Cáscara Amarga 414

Mito y raciocinio

Mito y raciocinio, estrato mítico explicativo y estrato consciente vivencial, polos de la vida íntima humana, llevados por una causalidad prelógica y por una causalidad crítica, la causalidad prelógica es relativa estática esférica compuesta parmenidesiana plagada de reflexión razón opinión consideración análisis (ROCA) y la causalidad crítica es relativa dinámica fluida descompuesta haraclitoiana plagada de reflexión razón opinión consideración análisis (ROCA). Contenidos que contiene el continente natura y persona, estos casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados consonantes, con el necesario inevitable forzoso medio maleoiano profundo, como si fuera, exceso y defecto, como si fuera lo consciente y lo inconsciente, como si fuera la tesis y la antítesis, contenidos que contiene el continente de continentes de la literatura védica upanishad sánscrita de la forma y figura del ser y del no ser, con su inevitable indeterminación védica profunda, de la modernidad ilustrada originaria a donde hay que ir para conocer las nuevas conceptualidades intelectuales esenciales, y, ver el tío vivo de las fiestas patronales de mi pueblo y el sube y baja del parque párvulo infantil de mi Iglesia San Juan, y, la rueda real de la historia en movimiento espiralino sinusoidal en eterna noria notoria, pues, es el movimiento que importa eternidad, allá a las profundidades de la modernidad ilustrada originarais, allá, fueron Hegel y Marx, y de allá, del quiasmo río heraclitoiano, surgió la unidad de los contrarios y la lucha enconada armónica de los opuestos, y, de la transformación de aspectos sin saltos cuánticos de talanquera ni vuelo de gallera, sino en una tesitura reticular continua difuminativa espectral, en que Hegel, diría, que no hay tesis de Heráclito que no haya incorporado en mi lógica, del descendemos y del no descendemos, del somos y del no somos, y, la ley del cambio dialéctico, en que las cosas no siempre son lo que son, las cosas no siempre son lo que parecen. Y, en natura y en persona, ha de haber siempre mito y raciocinio, mito y realidad, y, las múltiples combinatorias complementarias en la ciudad desnuda borrosa en que han de haber, mas y más de 8 millones de casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados consonantes, y, mito y raciocinio es solo y sólo, aun y aún, uno de ellos, y, lo cíclico histórico real de la segunda ley de la dialéctica. Mito y realidad, mito y espiritualidad, mito y estética, mito y ética, mito y entendimiento de la filosofía maleoiana profunda al través y en de por medio del entendimiento y de la estética ética espiritual, la filosofía de las 4 "E". Mito y raciocinio, polos de la vida íntima humana, realidad humana y realidad natura, natura y persona, eslabón que arrastra eternidad binómica, a las palabras pareadas paradójicas de la entidad y de la singularidad de la revolución de la inteligencia. Mito y raciocinio, polos de la vida íntima humana, natura y persona continente contenido en el continente de continentes, el ser y el no ser, casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados, del descendemos y del no descendemos, del somos y del no somos del quiasmo río heraclitoiano, en que margulle mito y raciocinio.

Con digresión y sin digresión, mito y raciocinio, polos de la vida íntima humana, llevados por una causalidad prelógica y por una causalidad crítica, la causalidad prelógica es relativa estática esférica compuesta parmenidesiana y la causalidad crítica es relativa dinámica fluida descompuesta haraclitoiana. Aun y aún, el mito es mucho, mas y más, antes que la literatura védica upanishad sánscrita, la redoma espiritual entendible del ser y del no ser. El mito ha existido existe y existirá en todas la vivencias humanas, en todos los pueblos entendidos, en todos los espacios-temporales espirituales, en todos los mundos estéticos, en todo el universo ético. El hombre mítico reflexivo contestatario considerador razonador opinador, respondía a sus preocupaciones, a su problemática a su temática a su teoremática, respondía a su entorno. Respondía, a según José Luis Arriaga y su Diccionario de Mitología, a la salida y puesta de los astros, a los accidentes atmosféricos, al crecimiento de las plantas, a la vida de los animales, y, a los entornos, tanto como a la salud y a la enfermedad, al nacimiento y a la muerte, al amor y al odio, a la guerra y a la paz, al valor y a la cobardía, al sueño y a la realidad, al bien y al mal, a Dios y al Demonio, al genio y al gnomo, a los valores jerarquizados y a los valores polarizados. Y, a según Luis Alberto Machado, la Revolución de la Inteligencia, correspondía a las palabras pareadas paradójicas de la entidad y de la singularidad, a saber, la materia y la forma, el tiempo y el espacio, la cualidad y la cantidad, lo posible y lo imposible, el acto y la potencia, el ente real y ente de razón, el hecho y el concepto, el dicho y el hecho, la causa y el efecto, el fin y el medio, el todo y la parte, lo general y lo particular, la sustancia y el accidente, el fondo y la apariencia, el interior y el exterior, lo subjetivo y lo objetivo, lo animado y lo inanimado, lo abstracto y lo concreto, lo libre y lo necesario, lo positivo y lo negativo, a los valores jerarquizados y a los valores polarizados. Mito y raciocinio, polos de la vida íntima humana, natura y persona continente contenido en el continente de continentes, el ser y el no ser que ha de contener los contenidos de los polos de la vida íntima humana, mito y raciocinio.

Con divagancia y sin divagancia, de los polos de la vida íntima humana, natura y persona, eslabón que arrastra eternidad binómica, a las palabras pareadas paradójicas de José Luis Arriaga en su Diccionario de Mitología, y, de la entidad y de la singularidad de la Revolución de la Inteligencia, de Luis Alberto Machado, palabras pareadas paradójicas, que han estado, están y estarán en el mito y en el raciocinio, y tantas palabras pareadas paradójicas, de los mas y más de 8 millones en la ciudad desnuda borrosa, que son contenidos que ha de contener el continente de la mitología, ese mundo espaciotemporal natural universal que ya existía, de la causalidad prelógica y de la causalidad crítica, denotada y denominada polos de la vida íntima humana, de todas las vivencias humanas, del entendimiento estético ético espiritual, y, por la calle de en medio de lo mítico y de lo raciocinar, el medio maleoiano profundo, la indeterminación védica profunda, a donde hay que ir a abrevar las nuevas conceptualidades, en la modernidad ilustrada originaria del ser y del no ser de lo testimonial pretérito del avisado ejemplar presente y del advertido porvenir, a según el Realismo Mágico Universal Hidalgo de la ironía quijotesca cervantina con asiento en el mito y en el raciocinio, polos de la vida íntima humana.

Si mito y raciocinio son estrato mítico explicativo y estrato consciente vivencial. Entonces sea dicho que son polos de la vida íntima humana, llevados por una causalidad prelógica y por una causalidad crítica. Ergo vergo sea dicho que la causalidad prelógica es relativa estática esférica compuesta parmenidesiana plagada de reflexión razón opinión consideración análisis (ROCA) y la causalidad crítica es relativa dinámica fluida descompuesta haraclitoiana plagada de reflexión razón opinión consideración análisis (ROCA). Ergo vergo sea dicho que mito y raciocinio son casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados consonantes, al través y en de por medio ha de estar, el necesario inevitable forzoso medio maleoiano profundo como si fuera, exceso y defecto, como si fuera lo consciente y lo inconsciente, como si fuera la tesis y la antítesis. Ergo vergo sea dicho que mito y raciocinio son contenidos que contiene el continente de continentes de la literatura védica upanishad sánscrita de la forma y figura del ser y del no ser, con su inevitable indeterminación védica profunda. Ergo vergo sea dicho que mito y raciocinio, ha de tener al través y en de por medio, la indeterminación védica profunda. Ergo vergo sea dicho que a mito y raciocinio, hay que ir a buscar la resolutiva optimalidad pretendida, la mejor resultante deseada, el mejor resultado esperado. Ergo vergo sea dicho que entre el mito y el raciocinio, ha de estar el Teorema de Pitágoras, y, su hipotenusa optimalidad ortogonal. Ergo vergo sea dicho que entre el mito y raciocinio, ha de estar el Teorema de Sócrates, y, su slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica. Ergo vergo sea dicho que hay que ir a la modernidad ilustrada originaria, al mito y al raciocinio.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 300 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: