Parlamento

General Manuel Piar al panteón

El 16 de octubre de 1817 murió en Angostura del Orinoco hoy Ciudad Bolívar, el General Manuel Piar, en cumplimiento de la sentencia del Consejo de Guerra, tras ser acusado de insubordinación, según sentencia del tribunal que lo condeno. El General Manuel Piar nació el 28 de abril de 1774 en Willemstad, Curazao. Hijo de una mulata holandesa de nombre María Isabel y de un marino mercante, de origen canario, llamado Fernando Piar Lottyn. Sin embargo, historiadores como Bartolomé Tavera-Acosta niegan estos hechos. Amparado en investigaciones del Obispo de Guayana, José Manuel Arroyo y Niño, le dan al General Manuel Piar un nacimiento distinto. Es demasiado preocupante que el Libertador de Guayana, a 247 años de su nacimiento. El General Manuel Piar tenga varias versiones de su nacimiento.

El General Manuel Piar, hombre de procedencia humilde y perteneciente a la casta de los pardos, tuvo una difícil educación impuesta por las limitaciones clasistas de la sociedad colonial. Esto no le impidió lograr de forma autodidacta una sólida cultura muy reconocida por sus contemporáneos; era capaz de hablar varias lenguas, entre las que se encontraban el francés, el holandés, el español o el inglés. En 1784, viajó a La Guaira junto a su madre (María Isabel), pero tuvo que regresar poco después a Curazao, de donde ya no regresaría hasta el estallido de la Revolución en 1810. En 1797, participó en La Guaira en la denominada conspiración de Gual y España. En 1804, alistado en la Guardia Nacional, combatió a los ingleses en Curazao. Tres años más tarde se encontraba en Haití, donde tomó parte de la Revolución haitiana.

En los sucesos del 19 de abril de 1810, en los que la junta de Caracas de la que formaba parte-, destituyó al capitán general Vicente Emprarán, inició su carrera militar en la Armada venezolana, carrera meteórica, hasta el punto de que al año siguiente ya era comandante de una lancha cañonera. El 26 de marzo de 1812, participó en la batalla de Forondo, en las aguas del Orinoco. Tras la capitulación del general Francisco de Miranda, en 1812, el General Manuel Piar tuvo que huir a la isla de Trinidad. Allí, con el grado de coronel, fue uno de los mandos militares que firmaron el Acta de Chacachacare y emprendió una expedición dirigida a liberar Venezuela; la expedición desembarcó en Guiria en enero de 1813. A las órdenes del general Santiago Mariño, participó en la campaña de Cumaná. Fue encargado de la defensa de Maturín, que socorrió victoriosamente ante los ataques del gobernador Lorenzo Fernández de la Hoz, Remigio Bobadilla, Antonio Zuazola y Domingo de Monteverde.

El General Manuel Piar, falleció dejando a la patria de Guaicaipuro, una hoja de servicio digna de lo que es hoy el gentilicio venezolano, el general Manuel Piar cumplió con la construcción de una Patria, hoy a 247 año de su nacimiento el pueblo venezolano está en deuda con el General Piar, el militar más brillante que halla tenido la Patria en el campo de la guerra, después del Libertado Simón Bolívar. En 1913. Vuelve el General Manuel Piar Ya con el grado de general de brigada, combatió al año siguiente en las provincias de Cumaná, Barcelona y Caracas. El 16 de octubre de 1814, sufrió una dura derrota en El Salado a manos de José Tomás Boves.

El triunfo sobre los realistas en San Félix, el 11 de abril de 1817, supuso el máximo logro militar para Piar. Con poco más de dos mil soldados venció a los 1.800 hombres de Miguel de la Torre, un duro golpe que culminaría con la conquista de Guayana. El año 2022, es el año para llevar en hombros del pueblo al General Manuel Piar al panteón nacional. El nuevo Consejo Legislativo del Estado Bolívar tiene la palabra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 459 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Medina

Francisco Medina

Más artículos de este autor