Mi palabra

El dictador Maduro frente a Mario Abdo y Luis Lacalle dos lacayos

"El que quiera ser águila que vuele,

el que quiera ser gusano que se arrastre

pero que no grite cuando lo pisen".

Emiliano Zapata

Estos dos mandatarios se pasaron de la raya, al escoger un sitio para hacer el ridículo; al presentarse, como lacayos del imperialismo, arremetiendo directamente contra los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua. Aparecieron haciéndole el quite al fracasado de Almagro y solamente les faltó repetir la cantaleta de Guaidó, pero sabiendo de lo rayado del personaje, optaron por hacer un dúo, aprovechando la presencia de Maduro, para disparar un mensaje de odio; pero el mal cazador no acierta, así, tenga el objetivo en la nariz: la "melodía" interpretada ha sido oída en repetidas oportunidades por los presidentes de Cuba, Nicaragua y Venezuela, y en el caso de Nicolás Maduro, más que su mismo nombre, porque muchas personas lo tratan cariñosamente, con el diminutivo de Nico.

Abdo y Lacalle, ni cortos ni perezosos, siguieron una de las estrategias del aparato mediático del imperialismo, el cual viene utilizando a cuanto parlanchín se consiguen, siempre y cuando arremeta contra Maduro y el gobierno; se metieron en el coro de voces que, por muy desafinado, siempre suena y sus integrantes por muy desconocidos pasan cierto tiempo ocupando la atención de la opinión pública saliendo del anonimato al regar, cuanta mentira se les ocurre hasta terminar autonombrándose, como los auténticos defensores de la democracia, sin tocar para nada a los gobiernos de Estados Unidos y Colombia, donde la muerte está presente en el más mínimo rincón, como una manera de amedrentar a todo aquel que, se atreva hablar de libertad y democracia.

Por momentos salieron del encierro informativo, cuando desplegaron sus alas, como auténticos zamuros en busca del objetivo asignado: Maduro, a quien creían "muerto" de tanto oír hablar en su contra, sin percatarse que, está al pie del cañón, muy bien preparado psicológicamente para recibir el vendaval de improperios–dictador– sin inmutarse, porque en guerra avisada no muere soldado, y en cada intervención de estos provocadores les respondió con altura, para finalmente invitarlos a un debate sobre el significado y aplicación de la democracia en los respectivos países, donde son gobernantes. Aunque estamos seguro que, este reto no lo van aceptar, porque lo único que andaban buscando era protagonismo, y lo consiguieron.

Los que no esperaban estos mandatarios y su amo el eterno rompe diálogo –el imperialismo– porque todo lo solucionan por la fuerza, es, que, el ogro pintado y anunciado por el aparato mediático, el presidente Nicolás Maduro, al cual le tenía preparados estos alborotados para sacarlo de sus cabales, al final demostró el temple y la capacidad de un estadista que, no anda peleando, sino enfrentando un bloqueo criminal del gobierno de los Estados Unidos. Esta reunión de la CELAC por iniciativa del comandante Chávez, prácticamente enterró a la OEA, convirtiendo en un energúmeno al Iván Duque, quien no podía creer la presencia del dictador, en una lección de humanidad haciéndole un llamado a los latinoamericanos a crear conciencia, antes los enemigos de los pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: