De tin marin de dos pingüe

"De tin marin de dos pingüe,

Cúcara mácara, títere fue,

Yo no fui, fue Teté,

Pégale, pégale al quien fue,

Pégale, Pégale, con la punta del pie."

A las acusaciones mutuas que el liderazgo de la ultra derecha venezolana, se hacen unos con otros y donde no se ahorran calificativos, puede aplicárseles este sabroso juego infantil y juvenil, cuando se jugaba a buscar el culpable y al terminar las frases, se les daba una reprimenda al señalado como responsable...

Calderón Bertí, quien había sido nombrado como diplomático en la estructura ilegal, creada por el auto proclamado, con el consentimiento de los Estados Unidos, renunciante, como viejo zorro, cuando vio que el barco se estaba hundiendo, dijo a la prensa internacional que Monómeros, era una empresa solvente y destapó de esta manera el estercolero, porque, también la prensa internacional informo de la quiebra de esta empresa, que había sido expropiada a los venezolanos, por esta banda que se presentó al mundo como el auténtico gobierno de Venezuela.

No se había secado la tinta, ni silenciadas todavía, las informaciones de los medios sobre la escandalosa noticia de la quiebra de Monómeros, cuando los implicados en la directiva que se designó para administrarla, y por boca de los propios voceros del liderazgo de la ultraderecha, para curarse en salud, salieron a acusarse mutuamente, por la espantosa quiebra, de una empresa totalmente solvente, para el momento de su secuestro, por esa banda hamponil

Julio Borges (Borondongo), le pegó una fuerte acusación a Leopoldo López (Bernabé) y este, ni tonto ni perezoso, acusó a Henrique Capriles (Burundanga) y este a su vez busca urgentemente a un (Muchilanga), a quien culpar. Así, frente a un país que estaba asombrando por la nefasta información, se presentaron. Luego se arrojaron trapos sucios, sartenes, cartas de amor, fotos raídas de antiguos amoríos, pero quedaron al descubierto: Se les jincharon los pies.

Luego de este toma y dame, que tú fuiste, que yo no fui, que fue Teté, ante la opinión pública regional internacional y la venezolana quedaron al desnudo (El Rey está desnudo) y la sentencia del tribunal de la opinión fue unánime: TODOS SON CULPABLES.

Ya de conocimiento público este escandaloso fiasco contra el pueblo venezolano y a sabiendas de que todos son culpables. Surgen unas cuantas interrogantes:

¿Dónde están los reales?, esta pregunta tiene sabor a Gaita, dónde fueron a parar los millones de dólares que fueron administrados durante el período de gestión, de la administración ilegal e interventora. Nadie ve, Nadie oye, Nadie responde, pero se presume que a los bolsillos de TODOS ELLOS, y a los de sus partidos, testaferros y personajes de confianza.

¿Qué van a hacer con la empresa quebrada? Bueno, ya parece que el destino de Monómeras es un secreto a voces, la prensa internacional ha señalado, que será vendida por los interventores a precio de gallina flaca, a Colombia, mejor dicho al gobierno de Iván Duque, para pagarle por favores recibidos.

¿Cuánto dinero recibieron los líderes de la banda y sus partidos? Nadie hará una auditoría, para aclarar una pregunta tan candente como ésta, pero ya se dice en los medios, que la torta fue distribuida de acuerdo a la jerarquía de cada "líder" y de cada partido, lo que ellos llaman grandes y los más pequeños. Todos recibirán el dinero mal habido, pero de la misma manera que actúan la jaurías de Hienas, primero, los cazadores (autores intelectuales) y luego el resto, el perraje, que a pesar de estar descontento por el reparto, callaran la boca para siempre por un mendrugo.

¿Serán Juzgados estos crímenes en Venezuela? Eso está por verse, porque en Venezuela, parece que hay que juzgar primero a los que roban gallinas para hacer un sancocho en la orillas de un río, que a esta banda de criminales, que ha agotado los delitos más graves contemplados en el Código Penal vigente.

El jueguito De Tin Marín……., concluye al final, cuando se encuentra al culpable, pidiendo que se le dé con la Punta del Pie, en realidad la expresión es muy delicada, porque en realidad, éstos lo que merecen es una soberana patada. Estoy seguro que el pueblo con gusto se las asestaría, las dudas que tengo es en la actuación judicial frente a ellos, y esa duda me la acrecientan los hechos y estoy seguro que la gran mayoría de la Venezuela decente, le asalta también en su pecho y en su mente este pálpito. De Tin Marín de Dos Pingüe……… ¿Juzgaran sólo a Teté? (al roba gallinas). ¿Será que, Borondongo, Bernabé, Burundanga y Muchilanga, se saldrán con la suya? ¡Cosas veredes Sancho¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 468 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor