orgullo en el quiasmo río heraclitoiano, y decía Perogrullo que siempre hay una primera vez en la historia de los efectos en entera ejecución del ejemplo y del aviso entre los testimonios del pretérito y las advertencias del porvenir. Lejos muy lejos del mecanismo del reloj entre natura y persona, un tiempo que sucede que fluye que cambia que se transforma entre el dicho y el hecho en trecho estrecho arrecho en equilibrio perfecto dinámico dialéctico difuso, en difuminación continua espectral de forma color tamaño, en que no ocurren saltos cuántico de talanquera ni vuelos cuánticos de gallera, en las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias del quiasmo río heraclitoiano en que natura entiéndese con los contrarios y la persona de Heráclito lo sabía endenantes y endespués de su chapuzones en el tambor de excrementos escatológicos. Y, de esto pueden testimoniar y hablar bastante Hegel y Marx, que margulleron y abrevaron en el quiasmo río heraclitoiano, que no Albert Einstein, por culpa de Aristóteles.

Si las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, no es un invento de este cura ignaro raro cleuasmo asno, es un producto terminado de la curiosidad y del discernimiento, de lo que dijeran Buda y Heráclito, endenantes, ss. VI-V a. C., "Vivimos en un mundo plagado de contradicciones y de sucesiones armónicas simultáneas contradictorias." Entonces sea dicho que las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias de la forma y figura del ser y del no ser, han de ser casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos. Ergo vergo sea dicho que las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias del quiasmo río heraclitoiano han de tener al medio maleoiano profundo. Ergo vergo sea dicho que en las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias del quiasmo río efesoíta, han de tocarse todos los extremos de las palabras pareadas paradójicas en el medio maleoiano profundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 472 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor