Cáscara Amarga 428

El cero pa’ tendencia y el medio pa’ tendencia y pa’ trascendencia

El cero pa’ tendencia y el medio tanto pa’ tendencia como pa’ trascendencia. La matemática moderna de Isaac Newton y de Gottfried Leibniz, fundárase en el dígito cero, conocido en Europa al través y de por medio de los árabes, y, que surgiera, este dígito, en el pueblo hindú durante el siglo IX de la era cristiana pasada, y, su aplicación y uso fuera en el año 876 después de Cristo. Y, el concepto moderno de límite de Newton y de Leibniz, apoyárase en el cero, de tendencia por la derecha y de tendencia por la izquierda, diérase a conocer en el siglo XVII después de Cristo.

Fogaño, este cura ignaro raro cleuasmo asno, no es persona fechera ni ha de ser persona fichera. Ansí sí, ha de ser persona curiosa y persona discernitiva, que no persona chismosa ni fachendosa, como su propia propiedad metodológica metodología. A mas y más, no he leído nada, mas y más, aun y aún, ni algo, pero y empero, sin pedantería y sin venderle humos a nadie, y, ¡Miren! que en donde meto el entrépito teodolito curioso, me fijo tal como mochuelo en su nido, y, del ombligo onfalo maleoiano dormido, punto onfalósico acimutal, entre la zona norte del ombligo y la zona sur del maruto amigo, en que surge el pan de trigo de abrigo mi trastrigo, y, como tiénese dicho, margullo en el quiasmo río efesoíta, de armónica simultaneidad contradictoria, en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces. Lo ventilara Heráclito de Éfeso, entre el 540 antes de Cristo y el 480 antes de Cristo, a mas y más de tres mil años, en que no conocíase el cero, mas y más, ansí sí, se conocía el medio, y, aun y aún, cuando hablábase de armonía simultánea contradictoria entre el ser y el no ser, entre el descendemos y el ascendemos, entre el somos y el no somos, entre la guerra y la paz, entre amor y odio, entre la vida y la muerte, luz y tiniebla, justicia e injusticia, mortalidad e inmortalidad, mas y más, sabíase de la existencia del equilibrio dinámico dialéctico difuso en el medio heraclitoiano profundo, porque y en verdad, Buda y Heráclito endenantes, creían confiados optando con santa fe por el camino medio, endespués, el medio maleoiano profundo, el sincretismo metafórico unificado, el eclecticismo metafórico unificado, de lo asincrético y lo sincrético, de la exclusión y la inclusión, del eternalismo y del nihilismo, del ascendemos y del no ascendemos, del somos y del no somos, en sucesivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas del quiasmo río heraclitoiano, en que Aristóteles lo simulara sin querer queriendo en el exceso y en el defecto de su Gran Moral. Mas y más, Aristóteles, arrumbara el tercio incluso en su Lógica, del principio del tercio excluso aristotélico, que surgiera endespués, el tercio incluso, con la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el día de la Virgen de Coromoto Venezolana, el 11/09/2001, en que surgiera el principio del tercio excluso y del tercio incluso del magín y cochura, entrepitura teodolítica curiosa de Maleo en ordinaria jugarreta lúdica al estagirita Aristóteles, y, este, el sostenido crítico contumaz de Sócrates. Y, que ninguno de ellos, conocieron el cero, pero empero sí conocieron el medio, lo que nos trae hasta aquí, el cero pa’ tendencia y el medio pa’ tendencia y pa’ trascendencia.

Con digresión y sin digresión, el cero pa’ tendencia y el medio tanto pa’ tendencia como pa’ trascendencia, la grafía grata gratificante de este serio irónico asunto quijotesco cervantino, lo recoge el contradictorio caliginoso 69 cojedeño cóncavo convexo, el frontero límite límbico intercósmico, que no cómico micomicón quijotesco irónico, el medio maleoiano abismal, existe y está entre el universo en expansión y el universo en contracción, existe y está en este siglo XXI, en el frontero límite límbico intercósmico, en donde ha de darse el equilibrio dinámico dialéctico difuso, y, al través y en de por medio por la calle de en medio, existe y está, el medio maleoiano profundo en el trecho estrecho arrecho, como del dicho y del hecho, ahí, existe y está el frontero límite límbico intercósmico en el punto inflexivo topológico borroso, como si fuera en la silla de montar del Libertador Simón Bolívar, de los casos límite contradictorios complementarios congruos, borrén delantero y borrén trasero, y, como tiénese dicho, el cero pa’ tendencia y el medio pa’ tendencia y pa’ trascendencia, exprésalo la grafía grata gratificante, de este serio irónico asunto quijotesco cervantino, y, recógelo el contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño cóncavo convexo con la tangente que pasa por la jeta del seis y por la jeta del nueve como si fuera la slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica del teorema directo y del teorema indirecto en el cuadrángulo rectángulo del Teorema de Sócrates Pitágoras Kelsen, similaricadencia tautológica repetitiva platónica repetitiva insistente circular inacabable en el yin y en el yang, con la tangente que pasa por la jeta del seis y por la jeta del nueve, que es el yin y que es el yang, la tangente en la sombría penumbra whitmaniana del yin y del yang, y que, mas y más, en que, y, en donde ha de estar la verdad socrática profunda entre el medio y el fin, entre el medio y el resultado, verdad socrática profunda, que es de tendencia y que es de trascendencia, tanto como la síntesis entre la tesis y la antítesis, del quiasmo río heraclitoiano, asina asín ansí así, entre la geometría y el álgebra, casos límite frontero límbico contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados, de equilibrio dinámico dialéctico difuso al través y en de por medio por la calle de en medio, el medio maleoiano profundo, en que el cero es pa’ tendencia y el medio es tanto pa’ tendencia como pa’ trascendencia.

Con divagancia y sin divagancia, el concepto moderno de límite de Newton y de Leibniz, apoyárase en el cero, de tendencia, por la derecha y de tendencia por la izquierda, y, síguese que el concepto moderno de límite matemático ha de apoyarse en el medio pa’ la tendencia y pa’ la trascendencia, y, de esta trascendencia ha de surgir síntesis y verdad ramossucreiana profunda golondrina andarina peregrina cantarina de proporcionalidad complementaria bohriana medio fin socrático, tanto como el teorema directo y el teorema indirecto del cuadrángulo rectángulo en la slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica del teorema de Sócrates Pitágoras Kelsen, la verdad socrática profunda en repetitivo insistente circular inacabable cero pa’ tendencia y medio pa’ tendencia y pa’ trascendencia. En la teoría holística metafórica unificada cultural histórica nacional individual ezrapoundiana, del sincretismo metafórico unificado, del eclecticismo metafórico unificado, en el quiasmo río heraclitoiano armónico simultáneo contradictorio de la tendencia y de la trascendencia tanto como el cero pa’ tendencia y medio pa’ tendencia y pa’ trascendencia. En que Hegel y Marx, apoyáranse en la tesis y en la antítesis, en esencial síntesis intelectual trascendental en unidad de contrarios y en la lucha armónica opositiva, desde donde diose el golpe feroz cesarvallejoiano convite cívico mílite de las sustituidas entidades definidas pascalianas definitorias ascendentes de la teoría holística metafórica unificada cultural histórica nacional individual ezrapoundiana, del sincretismo metafórico unificado, del eclecticismo metafórico unificado, del cero pa’ tendencia y el medio pa’ tendencia y pa’ trascendencia

Si el cero es pa’ tendencia y el medio es tanto pa’ tendencia como pa’ trascendencia. Entonces sea dicho que el concepto moderno de límite matemático, del siglo XVII de la era pasada, de Newton y Leibniz, ha de complementarse con los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados, de equilibrio dinámico dialéctico difuso en el medio maleoiano profundo de la tendencia y de la trascendencia. Ergo vergo sea dicho que Buda y Heráclito, creían confiados y optaron con santa fe por el camino medio, el medio maleoiano profundo de la tendencia y de la trascendencia. Ergo vergo sea dicho que el medio maleoiano profundo de la tendencia y de la trascendencia, es el sincretismo metafórico unificado, es el eclecticismo metafórico unificado, de lo asincrético y lo sincrético, de la exclusión y la inclusión, del eternalismo y del nihilismo, del ascendemos y del no ascendemos, del somos y del no somos, en sucesivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas del quiasmo río efesoíta. Ergo vergo sea dicho que Aristóteles, al medio maleoiano profundo de la tendencia y de la trascendencia, lo simulara, sin querer queriendo, en el exceso y en el defecto de su Gran Moral. Ergo vergo sea dicho que Aristóteles, arrumbara el tercio incluso en su Lógica, del principio del tercio excluso. Ergo vergo sea dicho que el medio maleoiano profundo de la ascendencia y de la descendencia, de la tendencia y de la trascendencia, surgiera endespués, al través y en de por medio del tercio incluso y del tercio excluso con la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el día de la Virgen de Coromoto Venezolana, el 11/09/2001, en que el medio maleoiano profundo tomara tendencia y trascendencia mundial.

Otrosí: Escribo con anopluro ladilloso repetitivo insistente circular inacabable, y, porque tengo la peor de las memorias que han de existir en el viviente planeta Tierra. Y, que gracias a los poetas Rudyard Kipling y Federico García Lorca, he podido enderezar para disgusto estas golosas Cáscaras Amargas, y no tengo la intención de amargarte la golosina mi fraterno poeta amigo y mi querida poeta amiga.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 424 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor