¿Desde cuando ser chavista los autoriza a renunciar antes de tiempo?

Todo lo contrario, ser chavista significa quedarse ahí, al pie del cañón, reflexionando ciertamente, pero dándole la cara al pueblo que votó por ustedes. Asumiendo la derrota con gallardía, con humildad, con fuerza revolucionaria para hacer una autocrítica y, al menos, en estos pocos meses que quedan, dar el todo por el todo y remediar.

"Offeso e indignato" es una expresión que se usa en Italia, que se aplica efectivamente a los ilustres que renuncian hoy, y quién sabe si en los próximos días. Estoy ofendido e indignado porque luego de tanto trabajo, tantas sonrisas, tantas manitas pasadas por los hombros, tanto puño levantado en símbolo de triunfo, y llegan las primarias (¿a quién se le habrá ocurrido semejante tontería luego de más de veinte años de revolución?) para luego verme repagado con pocos votos, con tanto desprecio, tanto castigo. Con tanta vergüenza.

Pues es una lástima que se sientan de esa manera. Perdieron la ocasión de mostrar a sus electores que la revolución bolivariana es buena, es vencedora, funciona para el bienestar del pueblo, es chévere pues. De tal forma que su derrota no es individual, es grupal, es una derrota para el chavismo, para el partido quien los colocó como fichas de peso, de importancia.

Sinceramente, tal vez no debiera escribir de esto pues desconozco lo que estas autoridades, electas en algún momento por el pueblo chavista, hicieron o no hicieron para que no fueron reconocidos ni premiados por los mismos.

Pero sí puedo opinar que, incluso esta renuncia, antes de tiempo, los hace quedar peor. A pesar de las bellas y altisonantes que usan en su renuncia. ¡Por favor! Las palabras pueden ser hermosas, de hecho, el papel aguanta todo, incluso este artículo espontáneo, sorprendido, crítico ¿pero los actos? Están ahí, a la vista, ¿una renuncia por orgullo, o tal vez por cansancio? ¿Estarían cumpliendo su papel de gobernador y alcaldesa por obligación? ¿Por mantenerse en la revolución? ¿Por demostrar que son chavistas? ¿Cómo afirman sus palabras escritas?

Pues no, Chávez no renunciaría, Chávez lucharía incluso por pocos meses más, para demostrar que los demás se equivocaron, o para reconocer más bien que fueron ustedes los equivocados, como lo muestran los números. Y hacer una autocrítica, pero en pie de guerra, en pie de ser responsables de terminar el período, de hacer un esfuerzo más.

¿Soltar el coroto, como una papa caliente? Con la excusa perfecta, no me quieren, snif snif.

Apreciados lectores, no sé qué opina ustedes, o tal vez habrá que preguntarle directamente al pueblo del estado Aragua, y al pueblo de Caracas.

Pues esperemos que el montón de basura que Erika Farías no recogió en Caracas, por falta de experiencia, de capacidad, o como está de moda ahora, por las sanciones, no se vuelva contra la ciudad de Caracas al escoger a un candidato peor, como el embajador de Narnia en Colombia que, con tanta práctica anterior, sabrá seguramente aprovechar hasta la basura de las calles para venderla y negociarla, pero no se ilusionen, no será para mantener bella a la ciudad sino pensando en su propio bolsillo.

Y extraña que el General Marcos Torres, teniendo tan cerquita a Carabobo y a su compañero Lacava no aprovechó verse en ese espejo para aprender cómo hacer un buen gobierno, no imitando murciélagos y zamuros, claro que no, pero con mucha eficiencia, sinceridad, simpatía, don de gente. Para enamorar a los aragüeños y aragüeñas.

En fin, ¡seguramente nos seguiremos viendo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1330 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: