Educación privada y pública en Venezuela, las diferencias y concordancias

Cierta vez en una clase de Filosofía y Educación en el Instituto Pedagógico de Barquisimeto, cierta alumna muy pizpireta echaba en cara al profesor lo que juzgó una indebida parcialidad de su parte hacia la "educación privada". Al contrario, traslucía en su exposición un abierto desdén por los planteles conocidos como públicos u oficiales.

Fue en una jornada académica en que ponían en común una experiencia en contextos reales de aprendizaje, ya que en una asignación tuvieron que entrevistar a docentes directivos o de aula sobre la noción que éstos manejaban conceptualmente sobre qué persona, hombre y mujer, querían formar (según la noción de antropología filosófica suscrita en la filosofía normativa de la institución) y con cuáles competencias científico-técnicas y humanísticas egresaban (aplicación de las categorías epistemología y axiología), y en qué modelo de sociedad querían vivir en las décadas futuras (2020, 30, 40 o 50), esto es, cuál modelo social postulaban según las claves de razón práctica vigentes: ética, estética y política.

Las mejores respuestas procedieron de docentes de centros educativos privados de la ciudad de Barquisimeto. En estos planteles parece que el docente tiene una mayor conciencia de su rol y puede dar razones muy coherentes sobre las orientaciones que cumple, particularmente fue evidente en colegios religiosos (modalidad cristiana católica), anclados tanto en sectores pudientes como populares. Nudo central pareció ser la dirección del plantel.

No así en el sistema educativo oficial o público. Los docentes directivos y de aula evadieron o respondieron muy confusamente, siendo que muchos se sorprendieron por el tipo de preguntas que se le formulaban. Menos entendieron cuando los muchachos aludieron a nociones como antropología filosófica, epistemología, axiología y cómo tales conceptos están recogidos en la Constitución (1999) y la Ley Orgánica de Educación (2009).

La conclusión fue mejorar las orientaciones gerenciales de las instituciones públicas, generar compromisos para con la organización y con los roles docentes. En cuanto a asignaturas como la mencionada al principio del presente texto (Filosofía y Educación) no pareciera que haya impactado lo suficiente en el proceso de formación implicado en la carrera magisterial cursada en el Instituto Pedagógico de Barquisimeto, por lo que se imponía que fuera sustituida por otro curso. Como en efecto ocurrió con el diseño curricular de 2012 e implementado al menos desde 2016, aproximadamente.

Ya no se enseñará más algo que confusamente se recuerda como Filosofía y Educación en la universidad formadora de docentes y asesora del Estado Venezolano en materia de educación y pedagogía, al menos formalmente; de hecho, fue creada otra institución: la Universidad Pedagógica Experimental del Magisterio o algo así, que perfecciona las competencias adquiridas en la UPEL-IPB en los estudios conducentes a grados, aunque ya para muchos no queda de otra sino decir: gracias por los favores recibidos, por tantas vivencias cuando hallar cupo para sentarse en sus pupitres y usar los libros de la inmensa y bien surtida biblioteca o demás servicios como: comedor, servicios médicos, orientación estudiantil y becas directas, ayudantías y preparadurías, transporte, entre otros, era privilegio de pocos, ya que como la demanda para estudiar docencia era numerosa, muchos quedaban por fuera.

Antes, años de la década de 1960,70, 80 y 90 o hasta la primera década del presente siglo XXI, los estudios universitarios, en que primero hubo el fenómeno denominado de la explosión de la matrícula y después con la fundación de varias casas de estudios de nuevo tipo las instituciones tradicionales entraron en crisis, además de que las universidades privadas en Barquisimeto y otras ciudades han llegado a ser el refugio de la prole tipo clase media y alta, empleados públicos, comerciantes, industriales pequeños y grandes. La educación privada garantiza continuidad tecno-administrativa y, progresivamente, también mucha calidad académica. Antes, aunque de forma imprecisa la educación llamada pública mantenía una mayor demanda y los problemas de cupo se tornaron igualmente acuciantes.

Por ejemplo, la portada de El Impulso (Barquisimeto, 4 de septiembre de 1968) tituló en su portada "Quedaron sin cupo más de 300 alumnos en el IPE", el cuerpo de tal información es la siguiente:


"Con la incorporación de 250 nuevos alumnos se iniciaron las clases del presente ciclo en el Instituto Pedagógico Experimental de Barquisimeto, en el cual se han creado también nuevas especialidades para preparar profesores en las técnicas que está reclamando el desarrollo económico y cultural de esta región".

"El profesor Gerardo Cedeño, director del Pedagógico, informó que con este contingente alcanza en total a mil 200 el número de alumnos que actualmente cursan en este instituto, señalándose que para el presente ciclo figuran las nuevas especialidades de Educación Industrial, Educación Agropecuaria, Educación Física, y Educación del Hogar, que cubren nuevos campos que han surgido en la docencia, a raíz de la diversificación que se está aplicando a la educación conforme al desarrollo regional y nacional".

"Sin embargo, cabe señalar que en este nuevo contingente no están todos los estudiantes que realizaron su solicitud de inscripción pues, habiéndose presentado unos 600 apenas hubo cupo para 250".

"Dijo el profesor Cedeño que por la rigurosa selección que allí se aplica para la admisión de alumnos, en función de determinar sus aptitudes y vocaciones para la docencia, siempre queda por fuera un apreciable promedio de estudiantes pero que, sin embargo, en nuestro Pedagógico es mayor por la falta de espacio que existe actualmente, lo cual se solucionará con la construcción del nuevo edificio, que permitirá elevar el cupo a 3 mil estudiantes".

"Las necesidades actuales del Instituto se han resuelto temporalmente con 5 nuevas aulas que se construyen con la colaboración del MOP".

"Junto con las nuevas especialidades que antes hemos señalado, en el presente ciclo se inicia también un proyecto de Biblioteca Rental, que permitirá a los alumnos obtener sus textos a precios muy bajos o alquilarlos".

"Esa biblioteca rental se ha organizado en el Pedagógico con el financiamiento del Ministerio de Educación y la Agencia de Desarrollo Internacional, contando con un capital inicial de cien mil bolívares".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 565 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: