Pandemia y Democracia

La forma en que Venezuela está enfrentando la pandemia de covid-19 , evidencia que no vivimos en un estado democrático, en que todos somos ciudadanos con los mismos derechos y deberes, sino que vivimos en un estado de privilegios y exclusión. Por ello, no se ha vacunado equitativamente,sino que se ha favorecido a los enchufados y a los que están cercanos al poder o gozan de influencias. Tampoco hay claridad sobre el número de fallecidos, de vacunados o de vacunas, de los criterios para su distribución, del costo y modo de pagarlas, con lo que se ha evidenciado también que mientras más autoritario el país, menos nos podemos fiar de los números ofrecidos en versión única sin posibilidad de verificación, y que cuando no hay libertad, se ven menos las transgresiones, pues la corrupción aprende a moverse de un modo silencioso. Hemos evidenciado también el estado lamentable de nuestro sistema sanitario y que cuando se impone la salvación individualista (de la epidemia o de cualquier cosa), esa salvación resulta vergonzante, no sabe a triunfo, porque anula la igualdad y la solidaridad. Crea una cultura que considera normal disfrutar de beneficios logrados por la palanca y no por la condición de ciudadanos. Los más honestos se alegran cuando se anuncia la generalización de las vacunas, aunque los anuncios sean falsos, con lo que tratan de acallar la voz de sus conciencias por haberse beneficiado individualmente.

Por eso cada día me disgustan más los estilos autoritarios y el protagonismo de los militares que olvidan que están al servicio no del gobierno, sino de todos los ciudadanos. Tampoco me gustan las angustias en las colas para conseguir alimentos, medicinas o vacunas que nunca alcanzan. No hay que escoger entre autoritarismo y libertinaje. Hay que escoger siempre la libertad. Que no es hacer lo que me da la gana, sino poder hacer el bien y hacerlo bien. Amando tanto la libertad, que la respeto en el otro, aunque sea mi oponente. La libertad no se opone al orden y las normas. Se opone a la dictadura de la ley o de la autoridad que privilegia a los suyos y castiga a los demás. La convivencia no se mejora con más poder, sino con fraternidad, la gran olvidada de la trilogía de la revolución francesa de la que unos escogieron la libertad sacrificando la igualdad, y otros la igualdad, aunque hubiera que imponerla por la fuerza. Quizá si hubiéramos escogido la fraternidad hubiéramos podido combinar igualdad y libertad.

Yo seguiré trabajando por una democracia que incluya la participación de todos en el acceso a la información transparente y a los bienes a través de servicios públicos de calidad, que dé peso a las voces más débiles para que hagan valer sus derechos. Donde nadie se sienta con derecho a decidir lo que los otros deben pensar, decir, hacer. Donde nadie quede excluido del derecho a trabajar, organizarse, expresarse. Una democracia que acabe con un Estado como negocio del partido de gobierno, y se convierta en garante del bien común. Un Estado que facilite la participación de todos en la construcción del buen vivir. Un Estado que por la transparencia y la adecuada legislación dificulte y persiga la corrupción; un Estado fuerte, pero no autoritario. Cuando la ley no es igual para todos, siempre gana el más fuerte o el más inmoral. Una nación cuyas leyes no protegen los derechos de todos, especialmente de los más débiles, no es democrática.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 394 veces.



Antonio Pérez Esclarín

Educador. Doctor en Filosofía.

 pesclarin@gmail.com      @pesclarin

Visite el perfil de Antonio Pérez Esclarín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Pérez Esclarín

Antonio Pérez Esclarín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus