Hombres que hacen historia

Raúl Isaías Baduel, su recorrido con Hugo Chávez Frías

En una oportunidad dialogando a media noche con la psicóloga Emmy Méndez en la sala de redacción del Diario Le Mondé, ella se encontraba en su mesón de trabajo como accionista de la empresa a plena media noche pude comprender que las amistades se mueven en minutos. Y, de hecho, siempre tenemos que andar en el camino de vuelta Ella me comprendía en cada conversación al igual que otra psicóloga Sol Paramidani en Argentina. Leía mucho en aquel momento sobre el movimiento feminista y algunas historias eran subidas de tono. En una oportunidad hablamos sobre su viaje a La Habana, (Cuba) y, en lo hermoso de pasar unos días allá, esto, para entender cuan pesados son las botas de un revolucionario.

Me levanto muy de mañana y lo primero es hacerme un café y un zumo de jugo de naranja ocasionalmente porque ya no ganamos para estos lujos. De inmediato me instalo en la computadora y escribo en toda la mañana, ya en la tarde reviso mis artículos ya publicados. Guardo mucho silencio, revisando letra por letra.

Espero, con mucho interés el domingo por la mañana para ir a una Asamblea Pentecostal. Allí me separo de todo y busco que cada acontecer resulte bien, lo llamamos conversión. Hay que estar pendiente, nos encontramos al otro lado de la vía, nunca habrá nadie a excepción de los muertos.

En ese momento nos acordamos de las vivencias y, en mi caso, en el negocio islámico de mis amigos árabes. Quien por cierto en este mes de octubre me obsequiaron una botella de aceite de anjoli chino, cuyo valor es de ocho dólares, cuando en mi patria en plena entrada a los llanos, Acarigua, el anjoli se cultiva y pierde la cosecha porque no hay empresas de destilación y de seguro, se lo llevan los chinos para traerlos más caros, tal como sucede con las conservas de pescado.

Todo ha de advenir sobre anillos de sombra. Nuestros deseos egoístas por el poder nos llevan a una conclusión que los conflictos del mundo nacen fundamentalmente en el deseo de los egoístas. La segunda verdad, es la resistencia o renacimiento, la teoría del karma y el consecuente renacer. Y lo tercero, es en la realidad, es el deseo de la eliminación o la sed que engloba los conceptos que los estudiosos pasan el tiempo para desantañar los misterios de la fuerza interna. La noble verdad que se deriva de la esencia misma y que nos lleva una vida atomizada en los tiempos.

Conocí al comandante Hugo Chávez Frias y a Baduel en Mariara, en el liceo. Aníbal Paradisi donde hacíamos reuniones mensuales o bimensuales de parte de la Zona Educativa del Estado Carabobo, (ZEC). Ellos se paraban en una bodega a saludar a los dueños y nosotros esperábamos la hora en ese lugar, pero, en Guanare mi padre era jefe de Planta de CADAFE y el presidente Rafael Caldera Rodríguez llamó a papá para que colocase una planta móvil en Apure y el jefe del comando era Chávez, movilizo los camiones del ejército y al lado de soldados e indígenas ayudaron apoyar la chalana y, al otro día ya había luz en el pueblo. ¿Qué le sucedió como presidente? Todavía esperamos una respuesta, no tanto por él, sino por su gabinete donde se incorporó muchos jóvenes y dirigentes de la democracia cristiana, a sabiendas que su padre, Hugo de Los Reyes fue secretario general de COPEI y Secretario de Educación en una gobernanza presidencial del doctor Caldera.

Pero, su compadre y muy amigo personal Isaías Baduel fue mas reflexivo y consejero. A ambos posteriormente a raíz de ese encuentro en Mariara los vi en el Cuartel de los Paracaidistas. Al lado quedaba el Diario Aragüeño donde cada domingo en la mañana o sábado en la tarde entregaba mi columna o alguna nota periodística para su revista semanal.

Fue un militar de bien, cuya muerte deja muchas dudas como la de Oscar Pérez, ya estaba rendido y un niño correlón, era fácil controlarlo desde una visión militar e investigación, se rompieron en ambos los términos de asistencias que ni siquiera se irrespetó en la II Guerra Mundial donde los cuerpos de seguridad y militar tenían que garantizarle la vida y acordémonos de Ginebra.

Baduel era tratable, en una oportunidad, luego de ir al Aragüeño en la redoma del avión a entregar el material de redacción, con mi familia fui al Centro Comercial Las delicias y allí estaba, me extendió su mano y me invito a sentarme, pero estaba acompañado de sus escoltas y le dije que gracias y me coloque en otra mesa, de inmediato el mesero llego con una orden de pizzas, le agradecí. Ese era el General y mi hermana esta triste y conmovida, conocía a su familia, trabajo con Diosdado Cabello cuando fue ministro de Infraestructura y duro años en supervisión y construcción de obras al lado de Chávez. Luego Maduro. Por lo demás, sabemos el dinamismo en que se mueve el Psuv. Solo la unión nos dará fortaleza, es el nuevo sentir del amor por la República.

El Dalai Lama expresaba. "La meditación significa, en realidad, vaciar completamente el cuerpo y el alma para alcanzar un nivel de conciencia pura. Creo que el cerebro humano tiene muchas áreas aún sin explorar "

Hay una desconstrucción del Estado y en política no puede haber traición, sino lealtad, por ello, tomó varios helicópteros y fue a buscar a su amigo de siempre a La Orchila, Pero, afloro el teletac y el egoísmo en una línea del Psuv y el militarismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 965 veces.



Emiro Vera Suárez

Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajó en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 emvesua@gmail.com

Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: