¿Votar con inteligencia?

Pongo en duda mi inteligencia al hacer mi propio enfoque de lo que es el voto inteligente. A lo mejor desde mi perspectiva estoy equivocado, pero aclaro que ante un concepto abierto, relativo y subjetivo de lo que es la inteligencia, lo que escribo aquí es razonable. Creo que el voto inteligente es la posibilidad que tiene cada votante de razonar políticamente en relación a la escogencia de sus candidatos a gobernadores, alcaldes u otro tipo de cargo. Sin embargo, hay que considerar que todos los votantes no son iguales, porque cada quien aplica "su inteligencia" a la hora de hacer su selección de los mismos. Por ejemplo, habrá quienes voten por lealtad, otros lo harían por gratitud, muchos lo harían por oportunismo y algunos cuantos lo harían inteligentemente. Pero, debe aclararse que razonar en política no tiene su lógica, ni se guía por ningún tipo de método. Hacerlo significa un sufrimiento porque al fin y al cabo, no se sabe que harán los políticos cuando sean elegidos. Es decir, la inteligencia del votante se iría al carajo cuando se dé cuenta de que la persona que eligió comienza a hacer de las suyas., y en política parece que votar inteligentemente y obtener malos resultados representa un conjunto infinito de frustraciones para el votante.

De hecho, las elecciones del 21N se convertirán para el venezolano en un reto a su inteligencia. Reto para el cual la constitución nacional le consagra su derecho a votar, pero existe la posibilidad de que cualquier persona no quiera ejercerlo. Sin embargo, habría que recordarle que si no vota, no debe estarse quejando de los resultados, ni hacer burlas por las redes sociales buscando "me gusta" de otros que hicieron lo mismo. Tampoco debe despotricar de los políticos y estar lloriqueando "¿Hasta cuando este gobierno?, ¡Uff, estoy hasta la coronilla de esos bichos!

En todo caso, primero, si decide votar por el gobierno debe tomar en cuenta el aval del candidato, si opta por la reelección o si es primera vez que participa. Si va a la reelección recuerda lo que hizo bien y lo que hizo mal y de acuerdo a ello toma la decisión. ¿Asfaltado de calles y vías, servicio de agua, seguridad, servicios públicos en general? ¿Qué hizo? Esta interrogante es determinante para tomar una decisión; pero, si la decisión es difícil echa un vistazo a las oposiciones, que después de conocerle por más de 20 años metiendo la pata al hacer oposición, ¿Quién dice que no la seguirán metiendo si llegan al gobierno? Son tantas oposiciones, que te darás cuenta de que no se sabe cuál es peor que la otra. En realidad, esto representa un dilema. No sabes a quien escoger; pero te digo, no por eso vas a dar la media vuelta y vas a dejar de votar. Invéntate una. Tienes que votar, la democracia lo requiere.

Toma tu decisión con paciencia. Averigua quienes son los candidatos. Recuerda que estamos en Venezuela en donde el hombre vale lo que vota; además, atiende a la invitación que desde varios sitios te hacen para que votes inteligentemente. Claro, allí es donde está el problema. ¿Por quién se supone que votaría inteligentemente el chavista o por quien se supone que lo haría el opositor? Esto es lo relativo de la inteligencia. Cada quien hala para su lado y no puede ser voto inteligente solo el del que quiere cambio; también, la inteligencia aplica para el que desea continuidad. En cuanto al chavista, su inteligencia le dirá que debe votar por la continuidad; y para eso, existe un voto duro que significa que ningún chavista dejará de votar por los candidatos del gobierno así hayan hecho lo que hayan hecho y tengan el líder que tengan, ellos lo único que quieren es que ganen. Para remate son la mayoría de los votantes y, ellos, siempre están presentes en cada acto gubernamental y son solidarios y leales respecto a sus líderes

Por su parte, el voto inteligente del opositor se dirige hacia el cambio; sin embargo, según datos del CNE, en Venezuela se han celebrado 28 elecciones y la que viene seria la número 29. Esto quiere decir que la oposición ha tenido 28 oportunidades para resolver, con el voto inteligente, el problema que les aqueja desde que llegó el chavismo al poder.(1998) Pero, cuando vieron que no podían ganarle con "inteligencia" optaron por meterle al bruto hasta que decidieron, torpeza tras torpeza, querer tumbar un gobierno empleando técnicas golpistas, de saboteos, de guarimbas entre otras marramuncias.

A todas estas, ¿Quién podría ser más inteligente a la hora de votar: el que quiere cambio justificándose en un mal gobierno, o el que opina que el mal gobierno fue producto de una injerencia extranjera que limitó el desempeño del mismo, por medio del bloqueo económico y financiero, entre otras cosas? …y eso lo sabe y lo ha padecido toda Venezuela.

De todos modos, saber si votaste inteligentemente se verá cuando observes el desempeño del político que elegiste; si ese desempeño es malo, habrás perdido tu voto y sentirás haber cometido un error que perdurará en tu vida como elector; sin importar por quien hayas votado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 515 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor