Mi palabra

Lilibeth Chacón y José Rujano vencedores en Colombia


“El deporte delega en el cuerpo algunas
de las virtudes más fuertes del alma:
la energía, la audacia y la paciencia”
Fidel Castro

El poeta español, Manuel Bretón de los Herreros, en un corto pensamiento dejó plasmado, lo que debe acompañar a todo atleta que, este dispuesto a competir siempre pensando en el triunfo: “Una libra de valor vale más que una tonelada de suerte” traigo esto a colación, porque ganar la vuelta a Colombia en bicicleta, es tan difícil para un venezolano, como pisar la luna en la función de astronauta. Ahora, dos venezolanos se han atrevido conquistar esa hazaña: José Rujano, el “cóndor” de Santa Cruz de Mora –Mérida– quien entró al libro de estadísticas, como el tercer extranjero en ganarla y el primer venezolano; recordándonos el triunfo del fallecido Juan Arrojo –portugueseño– cuando en los centroamericanos y del Caribe en Medellín en 1978, derrotó a los escarabajos colombianos, enmudeciendo miles de gargantas que, esperaban el triunfo de sus compatriotas.

Este domingo 3 de octubre, como para no quedarse atrás, la corajuda tachirense Lilibeth Chacón, nacida en el Piñal, se consagró, como la ganadora de la vuelta a Colombia femenina, en una demostración de absoluta superioridad, al presentarse triunfante en la raya de sentencia en 4 de las 6 etapas que, estaban pautadas en la competencia. Un amigo, amante del deporte, pero sobre todo del calapié, las veces que tengo la oportunidad de hablar con él, siempre saca a relucir el triunfo de Rujano, como si fuera precisamente él, el autor de esa inolvidable gesta, porque está convencido, y parece una gran verdad: a los colombianos, no hay nada que, les duela más que perder en el ciclismo, y más en estos momentos, cuando en Europa, son figuras muy importantes del gran pelotón internacional.

Existen muchas razones para pensar en lo difícil de triunfar en Colombia, en un deporte, como el ciclismo. Al revisar la actividad deportiva, ninguna está en constante movimiento; todo el año se mantienen compitiendo en todo la geografía nacional, por el empuje de la empresa privada, y además muchos jóvenes lo ven, como una manera de salir de bajo; algo parecido a lo que sucede en Brasil, donde los niños, desde que nacen, parecen que vienen con un balón pegados al pie, y de ahí, se desprende la fortaleza de sus selecciones para mantenerse ocupando los primeros lugares en los distintos torneos mundialistas. El ciclismo en Colombia, y el fútbol en Brasil, ocupan importantes espacios en los medios de esos países, dando la ligera impresión de no existir otra actividad deportiva.
Las hazañas de Rujano, quien, aparte de triunfar en la vuelta a Colombia, en una clara demostración de superioridad, ganándose los elogios de propios y extraños, a tal punto que, un militar de alto rango en el momento de hacerle entrega uno de los premios, se quedó mirándolo, y entre la jocosidad y admiración le dijo: ¿Quién lo aguanta a usted, cuando crezca? dejo constancia de sus grandes condiciones de escalador en Europa, haciendo podio en el Giro de Italia 2005; venciendo en una etapa, entre asfalto y una polvareda, propia de los desiertos del medio oriente, pero además campeón de los premios de montaña y como si esto fuera poco, campeón de la regularidad.

Ahora, se presenta Lilibeth Chacón, quien, ya había dado un campanazo en unos juegos bolivarianos realizados en Santa Marta, cuando en una demostración de condiciones, más la libra de valor, del cual hablaba el poeta Bretón de los Herreros, derrotó a la más selecto del patio; a un verdadero escuadrón de ciclistas inspiradas en los triunfos de algunos de sus coterráneos en el ciclismo profesional; grandes figuras en lo más alto del ranking de la UCI, entre ellos: Nairo Quintana, Esteban Chávez, Rigoberto Úran, y Edgar Bernal para aquel entonces nueva promesa; acababa de ganar el Tour del Avenir en Francia –donde se consagran los grandes– hoy una realidad, ganador del Tour y Giro. Lilibeth Chacón, ha demostrado el temple y la valentía de nuestras mujeres a la hora de enfrentar las grandes dificultades.

Lamentablemente de esos momentos de grandes triunfos, solamente va quedando el recuerdo de un pasado inolvidable, pero más lamentable aún, es, que, en medio de la grave crisis económica, la pandemia, el bloqueo criminal, en combinación con la desidia de algunos dirigentes que, llegaron para vivir del proceso bolivariano, y no para el proceso; no se ve por ninguna parte el renacer de nuestro deporte, y solamente vemos los triunfos aislados en el atletismo; porque del ciclismo, solamente va quedando la perseverancia y el amor por este deporte en los andes venezolanos, de algunos dirigentes viviendo la nostalgia de gran vueltas al país, con la trasmisión radiales y la voces de narradores y comentaristas, que, no son segundo de nadie en el mundo: Luis Alfonzo Ramírez, en el Táchira; y Alfonzo Saer, con una narrativa maravillosa a la hora de comentar y narrar, en dos disciplinas, donde es una autoridad: el ciclismo y el beisbol.

Narciso Torrealba narciso_T­_29@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 570 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor