Cáscara Amarga 421

Experiencia histórica inédita

Todas las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez, decíalo Perogrullo. Entre lo mecánico y lo matemático, siempre hay una primera vez. La verdad puño profundo de Perogrullo, entre la mano abierta y la mano cerrada, gimnasia y perogrulladas con el puño y con la mano cerrada la perogrullada. Vámonos a acostar, Perogrullo, que cantan los gallos a menudo. Volaráse con las plumas, / andaráse con los pies; / serán seis, dos veces tres, / por muy mal que hagas las sumas. Perogrulladas, perogrulladas, siempre las perogrulladas, en que siempre habrá una primera vez, una experiencia histórica inédita, y aun y aún, y mas y más nada, y, la eterna noria notoria perogrullada de Perogrullo, otra y otra vez, al derecho y al revés, casos límite contradictorios caliginosos, y, la verdad perogrullada profunda, entre la mano abierta y la mano cerrada, tanto como exceso y defecto, y, por la calle de en medio, el medio, el medio maleoiano minucioso, la verdad maleoiana profunda, la verdad puño profundo de Perogrullo, entre la mano abierta y la mano cerrada, en una misma dirección y de sentidos contrarios la una y la otra, una a una. Y, entre lo mecánico y lo matemático, siempre hay una primera vez, todas las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez.

Con digresión y sin digresión, todas las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez, decíalo Perogrullo. Colorido tejido tesitura telaraña, lo de Penélope. Tejía y destejía. Y, hubo una primera vez en que la aguja penelopeiana pasara por el medio, por la calle de en medio, por el medio maleoiano minucioso, en que el tejer y el destejer son la misma cosa son la misma vaina, al través y en de por medio, por la calle de en medio, en el medio maleoiano profundo, asina como decir entre el exceso y el defecto, como decir entre el tercio excluso y el tercio incluso, como decir entre lo consciente y lo inconsciente, como decir entre la tesis y la antítesis, como decir entre el teorema directo y el teorema indirecto, aun y aún, es mas y más intrincado, entre lo mental y lo sensorial, que es la percepción maleoiana profunda, o sea, el medio, que es el indicador de toda experiencia histórica inédita, en que todos los factores, todos los casos todos los aspectos, han de hacerse iguales, o sea, el yin es igual al yang, si y solo si, sí y sólo sí, hasta que tiene lugar por primera vez en la ciudad desnuda borrosa difusa de Perogrullo, quien margullera y bañárase en el quiasmo río heraclitoiano. Asina, el mundo mecánico y el mundo matemático, asina la natura y la persona, en que en el medio maleoiano minucioso profundo, ha de haber la primera vez, y, en que conviertiérase una experiencia histórica inédita, en experiencia real histórica, helo ahí, el movimiento real cíclico espiralino sinusoidal, helo ahí, la eterna noria notoria de la historia de la segunda ley de la dialéctica, engastada con la primera ley de la dialéctica del cambio del fluir del quiasmo río heraclitoiano, y la tercera ley de la armónica simultaneidad contradictoria, de la lucha y la unidad de los contrarios, de lo cuantitativo y lo de cualitativo, y, en el medio, el medio maleoiano abismal, en el trecho estrecho arrecho, del dicho y del hecho, de tesitura reticular telaraña difuminada continua espectral penelopeiana, sin saltos cuánticos de talanquera, ni vuelos cuánticos de gallera. Y, en semejante tejido penelopeiano, ha de ocurrir la primera vez, ha de ocurrir toda experiencia histórica inédita, en que el tejer y el destejer se hacen iguales, en el medio maleoiano abismal, y, la experiencia histórica inédita, tiene lugar por primera vez.

Con divagancia y sin divagancia, en semejante tejido penelopeiano, ha de ocurrir la primera vez, ha de ocurrir toda experiencia histórica inédita, en que el tejer y el destejer se hacen iguales, en el medio maleoiano abisal, y, la experiencia histórica inédita, por primera vez tiene lugar.

Con concordancia y sin concordancia, todas las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez, decíalo Perogrullo, en semejante tejido penelopeiano, ha de ocurrir la primera vez, mas y más, aun y aún, solo y sólo, en el Teorema de Pitágoras y en el Teorema de Sócrates, en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, y, en el contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño cóncavo convexo, en que por la jeta del seis y por la jeta del nueve, ha de pasar la tangente slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica del cuadrángulo rectángulo socrático, y, ha de pasar la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico, ahí, ha de tener lugar la experiencia histórica inédita, ahí, ha de tener lugar la primera vez, en las portentosas pareadas pirámides paradójicas del teorema de Kelsen, del Derecho Usual Ordinario Bolivariano y el Derecho Inusual Extraordinario Monroeiano, del sí del juicio jurídico y del no del juicio jurídico, que gusta tanto a los jueces y a los abogados, desconociendo que hay una primera vez, desconociendo que ha existido una experiencia histórica inédita, entre el sí y el no, en el trecho estrecho arrecho, en el medio maleoiano profundo del exceso y del defecto, que refléjase en el contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño cóncavo convexo del Teorema de Kelsen, favorable al reo y a la rea, en que las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez, decíalo Perogrullo. Que conociera el Príncipe de Maquiavelo, Sancho Panza en la gobernanza de la Ínsula Barataria, de la que renunciara, el famoso escudero de Don Quijote, no por los Papeles de Pandora, sino, porque el ínclito escudero del Caballero de la Triste Figura, estaba muriéndose de hambre por culpa de Aristóteles y del doctor Pedro Recio. A lo que gritara Aristóteles a todo cuello desgañotado desafortunado desaforado: "¡Sácamelo Miguer! ¡No puede sel!" Y, como tiénese dicho, todas las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez.

Sí todas las experiencias históricas son inéditas hasta que tienen lugar por primera vez. Entonces sea dicho que es un decir de Perogrullo. Ergo vergo sea dicho que es una tremenda perogrullada. Ergo vergo sea dicho que la mejor grafía gloriosa gratificante de Perogrullo, ha de ser el contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño cóncavo convexo, en que por la jeta del seis y por la jeta del nueve, ha de tener lugar por primer vez, la experiencia histórica inédita.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 500 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor