Cáscara Amarga 413

Suelo pélvico y cielo pélvico

El suelo y el cielo, tanto como el fontanero y el fuego, y déle usted con todas las combinatorias que pueda hacer con esos cuatro casos en palabras pareadas paradójicas, ha de formar múltiples casos contiguo caliginosos complementarios congruos coordinados, y, como ellos, han de haber mas y más de ocho millones de casos contiguo contradictorios caliginosos, en la ciudad desnuda borrosa, en que han de ser contenidos que contiene el continente de continentes de la forma y figura del ser y del no ser, de los sagrados textos védicos upanishads sánscritos de la modernidad ilustrada originaria, y, mucho antes de todas las religiones que conocemos, y, a buen seguro que han de tener algunos de sus fundamentos espirituales en la enciclopedia védica upanishad sánscrita, a donde hay que ir a sus profundidades, en de por medio encontrar nuevas conceptualidades esenciales trascendentes generalizadas, y, en la rueda cíclica sinusoidal espiralina histórica real, y, en el quiasmo río heraclitoiano, generador, pues endenantes y endespués San Pablo, llévase en los cachos a todas la definiciones de fe. Que Santo Tomás, no diérase cuenta, por estar sumido en la exclusión lógica aristotélica, en que ocultábase y arrumbárase y negábase al tercio incluso, que tanta falta hízole a Albert Einstein para la formulación definitiva definitoria para la definición de la teoría del campo unificado y teoría holística unificada. En tanto que San Pablo, por la calle de en medio, tanto como Heráclito y Buda, San Pablo, en la modernidad ilustrada originaria, la fe hebrea sanpabloiana entre la certidumbre y la incertidumbre, entre la indeterminación y la determinación, entre la esperanza y la desesperanza, entre la convicción y la no convicción, entre lo visible y lo invisible, como que San Pablo, estuviera margullido, endenantes y endespués, junto a Teilhar de Chardin, centro universal unificado reflexivo, en el quiasmo río heraclitoiano de la partícula mecánica cuántica y la onda mecánica cuántica de Niels Bohr, en lo armónico equilibrio dinámico dialéctico difuso, en las armónicas simultáneas contradictorias, del descendemos y del no descendemos. Asina, Hegel y Marx, y, no equivocáronse, en decir que no había una tesis de Heráclito que estuviera en sus lógicas, margulleron los filósofos modernos originarios en el quiasmo río heraclitoiano. El suelo y el cielo, tanto como el fontanero y el fuego. Combinatoria teoría matemática de singulares palabras pareadas paradójicas de Luis Alberto Machado en la Revolución de la Inteligencia. Y, al final naciera otro de los casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados el suelo pélvico y el cielo pélvico.

Con digresión y sin digresión, el suelo pélvico y el cielo pélvico casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados. Esta perola perorata paraulata cantarina cojedeña, entre nube con agua y nube sin agua, en mi rancho que se llueve en Cantaclaro de San Carlos, deviene de la página web de https://www.laiguana.tv/articulos/966843-orinar-ducha-peligroso/ 19 septiembre de 2021: "¿Tiene el hábito de orinar en la ducha?: Sepa porqué puede ser peligroso para su salud. Muchas personas orinan en la ducha para ahorrar tiempo o agua. Aunque parece un hábito inocente, en realidad puede hacer más daño que bien a nuestro organismo, advierte una doctora. Alicia Jeffrey-Thomas, que se especializa en la salud del suelo pélvico, explica que hacerlo en la ducha o mientras suena el agua caliente te convierte en una especie de perro de Pávlov, controlado por los reflejos condicionados. En otras palabras, tu vejiga comienza a asociar ciertas señales con la necesidad de orinar aunque no estés en el baño. «Creas una asociación en el cerebro entre el sonido del agua corriente y la necesidad de hacer pis», explica. Jeffrey-Thomas agrega que combinado con la disfunción del suelo pélvico, esto podría dar lugar a la incontinencia urinaria a la hora de lavarse las manos o los platos. La experta recomienda dejar de orinar en la ducha si el sonido del agua corriente te da ganas de ir al baño. Y si eres mujer, también hay otro problema, y es que «no estamos diseñadas para orinar de pie», afirma la experta, quien subraya que esto no te permite relajar al 100% tu suelo pélvico y, por consecuencia, vaciar la vejiga bien."

Con divagancia y sin divagancia, el suelo pélvico y el cielo pélvico casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados. Háblase solo y sólo del suelo pélvico, que no del cielo pélvico, mas y más, es similaricadencia tautológica repetitiva platónica que ha de existir, la contraparte al suelo pélvico, y, asina, lo hemos establecido, y, ha de ser el cielo pélvico. El suelo pélvico ha de ser relativo al perro de Pávlov, se sigue que el cielo pélvico ha de ser vinculante al perro de Pávlov. El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que rodean la cavidad abdominal en su parte inferior, llevado, el suelo pélvico por la vejiga y por la uretra, por el útero y por vagina, por la vejiga y por el recto, por el útero y por el recto. El cielo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos ligados a lo mental y al mismo tiempo a lo sensorial, llevado el cielo pélvico por lo perceptivo inteligente sintiente. El suelo pélvico es real y el cielo pélvico es mental. El suelo pélvico es farmacéutico y el cielo pélvico es conocimiento inteligente entendido propedéutico. El suelo pélvico es de tratamiento médico curativo material y el cielo pélvico es tratamiento médico curativo mental. El suelo pélvico está en lo abdominal en su parte inferior y el cielo pélvico está en lo mental en su parte superior. El suelo pélvico es de las farmacéuticas corporativas y laboratorios transnacionales y el cielo pélvico es de la cultura faquir buda heraclitoiana. El suelo pélvico es de paloma ducha dicha chucha y el cielo pélvico es del margullir en el quiasmo río de Heráclito.

Si el suelo pélvico y el cielo pélvico son casos contiguo contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados. Entonces sea dicho que el suelo pélvico y el cielo pélvico es una lucha de contrarios y al mismo tiempo una unidad de contrarios. Ergo vergo sea dicho que el suelo pélvico es de paloma ducha dicha chucha pavloviana y el cielo pélvico es del margullir en el quiasmo río heraclitoiano pavloviano. Ergo vergo sea dicho que si se desarrollara el cielo pélvico de la cultura faquir buda heraclitoiana, a buen seguro, quebrarían todas las farmacéuticas corporativas y todos laboratorios transnacionales del suelo pélvico.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 366 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: